El merecido descanso del guerrero

Hay cierta polémica sobre si el descansar un mes entero al año (vacaciones, vaya) es compatible con el ser empresario o autónomo.

No voy a entrar en la polémica de si es necesario, ni siquiera conveniente. Solo voy a constatar un hecho. No conozco a ningún pequeño empresario de mi entorno que cierre un mes su “negocio” y se vaya de vacaciones el mes entero.

Seguro que los hay, no digo que no, pero no son mayoría… ni de lejos.

Sin embargo, creo que es necesario desconectar, romper el “curso” y volver con otra energía… e ideas. El discurso de “yo no descanso ni un día al año” no solo no me lo creo, sino que creo que muestra una falta de criterio en la vida y en los propios negocios, ya que lleva al agotamiento.

En mi caso, normalmente intento enlazar dos fines de semana mínimo, con el fin de que dé tiempo a que la cabeza rompa, deje de pensar (al menos, las 24 horas) y el cuerpo se acostumbre a no hacer nada.

Además, pasados unos días, la mente limpia de preocupaciones de las que llamamos del día a día, suelen surgir algunas ideas de esas que marcan un proyecto o que permiten mejorar lo que estamos haciendo. Por eso, siempre llevo un bolígrafo encima, para apuntarlas y volver a quitarlas de la mente.

Desconectar no significa que no pensemos en nuestro negocio. Es imposible. Al menos, yo no lo consigo 100%. Vas por la calle, ves algo que te gusta, lo extrapolas a lo que estás haciendo y ¡¡toma ya!! Surge la idea.

Pero sí hay “trucos” para facilitar la desconexión. Yo evito el correo electrónico, el móvil en la medida de lo posible y, sobre todo, el portátil. Porque es encender el portátil… y ponerse en modo trabajo.

Dicho lo anterior, este año, con los Juegos Olímpicos, creo que mi desconexión va a ser parcial… pero aunque sea parcialmente, se hace necesario un descanso del guerrero. Que luchar, luchar, no hemos dejado de luchar en los 24 años que llevo de autónomo… y hablo en plural, porque sin el apoyo familiar (especialmente de la “guapa”) hubiera sido imposible sobrevivir a estos intensos años de trabajo y… sobre todo a los últimos, que han sido todo menos fáciles.

Descansad, malditos, descansad… que el fin de año promete ser entretenido y va a requerir de todas nuestras fuerzas.

Si te ha gustado esta entrada considera dejar un comentario o suscríbete al RSS feed para recibir futuros artículos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El merecido descanso del guerrero

  1. Irene dijo:

    Los empresarios nunca descansamos, somos así, no hay veranos ni agosto y si lo hacemos unos días creemos que es para después rendir más.

  2. En mi opinión es mucho más saludable descansar varias veces al año, además de más eficiente en el caso de autónomos. Como dices, nunca se deja de desconectar y un mes entero es demasiado tiempo para estar alejado del trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *