Utilizar Twitter para descifrar la psicología de los mercados bursátiles

La moda de Twitter llega a los mercados bursátiles. El otoño pasado, el profesor de informática de la Universidad de Indiana Johan Bollen llegó a una conclusión: la red social podía predecir los cambios en el Dow Jones con una precisión del 87%.

Ahora, seis meses después, Bollen es consultor de un pequeño hedge fund inglés, Derwent Capital, que utilizará métodos cuantitativos para peinar cada día entre millones de tweets para descifrar tendencias dentro del mercado que actúen como indicadores anticipados, según recoge la CNBC.

Se trata, como recuerda el medio, de uno de los intentos más atrevidos para captar la psicología del mercado. Predecir el comportamiento irracional de los inversores humanos ha sido uno de los grandes objetivos de los inversores, y ahora Twitter es la herramienta elegida. El fundador de Derwent, Paul Hawtin, se muestra seguro del éxito de este tipo de trading, y cree que podría alcanzar unas rentabilidades de entre el 15 y el 20%, dados los resultados que ha obtenido hasta ahora en las pruebas.

¿Cómo funcionará? La tecnología del hedge fund escaneará Twitter para seleccionar alrededor del 10% de los tweets que haya de manera aleatoria. Estos mensajes serán después encuadrados en una de las 12 categorías que han creado, todas relacionados con estados de ánimo: calma, alerta, seguro, vital, amable, feliz y sus seis contrarios. Entonces, dependiendo del número de usuarios que está en cada estado, el software de Derwent hará predicciones sobre la dirección de los mercados para los próximos tres o cuatro días, y operará en función de ellos.

Hawtin reconoce que en el universo Twitter hay muchas opiniones que no son relevantes para el mercado, pero él refuta diciendo que los más de 100 millones de tweets diarios sí que dan una visión general de cómo se siente la gente.

De hecho, la conexión entre tweets y stocks fue también una sorpresa para el profesor Bollen, que llegó a su conclusión partiendo de la premisa opuesta: que los cambios en el mercado provocaban cambios en el estado de ánimo del público. “Descubrimos que es exactamente al revés”.

3 comentarios en “Utilizar Twitter para descifrar la psicología de los mercados bursátiles”

  1. Alejandra dice:

    pues menuda hostia se van a dar…

  2. beBroker.es dice:

    Puede ayudar a perfeccionar el mercado pero no parece una técnica sostenible en el tiempo. Los mercados se vuelve mas irracionales cuanto mas racionalidad se aplica…

  3. Francisco Marco-Serrano dice:

    Más o menos tenéis razón; ya en la primera mitad de los ochenta hubo un crash derivado del uso de sistemas informatizados de trading automático, en la década pasada ya hubo un susto con los sistemas basados en física cuántica, y hace poco la liaron los traders de alta frecuencia. Sin embargo, todos tienen en común que había una alta penetración de la metodología. Dicho esto, siempre que este método de aplicar las redes sociales para medir los ‘animal spirits’ no sea usada por todos o por muchos, puede ser efectiva; si la usan muchos, pues entonces podemos tener el problema de la profecía autocumplida.

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.