El hombre también se parece al mono a la hora de hacer negocios…

Es de hace año y medio, pero no me resisto a publicar este estudio al que hace referencia Science Daily, que dice encontrar similitudes entre la manera de afrontar los negocios entre los monos y los hombres. Un palo para los creacionistas y para aquellos economistas que creen en que actitudes como la aversión al riesgo son comportamientos aprendidos que puden ser aliviados. En un experimento llevado acabo por la Universidad de Yale, los investigadores han descubierto que la respuesta de los monos a las recompensas es muy similar a los hombres, y que también le dan mayor importancia a las pérdidas que a las ganancias comparables.

En el estudio daban a los monos grupos de “fichas” y se les pedía que decidieran cuántos usar para intercambiarlos por manzanas o por gelatinas. Los “precios” fluctuaban y los monos respondían de forma muy parecido a como lo hacemos los hombres, y reacionaban de manera racional. En otra parte del experimento, se pedía a los monos que eligieran entre gastar una “ficha” en una pieza visible que la mitad de las veces resultaban ser dos; o gastar un “ficha” en dos piezas visibles que la mitad de las veces resultaban ser una. Los economistas dirían que a los consumidores no les importaría una u otra opción, puesto que básicamente el resultado es el mismo. Sin embargo, los monos presentaban mucha mayor preferencia por la primera opción, que es en esencia un 50% de posibilidades de ganar, frente a la segunda opción que es en suma un 50% de posibilidades de perder. Como los seres humanos.

3 comentarios en “El hombre también se parece al mono a la hora de hacer negocios…”

  1. economia blogosfera al instante » El hombre también se parece al mono a la hora de hacer negocios… dice:

    [...] Es de hace año y medio, pero no me resisto a publicar este estudio al que hace referencia Science Daily, que dice encontrar similitudes entre la manera de afrontar los negocios entre los monos y los hombres. Un palo para los creacionistas y para aquellos economistas que creen en que actitudes como la aversión al riesgo son comportamientos aprendidos que puden ser aliviados. En un experimento llevado acabo por la Universidad de Yale, los investigadores han descubierto que la respuesta de los monos a las recompensas es muy similar a los hombres, y que también le dan mayor importancia a las pérdidas que a las ganancias comparables. …www.eleconomista.es [...]

  2. meneame.net dice:

    El hombre también se parece al mono a la hora de hacer negocios

    Se encuentran similitudes entre la manera de afrontar los negocios entre los monos y los hombres.

  3. star dice:

    esta muy bn la informacion aunk no era lo k buscaba

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.