Contento de tener donde volver… y haberlo hecho

Esta entrada de blog se me ocurrió tras una charla con un amigo periodista y, además, funcionario (no solo tengo amigos empresarios, ¡qué te creías!).

En esa charla, me transmitía cierto enfado porque, con la que está cayendo, una periodista con empleo más o menos estable, en un medio de comunicación que no ha hecho reducción de plantilla ni de sueldo (debe ser el único) le decía “Ya ha terminado lo bueno, mañana vuelvo al trabajo”.

Su “enfado” se debía a que en el mundo del periodismo, uno de los que más está sufriendo en los últimos años, no hay derecho a que alguien se queje por tener que volver a un trabajo cuyas condiciones, encima, son más que aceptables.

Estoy convencido de que el comentario de esta persona venía a decir que se está mejor de vacaciones que trabajando (coincido con ella ;)), pero me hizo pensar en que, efectivamente, es una suerte tener donde volver a trabajar este septiembre.

Y, por eso, estoy contento de tener una empresa a la que volver (aunque ahora sea más pequeña que hace cinco años), de tener un lugar como El Economista en el que escribir, de tener un proyecto empresarial con su plan que quiero llevar a cabo y, en definitiva, de tener trabajo y poder también desarrollar esa faceta de mi vida.

El título original de esta entrada era, simplemente, “Contento de tener donde volver”… pero este fin de semana, el fallecimiento de un gran amigo (al que ya cité también en este blog en su día) me ha “obligado” a incluir la coletilla… y haberlo hecho. Sirva de recordatorio a los que no han podido volver, bien porque no tienen trabajo o negocio al que hacerlo, bien porque han tenido el mal gusto de dejarnos (a estos últimos, les echaremos de menos, sin duda).

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.
Esta entrada fue publicada en PYME. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Contento de tener donde volver… y haberlo hecho

  1. Querido Julián, como “casi” siempre coincido contigo, la esencia de las personas, tener ilusión por lo que hacemos, creer que a lo que nos dedicamos vale la pena, y sentir que algo estamos aportando, quizás a nosotros en primer lugar, para luego hacerlo a los demás… y quizás el trabajo sea uno de los ámbitos que más nos exige cumplir con esa “esencia”.

    Ahora mismo veo salir el sol, vuelve a hacerlo un día más gracias a Dios, y nos puedo olvidar acordarme de esos amigos que no están con nosotros.

  2. José Ramón dijo:

    La vuelta al cole siempre es un placer para los buenos estudiantes…

  3. FRANCISCO JAVIER MELÉNDEZ TEODORO dijo:

    Hola, amigo Julián:
    Yo aún no he vuelto al trabajo, pero en este caso coincido de pe a pa contigo. El trabajo es un derecho, pero es uno más de los que no se cumple para todos, por desgracia. Así es que, efectivamente, y por muchos motivos, volver a trabajar es una suerte. Ojalá todos pudiéramos decir lo mismo.
    Un abrazo, amigo.

  4. Willy López dijo:

    Es duro teclear el ordenador y ver la pantalla en blanco, es duro realizar proyectos con ilusión en época de veraneo sabiendo que el resultado va a ser el tanteo de un partido de la liga italiana, un 0-0 pelao repleto de defensas con aspecto de domadores de elefantes esperando, mientras se muerden las uñas, un Ánibal con diferentes ideas, con innovadoras y “obligadas” formas de ver el panorama empresarial. Es duro sentir que no hay curro, que no hay dinámica laboral, que no hay salida, y todo ello sin tener en casita, un paragüas que repela lluvia en forma de ladrillos. Es duro sentir que un día, un tipo, un señor al que le pusiste el micro, al que le vistes sonreir en parajes norteños extremeños y al que desde la barrera del entrevistado/entrevistador, ya no habrá ninguna concesión para, off de record, vivir momentos de mundana realidad. Pero a cada golpe, y en esto se basa la táctica del fútbol italiano, siempre encontraremos un pequeño hueco, ya en el minuto 89, para volver a sentir una pantalla de ordenador hasta los topes de palabras, proyectos y goles a favor para seguir luchando

