Comunicación para seniors

Es un reto complejo pero imprescindible. Internet ha traido nuevas costumbres y obligaciones, entre ellas la de estar y ser visible. Sin una comunicación personal eficaz en la red, muchos profesionales corren un serio riesgo de ser poco conocidos o simplemente ignorados.

El problema es que a ciertas edades, resulta complicado asumir determinados hábitos. Hay procesos mentales adquiridos durante toda una vida que están muy metidos en el día a día de un profesional y que ahora han de ser sustituidos por otros. Los seniors tienen trabajo extra para conseguirlo, y no es fácil en absoluto.

Estas líneas se dedican a todos aquellos que ven con preocupación como construir su presencia en la red y organizar un proceso que es lento, para crear un comunicación personal en Internet. El objetivo es evidente. Destacar, transmitir virtudes y conocimientos y optar a proyectos y crecimiento profesional.

Son principios básicos de comunicación adaptados a las necesidades de Internet. Y también muchas preguntas que debe hacerse un profesional y que deben tener una definición clara y precisa. Los he situado en cuatro apartados que son: saber, destacar, posicionar y contactar.

Todos tienen relación entre si, todos son importantes para construir una reputación online que permita disfrutar de una buena proyección profesional. Son, a mi juicio, piezas imprescindibles que encajan unas con otras de formas diversas. Vamos a ver en que consiste cada una.

Saber

No es posible ser un buen profesional sin disponer de la mejor información. Da igual el tipo de sector o especialización, ya que los cambios en tecnologías, leyes y hábitos sociales son constantes y no es posible ofrecer un buen servicio sin estar perfectamente informado.

Pero para saber hay que saber buscar. No todo el mundo lo consigue y por ello el primer paso para la construcción de una reputación es adquirir y transmitir conocimiento y eso sólo se puede conseguir si se sabe buscar en la red.

Sin las técnicas adecuadas, buscar para saber es como acercarse a una boca de riego. Uno sale completamente mojado y apenas ha bebido unos sorbos. Las primeras preguntas que debe hacerse un profesional son estas:

  • ¿Sé buscar buena información?

  • ¿Puedo guardar con eficacia enlaces y documentos?

  • ¿Manejo con soltura software de Cloud Computing?

  • ¿Utilizo herramientas de productividad?

Si se conocen los trucos de Google, es posible guardar y clasificar con eficiencia la información recogida para que esté disponible en cualquier momento y lugar. Y si se utilizan con soltura programas de Cloud Computing, o lo que es lo mismo, almacenamiento de datos en la red, el primer paso se habrá superado.

El acceso a buena información permitirá a un profesional ser mejor en su trabajo y además podrá transmitir esa información. Empieza por tanto el proceso de comunicación personal.

Destacar

Más preguntas. Por bueno que uno sea, tendrá parecidas capacidades que muchos otros y por ello el reto inmediato es destacar, hacerse ver por encima de los demás. Conseguir que a causa de determinada búsqueda o palabras clave, un nombre sea localizado y valorado.

No hay que olvidar que todo, absolutamente todo lo que hay que hay en la red, está etiquetado porque sólo así puede ser encontrado. Parece lógico, por tanto, etiquetarse uno mismo. Pero no es sencillo. Hay que encontrar la palabra y la definición exacta. Eso nos lleva a que el profesional se haga más preguntas.

  • ¿Que soy?

  • ¿Que se hacer?

  • ¿Que me gustaría hacer?

  • ¿En que soy mejor que otro profesional?

  • ¿Como me defino?

La respuesta a estas preguntas permitirá construir una definición exacta, un titular llamativo sobre especialización o capacidad. En ningún caso Abogado, Economista o Arquitecto a secas. De esos hay miles y hay que buscar siempre la diferencia que llame la atención a aquel que busca ayuda para un proyecto o puesto de trabajo.

No es fácil para nadie llegar a definir esos conceptos. El auto examen es imprescindible para saber cuales son las virtudes y los defectos de cada uno. En que campos y especialidades determinado talento es realmente util y que tipo de valor aporta a quien ha de pagar.

Es necesario rascar papel y lapiz y darle vueltas y vueltas hasta encontrar esa definición, ese resumen de aptitudes que cumpla dos condiciones básicas. Que cada cual se sienta cómodo y que llame la atención de los demás.

Posicionar 

La comunicación personal, una vez definido el titular, la etiqueta que permitirá a los demás encontrarnos en la red, necesita destacar, posicionar en los buscadores para que cuando sea localizado un profesional ofrezca una imagen eficaz.

No se encontrará a alguien buscando por ejemplo “Abogado en Barcelona”. Eso es prácticamente imposible si no se ha construido con tiempo y esfuerzo una comunicación online. Pero si es importante que si una empresa tiene referencias de un profesional porque tiene una oferta laboral o un posible proyecto en común lo encuentre de forma rápida y coherente.

Con una definición bien escrita, una buena fotografía, y la presencia de todos aquellos canales que se escojan para construir la reputación profesional. Un asunto de gran importancia ya que una vez dados los primeros pasos: saber y destacar es necesario reforzar la presencia en la red utilizando canales sociales.

He incluido esta fotografía porqué las redes sociales son muy parecidas a este monstruo. La única diferencia es que en lugar de comer galletas se tragan contenidos. Y además sin descanso. Son un pozo sin fondo y no hay nada peor que un Blog vacío o un Twitter sin contenidos.

Por ello y para destacar y reforzar el posicionamiento, hay que ser cuidadosos. Utilizar pocos canales y usarlos bien, dosificando los recursos en tiempo y dinero y teniendo claras las fuerzas disponibles. Y por supuesto insertando en esos canales buena información. Algo que no se puede hacer si no se sabe buscar lo que nos lleva al primer punto: saber.

He hecho una lista de los canales que yo considero importantes, pero no imprescindibles teniendo en cuenta que un profesional en ningún caso puede utilizarlos todos. Son los que hay a día de hoy, y quizá en un futuro no muy lejano sean otros bien distintos.

  • Linkedin: Construir un buen perfil en dos idiomas, seleccionar contactos, pedir recomendaciones y participar en grupos.

  • Twitter: Para hablar y escuchar

  • Blog: ¿Se escribir? ¿Me gusta?

  • Facebook: ¿Puedo separar vida personal y profesional?

  • Youtube: ¿Soy capaz de utilizarlo?

El adaptar cada uno de estos canales al sector y aptitudes de cada profesional, es la clave para conseguir destacar respecto a otros. Dedicando un tiempo mínimo a la semana, unas dos horas, a la búsqueda, clasificación e inserción de contenidos.

