Al supermercado sin dinero ni tarjeta de crédito… ya se puede pagar con el dedo

Es algo que ya había oído alguna vez, pero no había visto todavía que en un lugar tan común como un supermercado. Una cadena del Medio-Oeste estadounidense ya ha introducido este sistema de pago con huella dactilar, con lo que el principio del fin del dinero de plástico podría estar cerca. El único requisito es asociar tu tarjeta de crédito a tu huella dactilar. El sistema parece seguro, ya que no registran la huella entera si no que sólo algunos puntos, pero yo no me fío del todo. Para mayor seguridad también tienes que meter una clave, pero…

2 comentarios en “Al supermercado sin dinero ni tarjeta de crédito… ya se puede pagar con el dedo”

  1. Javier Martín dice:

    Creo la investigación biometrica si que tendra grandes aplicaciones en el campo de la seguridad. Así que porque no en el pago… a mi me parece más fiable que la targeta de crédito.

  2. El blog de Javier Mendoza dice:

    (In)Seguridad: SuperBiometría

    SuperBiometría o más bien biometría en el super(mercado); eso es lo que de casualidad he encontrado navegando (o buceando más bien) por Internet y gracias a FrikiEconomía.

    Cuando aquí en España lo más novedoso en los establecimientos de los centro…

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.