¡Ya tenemos lema!

“El Economista
Es diferente
Investiga
Analiza
Tiene humor
Cuenta historias
Es independiente
Va al grano
Va contigo”.

Esta mañana me he encontrado la redacción empapelada con estos curiosos carteles, con el que parece que va a ser nuestro lema. ¿Nos querrán decir algo los jefes? Pues más o menos lo que todos los días: que en el mercado hay hueco para El Economista SÓLO si hacemos las cosas de un modo distinto a los demás. Y creo que todos tenemos grabado a fuego a estas alturas que no podemos ser un periódico económico más.

Carlos Salas parece contento con cómo va cambiando el estilo de los redactores. Pero su esfuerzo le está costando. Para muestra un botón: no hay más que mirar las mil y una correcciones que pacientemente deja en rojo en los temas que le entregamos.
-“Esto se llama párrafo de San Pedro. Dices tres veces lo mismo”.
-“Palabra prohibida”.
-“Siete sílabas… Huye de las palabras que tienen más de cinco”.
-“Esto suena a un pase de toro por naturales. Olé”.

Y, ¡qué remedio! Poco a poco nos vamos resignando y acoplando. A todos nos gusta el resultado, aunque más de uno haya tenido que quedarse ya a meter sus correcciones bien pasadas las doce de la noche…

1 comentario en “¡Ya tenemos lema!”

  1. Anonymous dice:

    Pues menudo lema…

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.