La comodidad personal es algo de suma importancia. No se puede hacer un video blog, por ejemplo si una persona no se siente a gusto hablando a una cámara o escribiendo entradas. La adecuación del canal a cada perfil garantiza el éxito.

Contactar

 Hecho todo esto, tras saber recoger información, tener una definición precisa de cada profesional y conseguir un posicionamiento más o menos importante, es preciso no esconderse tras la pantalla de un ordenador.

La construcción de una buena reputación personal en la red pasa también por las relaciones fuera de ella, lo que equivale a participar en grupos, asistir a charlas, conocer a profesionales de los mismos sectores, entablar conversaciones y debates, formaciones de todo tipo y aquello que permita a un profesional no sólo mejorar su capacidad. También ser conocido y valorado más allá de una red social.

Y para acabar: todo esto lleva su tiempo

Un apunte final. He reflejado algunos conceptos básicos. Todo muy claro en teoría y aparentemente rápido. Pero eso no es verdad. La construcción de una comunicación personal en la red, la creación de una marca personal sólida y bien posicionada es un proceso lento y que exige esfuerzo, disciplina y sentido común.

Un profesional, por muy bueno que sea, no consigue eso de la noche a la mañana. Lleva su tiempo y por ello la reflexión final es que hay que empezar a trabajar en ello aunque no haga ninguna falta. De este modo la imagen personal en Internet estará perfectamente a punto y hará su trabajo el día que sea necesaria.

 

 

Tienes un súper poder que quizá no conoces

En este artículo haré un paréntesis y no os explicaré ninguna técnica de comunicación, nos olvidaremos de los señuelos, de crear aliados en la audiencia, del poder de las emociones, del uso efectivo de los números, etc. No. En realidad me gustaría convenceros que no os limitéis a leer sobre habilidades de comunicación. Quiero animaros a que deis un paso más, en el último párrafo veréis a qué me refiero. Y ahora, entremos en materia…

Si escuchamos o leemos términos como “quarks”, “protones”, “fotones”,  “materia oscura”, “neutrinos”, “mecánica cuántica”, etc., la mayoría de nosotros apenas entendemos qué significan….como mucho un leve barniz. Sin embargo – no lo sabemos –  pero podría fascinarnos el inmenso y estimulante mundo que esconden estas palabras. ¿Cómo pasar de la ignorancia a la pasión? .

Hace unos cuantos años emitían en televisión un programa titulado “Cosmos. Un viaje personal” que dirigía y presentaba Carl Sagan. Yo debía ser un adolescente cuando me  quedaba hipnotizado mientras  la pantalla mostraba un cielo estrellado, con una conmovedora melodía de Vangelis y una voz susurrante decía…Un Punto Pálido Azul:

Mira ese punto. Eso es aquí. Es nuestro hogar.

En él se encuentra todo aquél que amas, todo aquél que conoces, todo aquél del que has oído hablar, cada ser humano que existió, que vivió su vida, la suma de nuestra alegría y sufrimiento…

Si no tienes 5 minutos, no mires este vídeo…si no me haces caso, “Cosmos” te atrapará:

A esa edad, tan difícil para que te atrape un programa sobre ciencia, yo no me lo perdía. Cautivado, viajaba por las estrellas y entendía lo pequeña que es la Tierra y lo grande que es el ser humano. Viajaba de la mano de los filósofos griegos para entender los misteriosos  átomos. Viajaba sin moverme del sofá. Y viajaba sin parpadear, para no perderme ningún detalle. ¿Cómo era posible?

. La respuesta es que Carl Sagan era un extraordinario comunicador. Es decir, gracias a esta delicada y potente habilidad consiguió una enorme popularidad y millones de fieles seguidores. 

Me he acordado de este programa mientras escuchaba una entrevista en la radio – disculpas, no recuerdo la emisora – a Jose Manuel Nieves. Se trata de un periodista de cierta popularidad, que interviene en conocidos programas de televisión y que es el responsable del área de ciencia del diario ABC. Me sorprendió cuando dijo que él no tenía formación en Ciencias, que su especialidad era la Comunicación. Su gran capacidad didáctica para explicar lo complejo y traducirlo a un lenguaje inteligible es, sin lugar a dudas, su mejor aliado para transmitir y contagiar las ganas de aprender. En la misma entrevista comentó algo más que me llamó la atención: su sección de Ciencia era…¡ la más leída en la página web!. Utiliza ejemplos, imágenes, un tono tranquilo, y sobre todo…claridad. Hace fácil, complejos conceptos.

Con seguridad, hay científicos que  tienen un conocimiento más profundo de la materia de las que nos habla J.M Nieves. Pero él consigue que lo entiendas. Él consigue que tengas ganas de saber más.

Cuando tengáis unos minutos libres, os recomiendo que visitéis su canal en Youtube, me entenderéis mejor: https://www.youtube.com/user/jmnieves.

Hace unos días, un amigo me comentó que hacía poco que había descubierto TED TALKS y que se había vuelto un adicto, cada semana se zampaba 3 o 4 charlas. Muchos sabréis a qué me refiero, se trata de conferencias de unos 20 minutos en las que los ponentes hablan de temas muy variopintos….algunos títulos: ¿Podemos crear nuevos sentidos para los humanos?”, “Cómo se auto medican las mariposas”, “Un retrato neuronal de la mente humana”.  La clave principal del enorme éxito de este foro es la capacidad de comunicación de los ponentes… TED TALKS tiene millones de visitas y una inmensa popularidad.

(La semana me quedé cautivado escuchando sobre  “Lo que nos enseñan las hormigas sobre el cerebro, el cáncer e Internet”  de Deborah Gordon).

Una vez más: las competencias en las habilidades de comunicación son decisivas para triunfar.

Emprendedores, directivos, ejecutivos, empresarios, vendedores,…presentaciones hablando en público, también entrevistas profesionales o de selección de personal.  En fin, cualquiera de vosotros que necesite seducir, convencer, vender, inspirar. Si eres uno de ellos, no te lo pienses ni un segundo más: fórmate en desarrollar habilidades de comunicación.

No vale “bueno, yo comunico bastante bien”.  Te animo a que seas más ambicioso. Aspira a emocionar, contagiar, entusiasmar, convencer.  Busca formación y dedícale esfuerzo.

Cuando lo hagas descubrirás que tienes un nuevo poder.

Alex Farreras – www.alexfarreras.es

 

Integración de dos Mundos con M de móvil

Aceptar la evolución digital representa ser plenamente conscientes de que hemos cambiado para siempre nuestra forma de comunicarnos, de informarnos, de compartir, de relacionarnos, y también de como trabajamos, o mejor dicho, de cómo deberíamos trabajar.

La década transcurrida entre los años 1994 y 2004 representó la eclosión de Internet, a partir de entonces, la Red se hizo social y la mayoría de las empresas empezaron a desarrollar con seriedad, invirtiendo recursos, sus estrategias online. Actualmente somos cerca de 4.000 millones de personas las que accedemos a Internet, con una capacidad de comunicación sin parangón.

Hoy, cualquier persona puede editar una foto, subir un video, tener un blog, escribir un post, e incluso opinar sobre sus gustos y preferencias de forma pública, influyendo sobre la opinión de terceros respecto a un producto o servicio. Somos tremendamente activos, y si no que se lo digan a Instagram que, con sus más de 300 millones de usuarios, ha sobrepasado a Twitter.

La transformación digital no es un tema tecnológico, sino meramente una cuestión de visión, de definición estratégica, de querer cambiar determinados aspectos organizativos y culturales, tal como lo hemos hecho, por ejemplo, al comunicarnos a través del móvil con nuestros seres queridos. Dicha transformación depende de la capacidad de tomar decisiones para poder superar con éxito el reto de gestionar nuestros negocios en tiempos de redes.

Ya no se entiende un mundo sin conectividad, y los nuevos modelos de negocio están diluyendo cada vez más rápido las barreras entre el on y el off, entre lo digital y lo físico. Ahora ya es más que evidente que las empresas que han incorporado las métricas digitales en su gestión son más competitivas, obtienen mayores beneficios, y superan a sus competidoras menos digitales.

Vivimos y trabajamos en un mundo, al menos, tan digital como analógico. Ya no pueden separarse, están amalgamados, ambos se entretejen y se mezclan, y en esa única realidad las personas somos las verdaderas protagonistas.

Oportunidad o amenaza, dependerá en gran medida del conocimiento digital, es decir, de la capacidad para desenvolverse profesional y personalmente en la economía digital.

Marcas y detallistas tienen que empezar a colaborar para definir estrategias conjuntas que propicien que el consumidor, utilizando la herramienta digital por excelencia, su teléfono móvil se deshagan las barreras entre lo físico y lo virtual y se fomente que desde lo virtual se acuda a lo físico.

Se empieza también a digitalizar una parte de los procesos de compra más arraigados, pasando del efectivo o la tarjeta, al móvil. Vamos a vivir la eclosión del pago con el móvil a una velocidad de vértigo. Nuestro reto, una vez más, vuelve a ser aprender a convivir con esta realidad, y tratar de optimizar todas las posibilidades que nos ofrece la conexión entre lo físico y lo virtual.

Este año 2015 será el año en el que la inversión en publicidad móvil superará, por primera vez, la inversión en soportes tradicionales. Esta tendencia explica que gigantes tecnológicos como Facebook o Twitter ya facturen más a través del canal móvil, contabilizando un 50% y 65% respectivamente, sobre su total de ingresos publicitarios. Como consecuencia aparecen nuevos formatos publicitarios “movil-céntricos”, convirtiendo el micro anuncio en video en el gran protagonista (videos de entre 5 y 10 segundos).

La inmediatez, la simplicidad de uso, el contexto aquí y ahora, otorgan al móvil un potente protagonismo al que debemos añadir que es una gran fuente de información que alimenta al Big Data. Más dispositivos conectados se traducirán en mayor generación de datos y mayor trazabilidad del usuario. Sin ninguna duda, las marcas y los detallistas que sean capaces de capturar, analizar y extraer conclusiones de todo lo que el consumidor hará con su móvil, lideraran el M commerce.

 

Andrés de la Dehesa posee una amplísima experiencia en el sector de las nuevas tecnologías que data de 1994, cuando fundó Gescode, una empresa que desarrolla y comercializa software de gestión de venta específicamente en el sector deportivo. En 2005, también fundó Codesport, empresa que gestiona hoy en día, que se especializa en la creación de valor digital para las marcas y los minoristas en diversas industrias. Desde mayo de 2010 también se convirtió en vicepresidente de AFYDAD Asociación de Fabricantes y Distribuidores de Artículos Deportivos Es miembro del consejo editorial de las revistas Tradesport y Expone, en las que participa regularmente en columnas de opinión. Por último, también es el autor de dos ediciones del Libro Blanco de la lndustria de Artículos Deportivos y habla regularmente en universidades, conferencias y seminarios.

 

Las mejores Business Apps del 2014

Más de 1,5 millones de aplicaciones en Google Play y otras tantas en AppStore, de los cuales, casi la mitad de cada mercado fueron creadas en 2014. Aplicaciones para niños, educativos, juegos, nuevas redes sociales, mensajería, viajes, música y un largo etcétera. Y, cómo no, también aplicaciones empresariales ¡Y muchas! Tantas que es muy difícil escoger cuáles de ellas nos iría bien implementar en nuestro día a día de nuestro trabajo. Por eso, he querido traeros un pequeño resumen de las aplicaciones ganadoras de los premios Tabby Awards. El premio que se le ofrece a las mejores aplicaciones del año.

AutoCAD 360 – Mejor Android App para trabajo de campo

Sin duda una de las más grandes maravillas de Android. Lleva siempre contigo tus proyectos AutoCAD vayas donde vayas; a una construcción, a reuniones, en transporte público… Y además cuenta con su propia aplicación web para poder trabajar con ella en un PC de sobremesa. Imprescindible para esos pequeños cambios en los diseños cuando estemos con trabajo de campo o bien para aclarar dudas a nuestros compañeros estemos donde estemos.

Voxeet Conferencing – Mejor Android App para colaboración

Dudo muchísimo que sea el único aquí que haya participado en las típicas multi-conferencias por teléfono en las que cada vez que habla más de una persona a la vez nadie se entera de nada. Gracias a las aplicaciones de conferencia, muchos nos hemos ido olvidando de lo que es tener que quedarse a las 19h o 19:30 para una reunión a última hora, pudiendo hacerla de camino a casa (o en casa!). Voxeet se ha llevado el premio, y creo que merecidamente, de la mejor App en esta categoría. Con ella podrás escuchar perfectamente a varias personas a la vez gracias a un sistema de sonido único en el mercado. Además puedes planificar conferencias y, llegada la hora, la aplicación por sí misma llama a los todos los integrantes.

Cloud Phone – Mejor Android IT App o Herramienta de trabajo.

No sólo ganador de este premio, sino que de muchos otros más, esta herramienta se ha convertido en un must para pequeñas y no tan pequeñas empresas. Se trata de una aplicación, tanto móvil como web, para crear tu propia centralita de empresa. Con mensajes de bienvenida a los clientes que llamen, opciones para poder escoger con quién quieres hablar de la empresa, desvíos de llamada para que nunca se quede un cliente sin responder, saber que tu número de empresa va siempre contigo, reenvíos automáticos de mensajes de voz a tu email para poder escucharlos (o leerlos, ya que los transcribe instantáneamente!!) al momento. Sin duda, una de las aplicaciones del año!!

DocuSign – Mejor Android App de productividad

Una herramienta tan sencilla como eficiente. Para todos aquellos que trabajamos con documentos firmados, DocuSign permite añadir nuestra firma a documentos y recopilar firmas de terceros de forma electrónica. Gracias a esta  magnífica aplicación no tendremos que preocuparnos del típico “imprimir, firmar, escanear”. Lo mejor es que además cuenta con numerosas funciones adicionales como personalizar tu tarjeta de visita, añadir textos a documentos, almacenamiento en la nube… Una sencilla aplicación para ahorrar tiempo y evitar complicaciones!!

Sococo – Mejor iPad App de comunicación.

Cada vez más nos encontramos con empresas que deciden no gastar en oficinas y tener a sus trabajadores en remoto; equipos diversificados en diferentes ciudades o países. Gracias a esta aplicación podremos crear nuestra “oficina virtual”. Desde ella podremos controlar quién está presente, qué reuniones se están llevando a cabo, chatear con alguien en privado, crear salas de reuniones o de visita y muchas más opciones. Gracias a un “mapa interactivo” podremos tener todo controlado a golpe de “click”. Toda una nueva manera de organizar nuestros equipos sin que nadie se sienta “aislado” de la empresa y de sus compañeros.

Adobe Ideas – Mejor iPad App de creación, diseño y edición.

Estamos en el metro, parque, cafetería o paseando por la calle y…pam! Sin saber ni de dónde nos ha venido, la inspiración divina aparece y nos llena el cerebro de ideas maravillosas, pero…vaya! No tengo mi Illustrator o Photoshop a mano, obviamente! Pero sí que tenemos Adobe Ideas y nuestro iPad a mano. Así que abrimos la aplicación y en unos minutos tenemos guardada nuestra idea gracias a una completa herramienta de dibujo y diseño que, además, nos permite subir documentos a la nube para poder abrirlos más tarde en Illustrator o Photoshop. Que no se te escape ningún momento de inspiración gracias a Adobe Ideas!

iAuditor – Mejor iPad App de Data Access y Collection

Con esta aplicación podremos generar nuestros propios checklists para auditar o inspeccionar cualquier tipo de empresa o, mejor todavía, descargar alguna de sus más de 40.000 plantillas y ahorrar así muchísimo tiempo. Además te permite registrar todas y cada una de las inspecciones que vayas realizando, exportar los checklist a pdf, organizar tus inspecciones, y muchas más funciones! Ya sea al inspeccionar la seguridad en edificios, auditorías gubernamentales, revisar instalaciones eléctricas, etc. ahorrarás tiempo y papeleo desde el primer minuto!

Invoice2Go – Mejor iOS App de finanzas y contabilidad

Con esta fenomenal y sencilla aplicación podrás crear en cualquier parte del mundo una factura y enviarla en segundos por email. Una tarea que podría a cualquier pequeña empresa o autónomo quitarle mucho tiempo, con esta App se convierte en algo sencillo y automático. Selecciona los clientes desde tu teléfono, añade el precio de facturación y listos! Además puedes modificar el estilo de tus facturas y escoger la que mejor se ajuste a tu empresa. Sin duda una gran aplicación que nos facilitará nuestro día a día.

Existen más premios y más aplicaciones que han destacado muchísimo durante el 2014, así que de momento os presento éstas, y en futuros posts hablaremos de otras grandes aplicaciones que pueden ayudarnos en nuestra empresa, tanto para ahorrar dinero y tiempo, como para darle nuevas perspectivas e ideas a nuestro negocio.

Carlos RoigAutor Carlos Roig: Ingeniero Técnico en Telecomunicaciones, Programador Java y Android.

Sígueme en Twitter o Agrégame en Linkedin

Sé diferente y sé tu mismo

Los que hayáis leído artículos anteriores sabéis que pretendo transmitir algunas claves para comunicar de manera efectiva cuando es presencialmente. Hoy toca un ingrediente que es aconsejable que preparéis, tanto si se trata de una exposición en público como en una entrevista profesional. Ese ingrediente es…la pimienta.

Hace unos meses di una charla sobre “comunicación de alto impacto” en un evento Universidad – Empresa. La convocatoria fue un éxito y la sala estaba llena, el aforo era de unas 150 personas. Uno de los mensajes que quería destacar era la importancia de diferenciarse.  Insistí que era imprescindible comunicar un rasgo, una experiencia, un estilo, algo que quedase retenido en la memoria de nuestros interlocutores. 

Reproduzco una escena que viví en la conferencia que di:

–        ¿Habéis visto las larguísimas colas delante de cada empresa? ¿Cuántos habéis hecho cola? (marcas conocidas tenían stands donde entrevistaban a los universitarios)

Decenas y decenas de manos levantadas.

–        ¿Cuánto ha durado vuestra oportunidad? ¿10, 15 minutos?,… ¡no podéis explicar todas las asignaturas que habéis estudiado! Ni detallar las primeras incursiones profesionales, estudios post grado, etcétera. No tenéis tiempo.

Enorme silencio. Continué.

–        Os diré algo más.

Me sumergí en una pausa intencionada. Sonrisas heladas.

–        Y, ¿sabéis qué?: todos habéis contado lo mismo. No, no tengo una bola de cristal pero estoy convencido cómo os habéis vendido: me gusta trabajar en equipo, tengo muchas ganas, trabajaré sin horario, soy muy adaptable, me encanta su marca, bla y bla.

Miradas de expectación. Miradas de antipatía. Sí, quería provocar. Tocaba aflojar y llevarlos al mensaje positivo.

–        Poneos en el sitio del entrevistador, ¿recordaríais a los candidatos?, al llegar a la oficina revisaríais los currículums y la inmensa mayoría…dirían lo mismo. Tenéis que diferenciaros. ¿Qué rasgo os hace diferentes?, ¿qué experiencia podéis contar que se grabe en la memoria de vuestro interlocutor?.

Gracias a Dios, las miradas antipáticas iban desapareciendo. Me atreví a preguntar:

–        Por ejemplo, ¿quiénes de vosotros habéis colaborado en alguna ONG?

Se levantaron 20 o 30 manos. Bajé de la tarima y por el pasillo lateral me acerqué a una de las manos que estaban en el centro de la sala.

–        ¿Puedo preguntarte qué tipo de colaboración?

Era un chico de unos 25 años.

–        Acompañar a gente mayor, me contestó tímidamente.

–        Cuéntanos más…, le animé

–        Bueno, estuve un verano donde visitaba a ancianos que vivían solos y les hacía compañía, leía libros y cosas de esas

–        Lo primero, felicidades.

Todos los asistentes escuchaban con absoluta atención. La química del ambiente había cambiado, los átomos de provocación habían sido sustituidos por moléculas de interés. En el aire flotaba una corriente renovada.

–        ¿Lo has explicado en las entrevistas?

–        No,…me parecía que no tenía que ver con mi currículum profesional, además…

Dudó un par de segundos, y continuó.

–        Creo que es pretencioso (utilizó otra palabra de similar significado)

–        Vamos por partes, empiezo por el final: ¿por qué es pretencioso?, ¿no lo es decir que sabes trabajar en equipo?, ¿qué diferencia hay?

Había tenido suerte y se trataba de un joven extrovertido.

–        Trabajar en equipo es un valor a tener en cuenta por una empresa

–        De acuerdo,…y  la generosidad, el esfuerzo, la sensibilidad… ¿son valores a tener en cuenta?

Me miró. Había entendido a dónde iba a parar. Le di la mano y volví al escenario.

–        Si queréis generar impacto en vuestra comunicación, uno de los ingredientes imprescindibles es que transmitáis algo que os haga diferentes sin dejar de ser vosotros mismo

Fin de la escena.

Sí, es muy importante diferenciarse, sin dejar de ser uno mismo. Y se me ha ocurrido bautizarlo como “la pimienta”. Ese ingrediente que hace más sabrosos los platos.

Si tienes que captar inversores, vender una propuesta, etc. busca cómo puedes conseguir que tu audiencia se acuerde de ti y de tu idea, sé diferente con algo acorde con tu personalidad. Aunque el contenido de tu exposición sea muy potente échale un poco de pimienta. Refuerzo mi sugerencia con una escena rápida…

En un encuentro del sector financiero, los directores de marketing exponían sobre estrategias comerciales, etc. Todos resaltaron que el cliente era el centro de sus esfuerzos. Hubo un ponente que también insistió en que los clientes habían tomado el poder sobre el producto pero añadió… pimienta. En la última slide de su power point  bajo el título “la velocidad es la clave”, una imagen ocupaba toda la página: un fórmula 1. Instantes antes de dar las gracias, el plateado fórmula 1 rugió y un vídeo de 10 segundos mostró al bólido arrancando a toda velocidad. Fue diferente al resto de ponentes y todos los que escuchábamos, meses después, nos acordábamos de su exposición.

No lo dudes, échale pimienta.

Sobre nubes y ventiscas

“Me das más miedo que un nublao”. La frase, que reflejaba el temor que sentían los agricultores ante las nubes que anunciaban tormenta, me la decía hace tiempo cariñosamente un cliente, y hoy buen amigo, cuando le proponía alguna solución técnica para su página web que iba un poco más allá de lo habitual.

Y no he podido evitar recordarla ante el profundo escepticismo que causa entre empresarios y profesionales el concepto “Cloud Computing” que traducido al castellano es “Procesamiento en la nube” y que traducido al cristiano significa guardar nuestros datos personales y profesionales en una máquina que ni sabemos donde está ni quién la maneja.

Y ya saben Vds. que las nubes no se mueven mucho hasta que llega una ventisca que se las lleva por delante sin contemplaciones. Y por ello me gustaría compartir en este texto algunas ideas con todos aquellos que tienen grandes dudas y desconfianza sobre este asunto. Sobretodo, después del escándalo que se organizó hace unos meses a causa del robo de fotografías en paños menores (por decirlo suavemente) de varias actrices estadounidenses que, con una inconsciencia asombrosa, las habían colgado en diversos servidores, no sólo en el de Apple que es quien se llevó buena parte de las culpas.

Un camino sin retorno

Para bien o para mal, buena parte de nuestra vida está metida en un disco duro. Y la tendencia general, tanto para jóvenes como para mayores, es guardar la información que contiene lo más cerca de nosotros, en el propio ordenador o en un lápiz de memoria que se lleva en el bolsillo, o repartida en varios discos o por duplicado.

Eso nos da una sensación de seguridad que en realidad es falsa y conlleva grandes riesgos. La posibilidad de perder información, documentos, fotografías personales o datos de gran valor, es elevadísima y sin solución. El dinero es un buen ejemplo. Nadie lleva encima todos sus ahorros. Se confían a un banco y a ellos se puede acceder a través de sistemas electrónicos con elevadas medidas de seguridad. Si una tarjeta de crédito que se pierde o se roba está bien protegida y con bajos límites de reintegro, el problema, prácticamente no existe.

Con los datos hay que hacer exactamente lo mismo. Buena parte de nuestra información es demasiado valiosa y en ocasiones imposible de recuperar, para que este expuesta a cualquier imprevisto. Resulta imprescindible la custodia de estos datos en estructuras seguras y profesionales. Hasta hace muy poco, tenían el inconveniente de que el acceso a la red era lento y complejo, pero la adopción masiva de la fibra óptica en empresas y domicilios particulares ha solucionado esta cuestión.

Pero muy pocos lo hacen ¿Por qué? Por un temor que es cultural, no tecnológico. Es habitual sentir una gran desconfianza ante sistemas que guardan nuestra información y muchos de nuestros secretos en lugares desconocidos, lejos de casa y a expensas de cualquier mirada indiscreta, pero utilizarlos es fundamental para mejorar nuestra eficiencia y capacidad de trabajo, el acceso a la información y en definitiva para mejorar el negocio de cada cual en la red.

Todo muy lejos, pero muy cerca

Para empezar una confesión. Yo no guardo ningún dato ni información valiosa en mi propio ordenador o teléfono, ni en un disco externo ni mucho menos en un lápiz de memoria. Tengo toda mi información personal y profesional: contactos, correo electrónico, documentos y fotografías en un servidor externo al que puedo acceder desde cualquier y lugar y dispositivo. Y a un precio asombrosamente bajo. Puedo perder, espero que no, mi ordenador y mi teléfono, pero no habrá desaparecido ni un sólo fichero ni agenda ni correo. No están allí. La máquina sólo sirve para acceder a la información y procesarla.

El discurso, como podrán comprobar, es perfecto. Pero la realidad es que en todas las conversaciones que tengo con empresas para optimizar procesos de comunicación en la red, esta idea encuentra grandes resistencias, y sólo un problema grave es capaz de convencer a los indecisos. Más de una vez he convertido a algún familiar o amigo cuando tras una avería en el teléfono u ordenador, han perdido sin remedio toda su agenda de contactos y los archivos de correo electrónico. Por no hablar de todos aquellos que guardan sus contraseñas en la tarjeta SIM de su teléfono móvil y al acceso por tanto de cualquiera que consiga meter la mano en su bolsillo.

Seguridad al máximo nivel

La conclusión por parte de un lector desconfiado será más o menos – Hasta aquí muy bien ¿Y cuando un servidor externo pierde nuestros datos que pasa? No hay nada seguro al 100% en este mundo, pero eso casi nunca sucede. Los grandes centros de datos cuentan con servidores fiables, duplicados y realizan de forma permanente copias de seguridad automáticas, varias al día, que en caso de problema permiten restituir un archivo a su configuración original. Para ilustrar esta información vale la pena un video realizado por Google que explica como son las medidas de seguridad de uno de sus centros de datos. No habla de su localización pero viendo la señal de peligro que hay en su exterior sospecho que es en Florida.

Es justo explicar que, en ocasiones, incluso los grandes servidores de grandes empresas, sufren intrusiones de hackers. Le ha pasado a Sony, a Apple, y seguramente a Google, pero aun así, la información delicada, por ejemplo números de tarjeta de crédito se guarda en lugares distintos al resto de información. El riesgo siempre existe, pero se minimiza.

Cuento todo esto porqué para los profesionales por cuenta propia es fundamental una puesta al día de procesos de gestión de información. Muchos de ellos ya pasan pocas horas en su despacho gracias a que una tablet con conexión 3G permite una conectividad permanente. La eficacia y el acceso a documentos mejora, pero sólo si se utiliza el software adecuado y se trabaja de forma distinta.

No escribir, por ejemplo, en el propio ordenador, hacerlo directamente sobre un software que trabaje en línea. Crear, por ejemplo, un documento en Google Drive o Evernote permite un guardado automático e inmediato. Acceso desde cualquier lugar y la posibilidad de compartir a perfiles muy específicos determinada información. Y con opciones de clasificación muy distintas, etiquetas para indexado y localización e incluso sistemas de chat más seguros y fiables que el archiconocido y muy poco seguro Whatsapp.

¿Y las miradas indiscretas?

Puede haberlas por supuesto. En el momento que confiamos nuestros datos a un tercero aceptamos que nuestra información puede ser vista y procesada. Pero también sucede eso en cualquier ordenador personal que está siempre conectado a la red, y lleno de programas que no sabemos exactamente que hacen. Y que son presa fácil para cualquiera con mínimos conocimientos técnicos. Por eso creo que no hay mucha diferencia en guardar datos en un lugar y en otro.

Termino. Guarde su información en la nube. De momento, esas nubes, las que colocan en el cielo empresas fiables, resisten casi todas las tormentas. El acceso a esa información es más rápido, efectivo y desde cualquier lugar.

La seguridad absoluta no existe, y siempre tendremos, es inevitable, cierto temor a perder documentos, agendas y fotos. Pero lo que les propongo es lo más seguro que hay. Ténganlo en cuenta.

Odón MartíAutor: Odón Martí. Periodista y consultor de estrategia en redes y reputación online. Asesora a empresas de diversos sectores en la gestión de proyectos de comunicación en Internet.
Síguelo en Twitter o agrégalo a Linkedin.

Android Lollipop para empresas. Cosas que deberías saber

Hace unas semanas que llegó Android Lollipop al mercado, primero con los Nexus 6 y 9, y poco a poco ha ido aterrizando a nuevos terminales, tanto de Google, como HTC, Sony, Motorola, etc. La cuestión que muchos  usuarios de estos smartphones se plantean es si les merece la pena cambiar o no al nuevo sistema operativo de Android. Tengo que decir que muchas de esas preguntas han quedado respondidas en foros a lo largo de estas semanas, por lo que hoy me gustaría centrarme en las nuevas características que Lollipop nos ofrece en el mundo del business!

Hablando de seguridad…

Casualmente, mi anterior post trataba sobre la seguridad en los smartphones y de sus sistemas operativos, dejando Android bastante abajo en la tabla. Y parece ser que los chicos de Google han querido mejorar su imagen al respecto y han empezado de buena manera con Lollipop, ya que por primera vez en su sistema operativo han hecho que sus datos queden encriptados por defecto en sus terminales. Además han mejorado sus sistemas de reastreo de aplicaciones con malware o virus, convirtiendo nuestro teléfono en un lugar mucho más seguro para nuestros datos.

Otra bonita utilidad que han añadido a Lollipop es el Smart Lock, una herramienta que nos facilita el desbloqueo del teléfono cuando estemos en zonas “seguras”, ya sea en tu casa, en el coche, en la oficina…

Separando ocio y trabajo

Una de las características para negocio que más me gustan del mundo de los smartphones ha sido siempre la de multiusuario que tienen los móviles Blackberry. La posibilidad de tener dos (o más) “escritorios” en tu teléfono, con diferentes datos, aplicaciones disponibles, contactos… De esta manera, poder desbloquear tu teléfono en modo ocio o bien en modo business dependiendo donde te encuentres.

Lollipop no sólo ha incorporado esta funcionalidad, sino que la ha mejorado, pudiendo crear cuentas “capadas” (por si quieres dejarle el teléfono a tus hijos y que tengan opciones restringidas), cuentas de “visitante” estilo modo “incógnito” del google Chrome, o bien diferentes usuarios completos con los que separar vida personal y trabajo sin ninguna dificultad.

Otro gran uso a esto es poder compartir un mismo Smartphone entre varios colegas de trabajo. De esa manera, cada uno puede desbloquearlo con su código sin tener que compratir su información personal.

Mejoras en notificaciones

Otra de las mejoras que nos ayudarán a ser más eficientes y rápidos en el trabajo, es la de las notificaciones. Con solo tocando en la parte de arriba de la pantalla podremos acceder a las notificaciones de manera más rápida que antes. ¡Pudiendo incluso acceder a ellas y responderlas desde la pantalla de bloqueo!

