Positivos enfermizos

Publicado por en Sin categoría.

Ser positivos en la vida es una cualidad maravillosa. Una persona positiva te transmite optimismo, ilusión por nuevos proyectos y los más beneficiados son ellos mismos porque les permite levantarse con una sonrisa y apreciar que todo tiene un color especial, todo es maravilloso. ¡Qué gran manera de entender la vida!

Ese espíritu lo pueden mostrar en cualquier situación personal o laboral, considerando como oportunidades únicas situaciones que analizadas con un poco de detenimiento resulta que no pintan de una manera tan maravillosa. Y aquí es donde el optimismo puede llegar a ser nefasto porque todo lo que se convierte en enfermizo no suele llevar a finales idílicos. Las personas “positivas enfermizas” tienden a analizar muy poco las situaciones porque como todas son y van a ser increíbles, para qué perder el tiempo. Da igual que hablemos de montar un negocio, comenzar o terminar una relación, irse a vivir a las antípodas o cambiarse de trabajo. Da igual, siempre es la oportunidad o situación ideal. La duda que me surge es si esto siempre es cierto y si resulta coherente no analizar de la manera más objetiva posible las situaciones que aparecen en nuestra vida.

Los positivos enfermizos tienden también a maximizar su situación. Lo que a ellos les ocurre siempre es lo mejor y si alguien les muestra  una objeción a su situación ideal, suelen pensar que esta persona es medio tonta por no ver lo maravilloso que es todo. Suelen tener la tendencia de desprestigiar todo lo que no sea su visión y puede tener relación con asuntos como decidir el lugar y tipo de casa donde vivir, el país en el que residir,  la TV que se debe uno comprar o los hijos que se deben tener. Siempre su idea es la mejor y la que aporta mejores resultados.

Sinceramente considero que ser positivo es esencial en la vida y que el grado superlativo del optimismo tiene aspectos favorables. Sin embargo como toda adicción enfermiza resulta peligrosa. En este caso por las consecuencias que pueden tener decisiones que se toman sin analizar las posibles realidades. En cualquier caso, si tengo que elegir entre un negativo y un positivo, me quedo siempre con el segundo aunque pueda ser enfermizo.

A ser coherentes!

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.