Se buscan historias

La sección de pymes va viento en popa. Siguiendo los consejos de Amador, María Claver y Juan Cardona han dejado de pensar en su nueva sección y están escribiendo a destajo.

“Hay que escribir y así salen las historias”, dice Amador. “No puedo más”, dice María. Con todo, lo cierto es que pymes ya está haciendo dos páginas diarias de la serie de números cero de El Economista, toda una prueba de laboratorio que ya da muestras de que este periódico será algo distinto. Mientras María y Juan suspiran por la llegada de Ángeles Caballero, una extraordinaria profesional que viene del gratuito Qué!, han decidido buscar la complicidad de nuestros lectores -de momento, sólo internautas- y quieren sondear a los jóvenes emprendedores en busca de su -mejor, vuestra- historia.

No sólo eso. En la sección de pymes han tenido la “maravillosa” idea de que la persona que lea, clasifique y decida qué relatos verán la luz en su futura sección de ‘El Economista’ sea… ¡YO! -como si no tuviera ya poco trabajo-. En fin, que me ha tocado: Si queréis contarnos la historia de cómo montásteis vuestro propio negocio, nosotros estamos encantados de poder leerla.

Eso sí, que no os importe el éxito… o el fracaso del mismo; a fin de cuentas, de los errores también se aprende. ¿O no?.

1 comentario en “Se buscan historias”

  1. fifa 14 coins 24 7 dice:

    Whether this is via legal implies that (with regard to logical community) and / or maybe legal mean (corresponding to counterfeiting the profits itself) is perfectly up to the someone on their own.

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.