¿Great place to work?

Publicado por en Sin categoría.

Great Place to Work es una organización que analiza aspectos de clima laboral, condiciones laborales, cultura empresarial etc y con ello crea un ranking de las mejores empresas para trabajar.

En el estudio del año 2013, una empresa posicionada en el número dos del ranking presentaba una rotación de personal del 60%. Cuando oí este dato lo primero que pensé es que no podía ser cierto. ¿Cómo una empresa que rota un 60% su plantilla puede ser valorada como genial para trabajar en ella? Todos tenemos la tentación de quedarnos en aquellos lugares que nos tratan bien, ofrecen buenas condiciones laborales tanto en el trato a la persona, como compensación económica o perspectivas de desarrollo. Aparentemente cualquier empresa en los puestos top del ranking cumplen estos requisitos, entonces ¿qué falla?

Compartiendo esta situación con amigos, la primera idea retorcida que surgió fué que la empresa que paga, sale bien reconocida independientemente de sus méritos. Si bien es cierto que para participar hay que resgistrarse, me consta que estos estudios son bastantes serios y por lo tanto no creo que ésta sea la razón.

Otra perspectiva tenía que ver con  la seguridad en el puesto de trabajo. Recuerdo que el sueño de mi padre cuando mi hermana terminó la carrera era que trabajase en un banco. Motivo, el trabajo en el banco duraba hasta la jubiliación; vida resuelta. Hoy no creo que nadie tenga esta mentalidad, es más, si ofreciésemos como reclamo de selección y como un valor principal la permanencia garantizada en la empresa, dudo que las personas con mayor talento lo apreciasen como algo realmente atrayente. Parece que algo ha cambiado y que hay personas que valoran más la “empleabilidad”  que la garantía de seguridad.

Otra opinión hacía referencia al sector.La estacionalidad, empresas proveedoras de servicios externos o sectores de alto crecimiento y con alta demanda de profesionales pueden provocar que la rotación sea alta a la vez que las personas valoren muy bien la empresa porque mientras que han estado en ella el trato, desarrollo y compensación (no sólo económica) ha sido perfecta.

La verdad es que habrá diferentes causas, por sorprendentes que parezcan, para que una empresa sea valorada como un gran lugar para trabajar y al vez tenga una rotación de personal del 60%. Lo que no me queda duda es que, desde el punto de vista empresa, esta situación implica altos costes de selección, formación o eficiencia y hace más dificil desarrollar una cultura empresarial sólida.

Al final si todos están contentos…pues a ser felices.

A ser coherentes!

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

3 comentarios a “¿Great place to work?”

  1. arturo

    Hola, leyendo tu post he pensado en Atento, empresa de la que soy extrabajador hace mas de 10 años., y efectivamente, he ido a comprobar el nombre era esta empresa. Me que quedado patidifuso… mucho ha tenido que cambiar… o mucho han tenido que pagar… jaja. Gran articulo!

  2. arturo

    por cierto, estaría bien que algun trabajador actual nos diga si es tan fantástica!!

  3. Pepito

    Una de las claves es analizar las condiciones de ese 60% de rotación….

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.