¿Emprenderán mis hijos?

He leído y escuchado hasta la saciedad eso de que los hijos hacen lo que ven hacer a los padres. Que no podemos pretender que lean si nosotros no leemos. Que si fumamos, hay muchas más posibilidades de que ellos fumen… y así sucesivamente.

Y, me pregunto yo hoy, ¿pasará lo mismo con el emprendimiento?, ¿tienen mis hijos más posibilidades de emprender con un padre y una madre empresarios?

Bote pronto, dejándome llevar por la situación de los últimos años, podría pensar que no, que con lo mal que lo están pasando los empresarios (bueno, y los no empresarios), bastantes hijos de pequeños empresarios se estarán “vacunando” contra esto de crear empresas y arriesgar todo lo que uno tiene.

Sin embargo, como, a pesar de todo, ven a sus padres felices, me inclino por pensar que sí. Que es más fácil que un hijo de empresarios emprenda que uno que no lo es. Aunque solo sea porque, al menos, si les da por montar su negocio, no encontrarán esa frase tan española de “tú hijo lo que tienes que hacer es aprobar una oposición”.

Al final, mis hijos montarán negocios o no según su vocación, su deseo, las circunstancias… Lo que sí sospecho es que serán emprendedores en la organización en la que estén… sea suya o de otro.

Ojalá se encuentren un entorno más “amigable” que el que nos encontramos su madre y yo hace 20 años… y hoy mismo.

Te invito a que hagas algún comentario a la entrada. Tu experiencia ayudará, sin duda, a otros empresarios y directivos.
Esta entrada fue publicada en Emprendimiento, PYME y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¿Emprenderán mis hijos?

  1. Antonio Toscano Márquez dijo:

    Emprendedores no se si serán, pero buena gente como su padre y su madre estoy seguro que sí lo serán, ya lo son.
    ¡Adelante con empresarios como tú se levanta este país y el que haga falta!.
    A.Toscano

  2. “La educación se mama” es un dicho popular y como todo dicho popular esta basado en la experiencia de muchas generaciones.
    Dicho esto, por su puesto que el ejemplo de unos padres emprendedores y felices con lo que hacen es el mejor ejemplo para que nuestros hijos tengan entre sus alternativas, una más marcada.
    El espíritu emprendedor además no se encuentra sólo en el empresario, como
    bien dices, si no en todos aquellos que día a día queremos seguir avanzando en crear nuevos conceptos, productos o servicios que además de hacernos disfrutar con lo que hacemos aportamos valor a la sociedad en la que vivimos.

  3. Estimado Julián:
    Excelente reflexión. Yo también soy hijo de empresario y creo que como varios de mis hermanos, no sé si lo llevamos en la sangre, en el DNI o en el ADN, hemos “heredado” o “aprendido” eso de amar el riesgo y jugártela todos los días. Imagino que la frase de San Anselmo tiene más pertinencia que nunca “Si el consejo anima, el ejemplo arrastra” pues imagino que el que de verdad es emprendedor no le diría a sus vástagos eso de “aprueba una oposición”.
    Por otra parte, hay muchas formas de ser emprendedor, no solo tiene que ser en el sentido de creador de negocios u organizaciones empresariales. Muchas de esas inspiraciones se aprenden en casa y muchas otras también. Al final lo que cuenta es que te vean feliz y que tengan un buen ejemplo que les inspire.

  4. Querido amigo Julian, como empresario que soy, ( no se si emprendedor, hoy una palabra puesta de moda) solo puedo decirte que hay algo de razón, en los genes se lleva, creo que aquel que vivie en un entorno familiar en el que los padres son Empresarios, tienen mas probabilidades de que ellos tambien sean empresarios.
    Mi padre fué Empresario, mi mujer y yo somos Empresarios, y mis dos hijos son Empresarios. Hoy en dia, la generación actual a parte de ser Empresarios si son Emprendedores, y lo son no por la felicidad que pudieran encontrar en casa por el mero hecho de ser Empresario, sino por la inquietud, por el emprendimiento, por el aprendizaje y el enriquecimiento profesional y cultural de las personas. Hoy en dia no es facil ser Empresario y emprendedor a la vez, pero si bien es cierto que estamos escaso de este colectivo que da vida a una sociedad dinamica, constructiva y productiva llena de ilusión, ilusión renovada dia a dia, porque en el mundo de la empresa, ningun dia es igual a otro.

