La era de los Beacons

Imaginaos por un momento un mundo en el que vais caminando por la calle, decidís entrar en una tienda de ropa y nada más pasar la puerta de entrada os salta una notificación en vuestro móvil que dice “Bienvenido Carlos. Estamos encantados de verte de nuevo. Hoy tenemos muchas ofertas especiales sólo para ti. Adelante.” Empezáis a dar una vuelta por la tienda y al pasar por la zona de tejanos suena de nuevo tu teléfono “Delante de ti tienes unos tejanos que quedarían genial con la camisa que te llevaste la otra vez. Cómpralos ahora con un 15% de descuento.” Así que te decides a llevártelos. Una dependiente le quita el seguro magnético a los pantalones y se despide con un simple “hasta la próxima” y te deja marchar sin más, pero al salir por la puerta un último aviso hace vibrar tu bolsillo. Sacas tu móvil que te avisa con el siguiente mensaje “Gracias de nuevo por tu visita, Carlos. Has hecho una gran compra. Te hemos cargado 25€ a tu cuenta bancaria. Hasta la próxima.

Éste es el mundo que vamos a vivir dentro de muy poco gracias a los famosos Beacons. Esos pequeños aparatos que colocados estratégicamente en nuestros comercios, y gracias a su tecnología Bluetooth Low Energy(BLE), son capaces de conectarse a nuestros smartphones, saber exactamente dónde estamos en cada momento y registrar nuestros datos para futuros análisis estadísticos.

En menos de un año se han creado numerosas empresas dedicadas en exclusiva a la creación y comercialización de estos pequeños aparatos que se pueden comprar fácilmente en Internet y suelen costar entre 15 y 30 euros la unidad. Aunque también grandes firmas como Qualcomm (empresa especializada en microchips) e incluso Paypal, han visto que el futuro pasa por los Beacons y han decidido fabricar sus propios dispositivos.

Y es que todo hace indicar que estas pequeñas balizas (traducción literal de beacon al castellano) no sólo va a comerte mucho terreno a la tecnología NFC (Near Field Communication, tecnología utilizada para pagar desde el móvil de manera contactless) sino que es muy probable que la borre del mapa sin ningún tipo de misericordia.

Y es que las ventajas de los beacons frente al sistema NFC son más que suficientes como para decantarte por el uso del primero.

Apple manda

Apple and BeaconsApple decide y Apple manda. Aunque sea duro de asimilar, es cierto. Y Apple ha elegido Beacons. Primero de todo porque la tecnología que utilizan las balizas para conectarse con tu móvil y enviarte mensajes se llama iBeacon, creada y patentada por Apple. Segundo porque Apple no trabaja con NFC, por lo que nunca veremos un iPhone pagando con este sistema al menos que ocurra una hecatombe. Y tercero, porque Apple está haciendo, obviamente, una gran campaña por el uso de esta nueva tecnología llegando incluso a modificar su sistema operativo iOS7 para que sea capaz de conectar las aplicaciones que tengamos instaladas en nuestros teléfonos con los beacons, incluso aunque las aplicaciones estén completamente cerradas. Con estas facilidades, es normal que cualquiera esté deseando meterle mano a estos aparatejos.

Distancia y precisión

Si una cosa sorprende de estas balizas es su increíble precisión y su capacidad de ajustar la distancia de alcance. Mientras que la tecnología NFC no llega por encima de los 20cm de distancia, los beacons pueden configurarse para que te detecten en un rango que va desde 1cm hasta los 60m de distancia. Además, cruzando los datos de diferentes balizas colocadas estratégicamente se pueden llegar a construir mapas muy exactos de la posición exacta de cualquier persona en zonas muy amplias.

Registro de datos

recorridoPor otro lado hay que tener en cuenta que con los beacons no sólo estamos ofreciendo la capacidad de saber exactamente dónde están nuestros clientes sino que tenemos la oportunidad de registrar todos sus datos para poder analizarlos más tarde. Cuánto tiempo han estado parados delante de cada escaparate, cuanto tiempo de media pasean por el establecimiento, etc.

Y no sólo eso. También nos permite saber cuándo entra y cuándo sale de nuestra tienda y enviarle mensajes personalizados, encuestas de satisfacción, ofertas para la próxima vez que vuelva y un sin fin de posibilidades.

No todo es oro

Estimote BeaconsObviamente, no todo son ventajas. Aunque los inconvenientes, a mi manera de ver, sólo son oportunidades de hacer las cosas bien. El mayor problema que tienen es que funcionan exclusivamente al producirse una conexión entre la baliza y una aplicación que tengamos instalada en nuestro Smartphone (que debe tener tecnología Bluetooth 4.0). Obviamente, si no hay aplicación, no sirve para nada. Pero aquí es donde debemos utilizar nuestra imaginación y ser capaces de pensar y crear aplicaciones que ofrezcan a nuestros usuarios experiencias únicas y que hagan que quieran volver a nuestro comercio sólo por el trato recibido. Utilizar una herramienta como esta en nuestro favor fomentará la fidelización y mantendrá a nuestros clientes contentos.

Sin duda, a lo largo del 2014 muchísimos negocios, o al menos los dispuestos a ofrecer algo nuevo y fresco a sus clientes, comenzarán a implantar los beacons en sus establecimientos para ofrecer una experiencia Mobile nueva y única. ¡Esperaremos impacientes a verlo en funcionamiento!

Carlos RoigAutor Carlos Roig: Ingeniero Técnico en Telecomunicaciones, Co-Fundador y CTO en Bundoora y Programador Android.

Sígueme en Twitter o Agrégame en Linkedin

3 pensamientos en “La era de los Beacons

  1. Pingback: SinergiaLabsEl pequeño comercio y el mundo digital, una convergencia imparable - SinergiaLabs

  2. Pingback: SinergiaLabsConvergencia imparable de pequeño comercio y mundo digital

  3. Pingback: INTERNET DE LAS COSAS EN EL SECTOR COMERCIO - Creatividad e Innovación para el Comercio | gorkagoiko.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *