La nutrición deportiva… ¡algo tengo que hacer!

El pasado 21 de noviembre, estuve moderando una mesa/taller que organizábamos con Patrocina un Deportista y que estaba dedicado a la Nutrición Deportiva. Compartí mesa con el taekwondista olímpico Jesús Tortosa y el nutricionista Carlos Aznar.

(Por cierto, el evento fue posible gracias al patrocinio de Organics Extremadura, el sello de identidad creado por la Junta de Extremadura para los productos agroalimentarios ecológicos de las empresas extremeñas y tengo que destacarlo y agradecerlo).

No fue fácil, y no porque la moderación de una mesa redonda me preocupe (los que me conocéis, sabéis que no tengo un problema de comunicación precisamente), sino porque pesar más de 100 kilos y hablar de nutrición (deportiva)… pues como que se hacía duro…

Sin embargo, tras escuchar a Carlos como experto en nutrición y a Jesús como deportista de élite dar su punto de vista sobre la nutrición… me di cuenta de que era todo lo contrario. Estar allí, escuchar lo que debería hacer y ver cómo el público contaba sus experiencias y todo en un tono animado, de humor, de “endorfinas” deportivas me hicieron pensar que algo tendré que hacer. Que es posible comer sano, hacer deporte y ser feliz (de hecho, creo que es más fácil conseguirlo así).

No es esto un compromiso (que por la boca muere el pez), pero sí un primer punto para que cada vez que vea una noticia de El Economista, de Organics Extremadura, de productos ecológicos o, simplemente, vea un spot de televisión de comida o bebida, recordar que algo tengo que hacer para mantenerme mejor y, sobre todo, más sano.

Y si esto pienso yo, os aseguro que hablando con el resto de asistentes en el “cóctel” ecológico que tomamos (celebramos la jornada en Mama Campo, restaurante ecológico), me di cuenta de que por mucho deporte que se haga, sino se cuida la alimentación, los resultados no son los idóneos (ya hagas deporte por salud, por perder peso, por ocio, por lograr marcas o por el motivo que sea).

Por eso, creo que repetiremos la experiencia. Escuchar a Jesús Tortosa (un chico de 19 años con una estatura de 1,87), cómo lograr dar su peso en las competiciones muestra una vez la capacidad de nuestros deportistas de sacrificio y dedicación. Su testimonio buscando un objetivo me animó una vez más a intentar yo ponerme una meta… a ver si en el próximo evento desentono menos.

Si te ha gustado esta entrada considera dejar un comentario o suscríbete al RSS feed para recibir futuros artículos.
Esta entrada fue publicada en Deporte, Eventos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *