Puigdemonto pierde una batalla, pero no la guerra

Al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, le ha debido de sentar muy mal la detención de 14 personas y el registro de varias dependencias del Gobierno, cuando lo califica como un “Estado de sitio”. Todo apunta a que la actuación del juzgado número 13 de Barcelona ha logrado desmontar buena parte de la infraestructura montada para la celebración del referéndum ilegal. No sólo se han incutado de 9 millones de papeletas, casi 5 veces la población que estaba previsto votar, sino que desmonta todo el sistema informático para el recuento de votos. Los independentistas puede que hayan perdido una batalla, pero aún esperan ganar la guerra. Han logrado el apoyo tanto de Pablo Iglesias como de Ada Colau para movilizar a la población en favor del derecho a decidir. Una gran mayoría del pueblo catalán está de acuerdo con esta opción, aunque no vote independencia. Ahora la estrategia se centrará en acusar al Gobierno de Rajoy de que no sólo quiere impedir el referéndum sino el derecho a decidir para ganarse la calle y luego después  del 2-0 convocar unas elecciones autonómicas constituyentes, en las que revaliden el Gobierno de la Generalitat por amplia mayoría.

Los comentarios están cerrados.