  5. igal.kariv@gmail.com dijo:

    No se si seré alienígena, pero nunca he entendido la necesidad de desconectar, como si el trabajo fuera realmente una condena, a lo Raphael. Para mí, el trabajo no es un castigo, no lo era cuando era empleado, y mucho menos hoy día cuando trabajo por cuenta propia. Se que la gran mayoría de las personas del mundo no lo puedendeben de ver así, no los explotados del mundo, ni lo esclavos que tantos hay. Pero para quienes vivimos en el mundo occidental pseudo libre, los privilegiados de este planeta, trabajar debe ser una alegría, igual que salir de vacaciones. Y si no, preguntarle a alguno de los más de 4 y medio millones que no disfrutan de este privilegio básico

  6. Roberto Pavón dijo:

    Coincido contigo aunque debo convencerme a mi mismo de ello cada día. Cuesta vencer el desánimo pero bueno aqui estoy con un nuevo proyecto en marcha y a ver que pasa.
    “contento de volver”

  7. que alegria saber de gente que ha podido disfrutar de vacaciones, enhorabuena. Otros cumplimos segundo año sin poder disfrutarlas, pero como se suele decir ” bienvenido sea “, todo sea por la causa de poder seguir disfrutando del trabajo y sobre todo de tu propia empresa. SALUDOS

  8. Antonio Gahete Díaz dijo:

    Querido amigo y colega Julián, siempre que leo tus mensajes me contento debido a ese rayo de esperanza que vislumbra cualquier comentario tuyo.
    La verdad sea dicha, siempre te expresas dentro del paraguas de la superación, el sacrifico, el desafio a los retos y el éxito.
    Un fuerte abrazo

  9. JAP dijo:

    Algunos no podrán tener ni siquiera el síndrome “post vacacional” puesto que ni tan siquiera han ido a la vuelta de la esquina.
    “Abierto o cerrado por vacaciones”, da igual!
    En cuanto a las bajas humanas entiendo que la ilusión lo es todo y si se pierde… (pero esto no lo contemplan las Administraciones, es más, lo alientan ya que si te llega un mero recibo del INSS por 27,27 € y te has retrasado en el pago prorrateado te están deshauciando o te están embargando las cuentas “empresariales” como autónomo. Lástima que las Instituciones no sean personas físicas para que prueben un poco el lado de las emociones. Aunque puestos a pensar éstas las rigen funcionarios. Funcionarios que jamás se ponen en el lado humano o lo que es lo mismo, de tu lado.
    No sólo son los recibos devueltos, estos sí que están de vuelta siempre 🙂 sino que también hay un efecto emocional que se pierde y que sin él, NADA IMPORTA; de ahí que la crisis también produzca bajas por estas “emociones”.
    Cuidémoslas puesto que son las “puertas” a lo personal y sin ellas no hay nada profeisonal.
    Díselo ésto, a un funcionario y haber qué te dice: -yo cumplo mi cometido-, -soy un mandao-, etc. Y sobretodo no estoy de vuelta porque ni he salido y menos aún tengo el síndrome post-vacacional.
    Saludos a Julián, que me ha encantado la columna tan jovial. 🙂

  10. Buenas tardes Julián
    Escribo en vacaciones, y las disfruto como una toma de aire fresco para seguir con mis proyectos, para coger fuerza para seguir peleando, pero no para maldecir el día anterior a mi vuelta al trabajo.
    En el trabajo hay que disfrutar y cuando no se disfruta,(a parte de buscar alternativas para disfrutar) no se puede volver contento
    Mi padre me enseño una cosa, que para mi aunque en su día no lo entendí, ahora lo considero un auténtico tesoro. Me enseño a trabajar y a amar el trabajo bien hecho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *