Hay que inhabilitar a Puigdemont

Puigdemont debe de andar desesperado. Sus opciones vitales en estos momentos son quedarse en Bruselas de por vida, huido de la Justicia, ó regresar a España e ir a la cárcel. Ante esta tesitura, es normal que su propósito sea incordiar a los jueces y al Parlament todo lo que pueda. Su plan más probable es forzar la convocatoria de unas nuevas elecciones. En estos momentos, todo depende de él. Quizá por ello, el presidente del Parlament parece dispuesto a no convocar el pleno hasta que Puigdemont tenga garantías. Hay 16 diputados fieles a Puigdemont, que cobran un sueldo de diputado que les permite vivir dignamente gracias a él, y que están dispuestos a votar contra todo, con tal de proteger a su amo. ¿Cómo se sale de este embrollo? La única manera es inhabilitar a Puigdemont. Algo que permite la legislación ya que está acusado de rebelíon, en cuanto sea procesado por el juez LLarena. No sé a qué espera el magistrado. Hay que quitarse a Puigdemont de encima y a partir de ese momento poner un presidente que respete la Ley y con el que se pueda abrir un diálogo.

Los comentarios están cerrados.