  5. Hola, es cierto que los hijos suelen hacer lo que ven de sus padres, de todas formas todo esta difícil, porque es una pena, que el pais que mas universitarios tiene y mejor formados casi de Europa, se los trate tan mal, se hayan colocado durante mucho tiempo como becarios, sin pagarles seguridad social, y con unos sueldos penosos. Y ahora se vayan al extranjero aunque eso es una gran experiencia personal. El problema es que el conocimiento de idiomas en España es pésimo.

  6. JAP dijo:

    El ser autónomo en EEUU es un ejercicio autónomo, aislado, en el sentido peiorativo del término. Emprendimiento no debería ser sinónimo de heroicidad, sino más bien de libertad.

  7. Ricardo Hernández Mogollón dijo:

    Coincido contigo, Julián, en tu reflexión, que es de mucho calado.
    A veces se nos olvida que Emprendedor es un adjetivo, no un sustantivo. Así, hay empresarios emprendedores, o no, políticos emprendedores, funcionarios emprendedores, profesores emprendedores, padres emprendedores, región emprendedora o país emprendedor.
    Lo que conviene tener claro es que el mundo está cambiando hacia una sociedad más emprendedora, y que Extremadura tiene mucho que ganar en este nuevo escenario.

  8. Pedro Habela Martinez-Estellez dijo:

    Estimado Julian:
    no me cabe duda que la educación que reciben nuestros hijos,a nuestro lado, sirve para crear ilusiones empresariales de diversas indoles, pero hay que cultivarlas y prepararlos
    no solo para el empredimiento sino también para dar continuidad al esfuerzo iniciado por sus padres, abuelos, etc. Es posible que su primer misión de trabajo, no sea el crear ó emprender, no olvidemos que lo más atractivo para estos puede ser tener más libertad, pero solo cuando se ven bajo la responsabilidad organizativa y creativa se sabe la verdad de sus intenciones. Estos momentos son determinantes para conocer el comportamiento de la juventud en esta fase de la historia, veremos si perduran a futuro nuestros perfiles como empresarios, vamos a pensar que puede que exista un cambio.

  9. Joaquin dijo:

    Querido Julian, pues yo a fecha de hoy no se que harán en el futuro mis hijas, yo trato de aconsejarlas bien, y en el día a día van viéndome que es ser empresario, tomen la decisión que tomen en el futuro, las apoyaré incondicionalmente.
    También cambian los momentos, situaciones, etc., no es lo mismo que saquen una conclusión de hace 7 u 8 años, a que la saquen ahora. Creo que dependerá de la situación del mercado cuando vayan a dar el salto profesional o laboral.
    Un abrazo
    “Reflexión”: “Realmente somos empresarios?”

  10. Juan Ruiz dijo:

    Buenos días Julián, sin lugar a dudas, a los que somos padres y empresarios no nos gustaría que nuestros hijos tuviesen que pasar por algunas de las experiencias que nos ha tocado vivir.

    Mis padres, ambos empresarios, me recomendaron no emprender. Mi madre me aconsejó que no dejase mi trabajo bien remunerado por una idea peregrina que me traería muchos problemas ( y acertó de pleno, supongo que es lo que suele pasar cuando emprendes) y mi padre aceptó mi decisión con resignación y creo que cierto orgullo, no sin antes advertirme de los sinsabores de la empresa y el riesgo al que me exponía.
    Yo no puedo asegurar que recomiende emprender a mis hijos, pero si que creeré que son unos valientes si deciden hacerlo. En cierto sentido creo que los estoy preparando para ello tratando de maximizar sus posibilidades de éxito a través de la educación.

    Lo que si me gustaría saber es si todos estos políticos, funcionarios, técnicos… que recomiendan emprender a todo el que se le pone por delante recomendarían emprender a sus hijos con el mismo entusiasmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *