HYPERLOOP: EL TRANSPORTE PARA DOMINAR EL MUNDO

313981428b997676940ojpg

El proyecto del Hyperloop es una divagación futurista del físico sudafricano Elon Musk, cofundador de Tesla y de PayPal, que está cada vez más cerca de convertirse en realidad. Este proyecto pretende relegar al tren y al avión a un segundo plano para convertirse en el medio de transporte del futuro.

Físicamente es una especie de cápsula de aluminio que utiliza el vacío para propulsarse y nos permitirá viajar a más de 1.300 km/hora mediante un sistema de electroimanes. El concepto de propulsión se basa en los clásicos tubos de aire comprimido que transportan documentos entre diferentes plantas de oficinas. Según las primeras informaciones tendrá una capacidad para 30 viajeros e incorporará, para los más claustrofóbicos, soluciones de realidad virtual. Estas novedosas tecnologías inmersivas permitirán engañar a nuestro cerebro proyectando diferentes imágenes en “ventanas virtuales” para que el viaje sea más placentero y tengamos la sensación de un viaje tradicional.

No existirá rozamiento ya que literalmente la cápsula Hyperloop irá flotando en el interior de un conducto. Estos tubos o conductos serán como una cañería de conexiones y podrían incorporarse a gran parte de la infraestructura ferroviaria o de carreteras actual, lo cual abarataría notablemente el proyecto. Así lo asegura Bibop Gresta, codirector ejecutivo de Hyperloop Transportation Technologies (HTT). “El Hyperloop está más cerca de lo que muchos piensan: es una idea demasiado buena para no ser real”, afirma asimismo Gresta.

hyperloop-htt

Uno de los objetivos que se ha marcado en este año 2017 la empresa encargada de la construcción del Hyperloop es poder desarrollar una red que conecte varias ciudades en el mundo bajo el concepto de conectividad mundial. El Hyperloop One, que es como se llama realmente este proyecto, quiere conectar varias ciudades para luego extrapolar esa experiencia a nivel global. Las aplicaciones de este innovador transporte podrían reformular las leyes de la economía mundial actual, ya que rompe con el paradigma de transporte tanto de personas como de mercancías.

A pesar de que nos fascinen estas historias futuristas es cierto que existen muchos inconvenientes para su puesta en práctica. Por ejemplo, se antoja complicado pensar que el Hyperloop pueda sobrepasar la geografía oceánica debido a la gran cantidad de abismos que están ocultos en las inmensidades de nuestros mares. El reto de Elon Musk está lanzando a la sociedad, pero… ¿podremos llegar a desplazarnos por todas las capitales del mundo como si viajásemos en metro?. Lo más complicado ya se ha hecho, imaginarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>