Aunque la nueva característica que de verdad me ha llamado mucho la atención, en lo que a notificaciones se refiere, es la del Modo Prioritario. Cuando accedes a este modo, puedes priorizar qué tipo de notificaciones o incluso de quién quieres recibir notificaciones, en caso que no quieras ser molestado. De esa manera, estando en reuniones, o inmersos en un trabajo muy importante, puedes estar tranquilo que solo te llegarán las notificaciones que de verdad son importantes, obviando el resto.

Un sistema operativo para dominarlos a todos (los aparatos)

Tenemos smartphones, tablets, smartwaches (hablaré sobre estos en futuros posts), incluso Android Auto para coches. Pero no era para nada lógico que cada uno pareciera haber sido creado por diferentes compañías. Por eso Google ha decidido que todos sus aparatos puedan ser manejados por un sistema operativo similar entre ellos. De esa manera cuando cambiemos nuestro Smartphone por nuestra Tablet, prácticamente no notaremos los cambios y nos será más sencillo su manejo. De la misma manera que cuando pasemos a nuestro smartwatch o bien incluso en nuestro coche.

Facilidad para encontrar aplicaciones que usemos normalmente, mejoras de diseño, o incluso, y esto es realmente importante, una mejora significante  en el ahorro de batería que hará que nuestros smartphones alarguen su autonomía diaria.

Conclusión

Sin duda Google ha dado un gran paso para acercarse al mundo empresarial, dejando un poco de lado su estilo tan juvenil y poco profesional y añadiendo un buen puñado de buenas características que harán que mucha gente se plantee seriamente hacerse con un buen Smartphone Android para poder llevar sus negocios desde ahí. ¿Es el mejor Smartphone para el trabajo? Sigo pensando que no, me gustan demasiado las Blackberry para el negocio, o incluso, si por seguridad fuera, me haría con un BlackPhone, pero sin duda la gran variedad de aplicaciones junto con las nuevas características de Lollipop, sobretodo la del multiusuario, pueden tentar a cualquiera!!

Hablar en Público: Los señuelos

“El sabio consigue más ventajas por sus enemigos
que el necio por sus amigos”.
Benjamin Franklin

 HABLAR EN PÚBLICO: LOS SEÑUELOS

Los objetores son esas terribles personas que nos escuchan y no están de acuerdo con algo que decimos. Malditas. “Si lo estoy explicando muy bien”, “¿por qué no me lo compran?”.

Pues sí. Cuando habéis en público es habitual que os encontréis con asistentes que no os compren lo que vendéis. Oh, y lo digan en voz alta. Pero amigos, cuando eso ocurre realmente es una extraordinaria buena noticia.

Una de mis películas favoritas se titula “Vencedores y vencidos”. Casi la totalidad de la película transcurre en la sala del tribunal, en el que se recrea los juicios de Nuremberg. Fue un proceso real, donde se juzgaron a algunos jerarcas nazis por las atrocidades durante la segunda Guerra Mundial. El trabajo del abogado defensor es memorable….al inicio el fiscal repasa los cargos y anuncia pruebas irrebatibles, etc. Después de escucharlo es fácil pensar que los acusados no tienen nada que hacer. Además, como espectadores, sabemos del horror nazi. Pero entonces se levanta el abogado defensor. Y empieza a hablar. Con una inteligencia y habilidad que te deja temblando. De repente, ya no tienes tan claro que sean culpables. Las intervenciones del abogado (no recuerdo el actor) son simplemente sublimes. Incluso al final del juicio el propio juez (Spencer Tracy) le confiesa que se ha quedado admirado por su trabajo.

Los acusados son jueces alemanes que habían sido proclives al régimen nazi dictando penas injustas. El fiscal utiliza con destreza los hechos y argumentos más imbatibles para conseguir las penas que pide. Uno de los argumentos es el de la esterilización de los deficientes mentales por inhumano e injusto. El abogado defensor en lugar de evitar esa batalla, la estimula. El fiscal, acalorado, replica colérico…y entonces, casi en cámara lenta, el abogado defensor – oh, que escena – coge un libro y lee…lo que lee es el artículo de un juez que defiende la esterilización, entre otros, de deficientes mentales. Cuando acaba de leer el texto, hace una pausa, se quita las gafas, levanta la mirada y pregunta:

– ¿Sabe quién escribió lo que acabo de leer?

Silencio en la sala. Contesta el mismo.

– Fue escrita y emitida por el prestigioso juez americano Holmes, del estado de Virginia de los Estados Unidos de América

Y cierra el libro con estrépito. Rumor en la sala. ¡ Impacto brutal !. Acababa de destrozar al fiscal y uno de los principales argumentos de su acusación. Si los americanos defendían la esterilización de los retrasados mentales…¡no podían recriminar a los alemanes por hacer lo mismo!.

¿Por qué utilizo esta escena?. Porque lo que ha hecho el abogado defensor es algo brillante: construir un señuelo para llevar a su interlocutor adonde él quiere. ¿Por qué lo hace? Para rebatirle con un argumento ganador.

Si te hacen una objeción en voz alta cuando hablas en público, tienes la enorme oportunidad de rebatirla. Segunda buena noticia: en tu audiencia, habrá muchos que piensen como el que te hace la objeción pero callan…por tanto, nuevamente que te verbalicen una objeción es, además, una oportunidad para argumentar al resto que te escuchan, brindándote la ocasión de triunfar en tu exposición. Y una audiencia en silencio es un peligro porque no sabes si están de acuerdo con tu exposición.

En la escena de la película, el abogado sabe que la sala está llena de gente que piensa que la esterilización es inhumana, etc .Como el abogado defensor ha estudiado todos los pormenores y ha buscado antecedentes, etc… lo que quiere es que intensificar el foco sobre este tema y, en el punto álgido, asesta de forma melodramática el golpe de la victoria. Ha convertido un problema, en una oportunidad.

Por tanto, cuando habléis en público hay una habilidad especialmente efectiva que consiste en crear señuelos. Según el diccionario “señuelo” es cosa que sirve para atraer a otras aves, también hay otra definición…cosa que sirve para atraer, persuadir o inducir.

Da exactamente igual el tema sobre el que tengáis que salir a un escenario a dar una charla, conferencia, etc. Es probable y diría que razonable que haya objeciones o, como mínimo, reticencias. Quién conoce el asunto sobre el que hablarás eres tú. Y tienes que saber cuáles son los puntos clave y cuáles pueden ser discutibles. Bien, pues mi recomendación es que no trates de evitar esas presuntas debilidades. Al revés, provócalas. Sí, has de provocar. Así conseguirás que tu audiencia dirija la atención en ese punto. Y entonces, llegará tu momento de asestar el golpe ganador. Es como cuando un tenista hace una dejada…a veces busca que el rival suba a la red para responderle en el espacio que inevitablemente dejará.

Quizá algunos penséis “vale, me gusta la idea, pero siempre es un riesgo esto de los señuelos…quizá se nos vuelva en nuestra contra y es mejor pasar de tapadillo por esa parte de nuestra exposición donde es más fácil encontrar objeciones”.

Lo siento, quiero que cuando habléis en público… ganéis. Que seáis imbatibles. Si dejas que tu audiencia comente con sus vecinos de butaca las objeciones, se las contagiarán unos a otros. Has perdido. ¿Por qué no aprovechas cuando los tienes a todos delante para convencerlos?. El señuelo es tu oportunidad. Créeme. Y atrévete.

720 º , la nueva relación entre marcas y comercios

En los últimos años he sido de los que han hablado de las estrategias basadas en una visión de trescientos sesenta grados… Pero a mí, personalmente, las cosas que giran en una única dirección, en un solo sentido, no acaban de convencerme. Creo honestamente que para que los objetivos puedan alcanzarse, es del todo necesario incorporar a todas las partes que conforman, en nuestro caso, el mundo del retail. Resulta ineludible aplicar soluciones de setecientos veinte grados, ida y vuelta, compartir en las dos direcciones existentes, marca-detallista y detallista-marca, para lograr la satisfacción de un consumidor que, en definitiva, es cliente de ambos.

Urge crear una nueva cultura de la colaboración en el sector. Lo ocurrido en los últimos cinco años ha sido positivo, por lo menos en un claro aspecto: ha sacado de golpe de su zona de confort a la inmensa mayoría de profesionales que conformamos este mercado. No es que seamos raros, le pasa lo mismo a la vieja Europa, si la comparamos con los países retadores (China e India principalmente). Hemos vivido de las rentas que las generaciones anteriores se esforzaron por conquistar, y muchas ambiciones se han tornado conformistas.

Un cambio de conciencia en la economía (¿dónde están aquellos medios de financiación, y pólizas de crédito?), y en la forma de entender las compras mediante programaciones por temporada (¿dónde están aquellos pedidos…?), aderezadas por la competencia feroz de la mano de integradores verticales centrados ya en sus estrategias online, y generando trafico drive to store desde sus e-commerce hacia sus tiendas físicas, han terminado por detonar el camino hacia el cambio.

Hemos estado viendo cómo evolucionan otros modelos en los continentes emergentes, mientras aquí, en Europa, no evolucionábamos. Debo reconocer, que ya ha empezado, ya se están aplicando esos setecientos veinte grados tan necesarios para modificar sustancialmente la forma de trabajar en el sector, tal como la mayoría de nosotros conocíamos.

Sin modelos de colaboración de setecientos veinte grados, bidireccionales totalmente, la firme tendencia hacia el omnicanal, aportando una experiencia consistente a lo largo de los diversos canales (tiendas multimarca, especialistas, flagships, outlet, online –web, móvil, Smart TV-…), para ofrecer un acceso fluido a la información sobre los productos, y su compra donde el consumidor quiera y cuando quiera, sería un concepto totalmente hipotético. Pero no lo es, los bancos son un buen ejemplo de omnicanalidad, los clientes controlamos los canales que deseamos utilizar, ya sean web, móviles o sociales; nos hemos adaptado con gran velocidad a esta experiencia omnicanal. Empezamos con las webs, y ahora con nuestro móvil o tableta operamos con nuestra entidad financiera con total confianza y en cualquier lugar.

Está totalmente pasado de moda hablar de online u offline. Ahora ya es un verdadero todo definido como “Total Retail” y, aunque pueda resultar obvio, sólo hay un único protagonista: el consumidor.

La crisis ha creado un consumidor más inteligente y exigente, muy bien informado y cada vez más infiel a las marcas. La calidad ya no es un valor añadido, se presupone. Somos más fieles a las experiencias, al buen servicio… nos focalizamos en la elección, podemos elegir entre marcas, y todavía en un 70% la decisión la tomamos en el punto de venta.

 

Algo más que un equipo…

Uno de los comentarios más recurrentes, que se oyen en eventos de inversión es el que dice que “Se invierte en el equipo”.

Me temo se ha convertido en una frase muy manida que si bien es usada con inversores con criterio (como trataré de explicar a continuación), demasiadas veces es utilizada como “muletilla” por gente que no tiene ni idea de por qué invertir y no (este un tema a tratar en otro artículo), es como pedir “la paz mundial”, queda bien sin tener que mojarte.

Y considero una falta de respeto para con quién has aceptado que te presente su propuesta de inversión, no concretar ningún aspecto adicional (aportarle algún input), ocultando muchas veces la falta de capacidad para discernir qué aspectos condicionan la viabilidad del proyecto.

En mi opinión, el equipo, es una condición necesaria, pero no suficiente para invertir en un proyecto.

El promotor puede llamar la atención de un potencial inversor por su capacidad de llevar adelante un proyecto, su experiencia o incluso por su carisma.

Pero no olvidemos que lo que analizará el inversor será el modelo de negocio (El producto o servicio ofertado, quién va a pagar por este y que rentabilidad espera obtener) y las expectativas de crecimiento. Preguntadle a ese “potencial” inversor como calcula la rentabilidad del proyecto y ya que estamos cómo valora la aportación de los integrantes del equipo; por aspectos cualitativos (más enfocado a desarrollo de una tecnología) o por datos cuantitativos vinculados generalmente a “performance” o desarrollo de negocio.

Salvo que tengas un modelo de negocio que busque un partner industrial, dónde en buena medida tus funciones se circunscriben al área técnica y de desarrollo de tecnología, es importante reseñar que cada día los negocios son más trasversales. El mundo online & offline se entrecruzan, puedes basar tú propuesta de valor en una tecnología on line, pero la interlocución con clientes o comercializadores es offline así como la gestión del propio equipo en la medida que este crece y en último término la interlocución con los inversores.

La empresa es un ente dínamico y en la medida que evoluciona se requieren perfiles diferentes. Así que la próxima vez que os instruyan diciendo que lo importante en un proyecto es el equipo, acotarlo a vuestro propio proyecto y preguntad a vuestro interlocutor por qué, exactamente

 

Imagen: freedigitalphotos.net  Diverse Team by Ambro