Archivo de agosto, 2013

El FMI lleva razón

7 de agosto de 2013

La propuesta del Fondo Montario Interancional (FMI), respaldada posteriormente por la Unión Europea, de reducir un diez por ciento adicional los sueldos en nuestros país ha logrado el rechazo unánime de patronal, sindicatos y Gobierno. No me sorprende. También se niegan, al menos oficialmente, a dar un nuevo giro de tuerca a la reforma laboral y, sin embargo, es totalmente necesario. En primer lugar, hay que aclarar que el FMI lo que dice es que si España quiere crear empleo de verdad, de manera rápida e importante, para rebajar su tasa de paro del 27 por ciento al en torno del diez, como cualquier otro país occidental y civilizado, debe depreciar más el salario de los españoles. Totalmente lógico. Si no podemos devaluar, la única manera de competir es abaratar nuestros productos o mejorar su calidad. Como lo segundo es muy difícil y no se logra de la noche a la mañana, la salida obvia es bajar los salarios. De lo contrario, probablemente se detenga la destrucción de empleo, como está ocurriendo, pero no se creará el suficiente y el crecimiento será raquítico durante el próximo lustro. El FMI lleva razón y lo saben patronal, sindicatos y Gobierno

Nacionalismo ‘made in’ Margallo

5 de agosto de 2013

Cuando los españoles nos disponemos a disfrutar de unas tranquilas vacaciones, una vez que parece que amaina el caso Bárcenas, la escalada de la prima de riesgo o las trepidantes cifras sobre desempleo sale a escena el ministro de Exteriores para reivindicar los sentimientos nacionalistas más cutres, que él mismo reprocha a otros, como los catalanes. La excusa son los bloques de hormigón lanzados al mar que impiden la pesca de arrastre en Gibraltar. Pero resulta que España hizo lo mismo hace unos años junto a La Línea. Margallo invoca criterios medioambientales, que no denuncia ni Green Peace. Bien está defender lo que es de cada uno, pero montar un numerito nacionalista para subir la moral a costa del Peñón es como apelar a los sentimientos más bajos. No estamos para bromas, ahora hay que concentrarse en salir de esta.

Rajoy pasa la reválida

1 de agosto de 2013

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cumplió las expectativas. Admitió que en el PP, como “en todas partes”, se cobraban sobresueldos. Pero a continuación puntualizó que él siempre declaró lo que cobraba. Es casi lo mismo que ya había manifestado hace unos meses. Pero su explicación era necesaria después de las acusaciones del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, aireadas por el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez. Rajoy ha hecho lo que es correcto en democracia, dar explicaciones en el Parlamento. Ahora si alguien tiene alguna prueba en contra es mejor que la presente cuanto antes, porque las acusaciones sin pruebas no llevan a ninguna parte, y hace mal quien les da credibilidad. Como hizo el Psoe o Izquierda Unida, al exigir la dimisión inmediata de Rajoy nada más conocer los sms entre Rajoy y Bárcenas.