Prison subprime: Liberar presos para ahorrar costes…

Parece un poco increíble, pero en Estados Unidos los gobernadores estatales están impulsando una práctica cuanto menos curiosa para ahorrar costes: liberar presos. Según recoge el diario The Washington Post, algunos estados con problemas de liquidez (la culpa de la famosa crisis subprime) han llegado a la conclusión de que les resulta más rentable liberar algunos presos que mantenerlos encerrados.

Como recoge el diario, no es una cuestión de cambio de actitud respecto a los reclusos, es una realidad puramente financiera. Porque los costes de las prisiones están comiéndose gran parte de unos presupuestos que cada vez disminuyen más por culpa de la actual crisis. Los gobernadores ven como algunos remedios para determinados delitos como posesión de drogas serían mejor llevados, y sobre todo más baratos, mediante programas de rehabilitación, por ejemplo.

Marc Mauer, director ejecutivo de Sentencing Project, un grupo que aboga por sentencias más suaves, ha recopilado una serie de actuaciones de diferentes estados, algunos con mayores problemas financieros que otros:

-Arnold Schwarzenegger, gobernador de California, quiere ahorrarse unos 1.100 millones de dólares en dos años liberando a 22.000 prisioneros 20 meses antes, todos ellos condenados por delitos no violentos y sin contenido sexual. De hecho, ni siquiera les pondrá libertad vigilada para ahorrar los costes de los agentes que deben seguirles.

-En el estado Rhode Island también esperan ahorrar 8.000 millones de dólares en cinco años adelantando la salida de prisión de convictos con penas cortas, aunque manteniendo la libertad condicional.

-En Kentucky, que tiene un déficit de 900 millones de dólares, van a permitir a presos sin cargos violentos o sexuales pasar hasta los últimos tres meses en arresto domiciliario para ahorrarse unos 30 millones de dólares.

-En Mississippi, donde se han doblado el número de reclusos en los últimos doce años, el gobernador ha firmado dos leyes: una permitirá a cierto tipo de delincuentes no violentos quedar libres después de cumplir el 25% de su pena, mientras que también liberará a algunos reclusos con enfermedades terminales.

Pero estas propuestas están encontrando bastante oposición, obviamente. En California, uno de los estados con más problemas económicos, se calcula que podría tener un agujero de 20.000 millones de dólares, se han elevado protestas por la liberación de condenados por conducir bajo los efectos del alcohol, por ejemplo. Pero los costes de su sistema penitenciario han crecido hasta 10.400 millones de dólares anuales. Un sistema con 170.000 reclusos, cuando está preparado para 100.000, y unos 15.000 de ellos están en lugares reconvertidos como gimnasios.

Así que parece que hay que decidir entre penas más duras o presupuestos más equilibrados…

2 comentarios en “Prison subprime: Liberar presos para ahorrar costes…”

  1. emilio dice:

    España lleva haciendo esto desde hace mucho tiempo. Sobre todo cuando se trata de delitos económiocos, políticos o personas famosas (caso reciente Farruquito). Es más, ya no se trata de que los suelten enseguida, sino que ya no entran en la carcel. A través de la prestidigitación jurídica se libran de la carcel casos tan flagrantes como Botín, los albertos etc. Además, en España les dejan salir de la carcel bajo fianza, sin haber devuelto el dinero robado, con lo cual pagan la fianza con el dinero robado (Roca etc.). ¡Delirante…!

  2. meneame.net dice:

    Efectos colaterales de la crisis en USA: liberar presos para ahorrar costes

    Las finanzas de los Estados de EEUU se están resintiendo con la crisis, y para remediarlo, algunos se han planteado la medida de liberar presos de las cárceles y asi ahorrar costes.

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.