Archivo de noviembre, 2013

¿Por qué Brufau no viajó a Argentina?

28 de noviembre de 2013

La resolución del conflicto en Repsol e YPF durante una reunión que contó con la presencia de altos directivos de Repsol, pero no de Brufau, está desatando todo tipo de especulaciones sobre el futuro del presidente de la petrolera. Hay quien atribuye su ausencia a que estaba en desacuerdo con el texto del acuerdo o a que fue ninguneado por el resto de los socios. Nada más lejos de la realidad. El pacto se forjó sobre un documento elaborado de puño y letra por el presdente de la petrolera, al que tuvo acceso elEconomista. Además, Isidro Fainé, presidente de La Caixa, estaba en total sintonía con Brufau, al igual que el ministro de Industria, José Manuel Soria. Pero lo más importante. Si Brufau no viajó a Argentina a negociar es porque fue vetado por la presidenta Kirchner, como cuenta hoy elEconomista. Los medios de comunicación argentinos han abundado estos días en que es considerado una presona ‘non grata’ desde la expropiación -¡paradojas de la vida, encima que le robaron la empresa!- y no podía viajar al país. Estos son los hechos, las especulaciones sobre si no fue porque está débil en la empresa son legítimas, pero están demás mientras no se aporten pruebas. La única incertidumbre, que puso de ayer de manifiesto el consejo de la petrolera, es asegurarse el cobro de los bonos, que ya conocemos la seriedad de los argentinos para estos temas.

Váyase, señor Méndez

27 de noviembre de 2013

Zapatero revela en su libro que la UE le ofreció en tres ocasiones un rescate de España. Ahora presume de resistirse y achaca su desastrosa gestión a la conjunción de tres factores “no previsibles”: la crisis financiera mundial, la de la deuda y la recaída en doble W de la economía española en 2011. También en otras épocas se atribuían los problemas a las confabulaciones internacionales. En elEconomista publicamos cientos de portadas advirtiendo de la evolución de esos tres factores “imprevistos”, según Zapatero. También dimos un par de portadas, en mayo de 2010 y en vísperas del verano de 2011, en las que revelamos las presiones para el rescate. Em ambas ocasiones recibimos un desmentido rotundo del Gobierno, el Banco de España y la UE. Lo cierto es que no olió ni una. El síndorme de Moncloa o de la poltrona no le dejaba ver la realidad. Aún hoy sigue sin considerarse responsable de la debacle. Un caso similar es el de Cándido Méndez, que culpa de los escándalos de UGT en Andalucía a la estructura federal. ¿Por qué no la cambió si lleva 20 años en el cargo? Como a Zapatero, negar lo evidente conducirá al abismo a UGT. Es bochornoso que en lugar de marcharse convoque un comité para analizar el problema.

Los bonos argentinos de Repsol

26 de noviembre de 2013

Un refrán castellano dice que bien está lo que bien termina. El acuerdo alcanzado ayer en Argentina entre el presidente de la Caixa, Isidro Fainé; el de Pemex, Emilio Lozoya; varios directivos de Repsol; el ministro de Industria español, José Manuel Soria y los representantes de YPF debería servir para poner fin a la pesadilla de la expropiación de la petrolera y abrir una nueva etapa de relaciones entre los dos países. El problema está en asegurar el cobro de los 5.000 millones en bonos argentinos, que tienen la categoría de basura y que cotizan con enormes descuentos en los mercados secundarios. El consejo de la petrolera tendrá que exigir garantías o algún tipo de aval adicional para asegurarse de que los accionistas de Repsol  obtienenlo prometido. Cabe recordar que su presidente, Antonio Brufau, prometió retornar este dinero a los accionistas en forma de dividendos. Por lo demás, el pacto debería servir para dar estabilidad al accionariado de la compañía.

Es la hora de privatizar

21 de noviembre de 2013

El Gobierno italiano de Enrico Letta aprobó ayer, por fin, un plan de privatizaciones por 12.000 millones de euros, que afectará sobre todo a Eni, el conglomerado energético. La posibilidad de privatizar Enel, propietaria de la eléctrica española Endesa quedó para más tarde. Con independencia de qué compañía se privatice, Italia hace bien en dejar sus empresas públicas en manos privadas. Es la única manera de que puedan competir abiertamente en los mercados y crecer. En España tenemos ejemplos como los gigantes Telefónica o Repsol, que hoy son grandes empresas gracias a que pasaron a la esfera privada durante la primera legislatura del PP. El Gobierno de Rajoy duda sobre la venta del 60 por ciento de Aeropuertos Españoles (Aena). Una decisión que debería tomar antes de que acabe el año para que pueda ejecutarse en esta legislatura. Aplazar la privatización sería un error. Ana Pastor heredó una Aena sobreendeudada (alrededor de 12.000 millones) y con una rígida estructura de costes. Su venta al sector privado le permitirá crecer en los próximos años y convertirse en el líder del sector. Ojalá que en el futuro pueda sumarse a la lista de grandes empresas españolas.

La batalla mexicana por Repsol

19 de noviembre de 2013

Los mexicanos de Pemex velan armas para intentar tomar el control de la petrolera española Repsol. Pero tienen varios problemas. Primero, que deben contar con el visto bueno del Gobierno, que hasta ahora no se lo ha dado. Entonces, ensayan una fórmula al estilo Florentino Pérez en Unión Fenosa. Formalmente, jamás tuvo el control de la eléctrica, pero en la práctica era el Rey del mambo y la vendió -a muy bien precio, por ciento- cuando quiso a Gas Natural. Ahora se trataría de buscar como aliado al mexicano Slim y a alguno de los socios actuales para llegar al 29 por ciento como máximo, a fin de evitar una opa. El segundo problema es que Pemex tiene una desastrosa gestión, es una empresa pública con cientos de miles de empleados públicos, y se ha quedado atrás en el mundo de petróleo. Por eso una joya como Repsol, con un potente negocio de exploración, le vendría de perlas. El objetivo sería trocearla, quedarse con lo que le interesa y revender el resto. Una carnicería, en fin. El Gobierno de Mariano Rajoy ha prometido en diversas ocasiones que no permitirá que se repita nuevamente el caso de Endesa. Ahora va a tener la oportunidad de demostralo. No podemos perder una gran empresa española para enmendar el entuerto de la petrolera mexicana.

Socialistas

11 de noviembre de 2013

Del Congreso socialista celebrado durante el fin de semana hay sorpresas gratas, como la celebración de primarias para elegir el candidato del partido, de manera que nos sea el dedo del líder quien designe su sucesor. Sin embargo, la ponencia económica, que era el tema estrella, es decepcionante. No se entiende muy bien que un partido o un gobierno ponga límite a los ingresos de las rentas más altas por decreto ley o que quiera crear un impuesto mixto entre Renta y patrimonio. Hoy no se puede poner puertas al campo a las remuneraciones de los directivos o a la fiscalidad de las empresas y los trabajadores porque con un click trasladan su sede a otra parte o su residencia, como les está pasando a los catalanes. Creo que en el párrafo que dice, o vienen a decir, subida de impuestos debería decir gobernar con eficiencia y austeridad y erradicar la corrupción. Con eso me daría por satisfecho. Un Gobierno así dejaría margen para un política social adecuada y la creación de empleos suficientemente remunerados. Lo que los socialistas no quieren reconocer es que la culpa del desempleo y de toda la precariedad laboral la tiene la desastrosa gestión de Zapatero y otros secuaces, como el ex presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. Si no hubiéramos tenido estos gobernantes, ahora estaríamos mucho mejor. Hay que mejorar la transparencia en la concesión de contratos públicos, ello limitará los márgenes escandalosos de las empresas adjudicatarias y, por ende, la remuneración de sus gestores. Y para colmo, se oponene a que Aena sea privatizada en más del 50 por ciento. Pero si es justo al revés, señor Rubalcaba, debe ser privada para acabar con el endeudamiento monstruoso y los gestores caprichosos e inexperimentados.

