Con mi dinero no se paga la Guerra de Irak

Parece que no sólo volvemos a los 60 con la conmemoración del Verano del Amor en San Francisco. Ahora parece que se vuelve a extender un movimiento de protesta contra la guerra que siguieron entre otros la cantante Joan Baez en tiempos de la Guerra de Vietnam: dejar de pagar impuestos. La “War Tax Resistance” fue mucho antes popularizada por Henry David Thoreau ilustre anarquista estadounidense decimonónico que se negó a pagar impuestos por su oposición a la Guerra de México y a la esclavitud. Según la coordinadora del Comité que coordina el movimiento, entre 8.000 y 10.000 americanos ya habrían dejado de pagar al menos parcialmente los impuestos estatales. Otros activistas pacifistas están preparando una campaña masiva para el próximo año para acabar con la guerra e incluso en algunos casos, la gente está renunciando a parte de sus salarios hasta dejarlos por debajo del mínimo exigido para pagar impuestos.

1 comentario en “Con mi dinero no se paga la Guerra de Irak”

  1. Javier Martín dice:

    Puede ser una manera bastante eficiente de protesta. Claro que en España lo mismo te embargan la nómina antes de que te des cuenta… la administración cuenta con ciertas ventajillas…

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.