Iberia queda en manos de British

7 de noviembre de 2013

Antonio Vázquez deja la presidencia de Iberia y será sustituido por Luis Gallego, un hombre mucho más próximo al consejero delegado del grupo, Willie Walsh. Vázquez se va después de haber fracasado en la reestructuración de la aerolínea de bandera española y en la creación de una aerolínea de bajo coste, Iberia Express, capaz de competir cara a cara en los mercados con compañías como Vueling. Su política frente a los sindicatos de pilotos es mucho más conciliadora que la de Walsh y también más próxima a las peticiones del Gobierno. Su salida abre una nueva etapa, que debería hacer competitiva a Iberia. Se trata de un paso más hacia la integración total del grupo, dirigido desde Londres, y que aglutina cada vez más directivos afines a su consejero delegado. Walsh además ha colocado a su fiel amigo y ex presidente de British Airways, Martin Broughton, como vicepresidente del hólding, para aglutinar todo el poder. Los cambios cambios no tienen porqué ser malos para Iberia si logra doblegar a la vieja guardia de pilotos.

Bien por Fabra

5 de noviembre de 2013

El presidente de la Generalitat Valencia, Alberto Fabra, cerrará Canal Nou, la radiotelevisión de su comunidad autónoma, después de que un juzgado tumbara el ERE, lo que le obligaba a contratar a parte de la plantilla que había ya salido. No me cabe duda que el magistrado ha intentado tomar la decisión más justa y que hay problemas con los procedimientos, porque el nacimiento de estos entes está sustentado en leyes protectoras difíciles de cambiar de la noche a la mañana. A menudo ocurre, como en esta ocasión, que el tiempo se adelanta a los acontecimientos. El modelo de crear una televisión pública por autonomía es insostenible en estos momentos, sobre todo en la Comunidad Valencia, obligada a tomar medidas difíciles para cumplir con su objetivo de déficit. Fabra no puede incrementar la partida destinada a la televisión y la decisión más sensata y racional es la que ha tomado, cambiar la ley para acabar con la televisión pública. Es una medida impopular, pero correcta, que espero que los valenciones sepan entender. Una vez más, la presión sindical, como ha ocurrido en miles de empresas durante las crisis, en defensa de los derechos de los trabajadores, hoy caducos, ha acabado con sus empleos. Han logrado el fin contrario para el que su supone que fueron elegidos. Es necesario defender a los trabajadores, pero también hay que saber medir las fuerzas, para no acabar con éstos.

Guindos versus Rato, ¿otra vez?

3 de noviembre de 2013

Leo en El Pais que el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha trasladado a la Asociación Española de la Banca (AEB) su malestar por el nombramiento de José María Roldán como presidente. Roldán fue relevado de sus funciones en el Banco de España, por el actual gobernador, a la sazón designado por Guindos. El problema es que Roldán es uno de los hombres de confianza de Rodrigo Rato, ex Vicepresidente y ministro de Economía, cuando Guindos era su secretario de Estado. Las tiranteces entre Guindos y Rato ya surgieron en Bankia y ahora se reproducen en la AEB. Quiero cree que esta vez son casuales, es poco inteligente dejar que el la herencia del pasado condicione el futuro. Las tensiones entre Guindos y la banca en asuntos como la Ley de Cajas están a flor de piel, por lo que no me extraña que ni le hayan consultado. Eso sí, espero que Roldán no venga a levantar un juicio sumarísimo sobre la intervención de Banca. Es mejor no revolver en las charcas, por si uno sale salpicado. Promete mucho este nuevo capítulo de la AEB.