Archivo de julio, 2012

Todo tiene un precio

31 de julio de 2012

Después de muchos dimes y diretes sobre el posible rescate español, ayer se conoció que Alemania está dispuesta a ayudar a España con la compra de bonos a cambio de más ajustes en sanidad y en educación. Justamente dos competencias de las autonomías, que para colmo de males ayer protagonizaron una pequeña rebelión por parte de Andalucía y Cataluña al plantar a Montoro. Cada es más evidente que las denominadas “regiones”, como se les conoce en el resto de Europa, son el problema. Los alemanes quieren garantizarse que España cumple con el déficit, por eso Montoro hace bien en no aflojar la presión sobre los gobiernos autonómicos para que cumplan con un objetivo de déficit más ambicios del exigido por Bruselas. Ya tenemos experiencia de lo que ocurrió el ejercicio pasado. Casi todos cumplían hasta el último trimestre, en el que se desmadró el gasto y acabaron incumpliendo las 17, hasta Madrid, que parecía la más seria. Es normal que Merkel quiera garantías antes de aflojar el monedero. Supongo que en la cabeza de un alemán no cabe que ellos tengan que pagar por cada día de hospitalización y aquí salga gratis. En fin, que si alguien pensaba que ya conocíamos todos los ajustes, ya puede comenzar a hacerse a la idea de que no es así. Todo tiene un precio.

Un rescate problemático

25 de julio de 2012

Alemania ha ofrecido a España la posibilidad de cogerse a un rescate por 300.000 millones, que le permitiría financiarse de manera barata durante año y medio, aproximadamente. La propuesta tiene algunos aspectos positivos, porque llega justo hasta finales de 2013, una vez que Merkel haya celebrado elecciones generales, con lo que, en caso de ser reelegida, tendría manos libres para tomar una decisión definitiva. Pero tiene algunos inconvenientes. El primero es que, probablemente, la cantidad se queda pequeña. Y lo que es peor, que si, entretanto, se reproducen los ataques a Italia, Europa se quedaría desasistida para defenderse. Por eso, la solución propuesta ayer por el consejero austriaco del BCE para que el fondo de rescate adopte una licencia bancaria, que le permita endeudarse e incrementar su capacidad de defensa de estos países, se presenta como ideal. Lo malo es que sólo es una propuesta que cualquier día veremos desmentida por algún miembro del Bundesbank, de manera que lo que hemos rebajado hoy la prima de riesgo lo recuperemos de golpe. Es necesario una solución definitiva, no un parche tras otro. Tengo la impresión de que nos van a dar otra oportunidad de año y medio, de manera que si no cumplimos, tengamos que salir definitivamente del euro.

¿Porque el BCE no compra deuda?

23 de julio de 2012

Digámoslo con claridad, el BCE no compra un titulo de deuda desde hace 19 semanas porque los europeos (sobre todo alemanes, finlandeses y holandeses) han perdido la confianza total en nuestro país y en el Gobierno de Rajoy. Después del juego de cambio de cifras que llevó a elevar el déficit de 2011 del 8 al 8,9 por ciento, y del escándalo de Bankia que tumbó el sector financiero, se han percatado de que las autonomías no están bajo control, pese a lo que había prometido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. La peticion de ayuda de Valencia, unas horas después de que se pusiera en marcha el mecanismo del rescate, así como las llamadas a la rebelión del presidente catalán o las largas de los dirigentes andaluces han colmado la paciencia teutona. No quieren emitir bonos para pagar la deuda de un país que consideran que está bajo control. ¿O usted compraría bonos para financiar la deuda andaluza o de otra autonomía superendeudada? Pues yo tampoco. Lo peor es que creo que llevan razón. El ajuste autonómico está por hacer, sobre todo en empleo público, mientras el Gobierno sigue retrasando una reordenación de las administraciones públicas, que había prometido presentar en el primer semestre.

Un círculo infernal

22 de julio de 2012

Murcia reconoce también que tendrá que solicitar liquidez del Estado, mientras que Cataluńa y Castilla-La Mancha aguardan en la lista de espera. Algún dirigente autonómico se ha adelantado a decir que no se trata de un rescate, sino de una línea de liquidez. Cosas de los políticos. La economía se derrumba y ellos siguen preocupados por denominarlo de la manera más suave posible. Las autonomías son rescatadas por el Estado y este tendrá que pedir ayuda a Europa. Aquí es donde comienza el problema. El nuevo mecanismo de rescate, Mede por sus siglas en inglés, aún no está disponible, mientras que el Banco Central Europeo se niega a reactivar las compras de deuda de los países periféricos. Entre otros motivos, porque si compra deuda, se empeoran las posibilidades de que el Mede sea aprobado por el parlamento alemán. Eso suponiendo que el Constitucional de su visto bueno. Estamos atrapados en un círculo infernal.

Camino del rescate

20 de julio de 2012

Mucha gente se pregunta porqué si estamos haciendo los deberes (recortes de gasto y subida de impuestos) la prima de riesgo no baja, sino todo lo contrario. Es necesario explicar que esto ocurre porque los mercados internacionales han perdido la confianza completamente en la economía española. En tiempos de bonanza, bastaba una declaración bientencionada de un gobernante, para que fuera saludada por los mercados. Pero ahora no es así. Nadie se fía de nadie y todos esperan a los resultados antes de tomar decisiones. El recorte de gastos acordado por el Gobierno en su último consejo de ministros, así como la subida de impuestos producirá efectos en unos meses. Eso quiere decir, que hasta que no se vea que el Estado es capaz de afrontar sus vencimientos de deuda seguirá la desconfianza. El problema es que esa desconfianza crece como una bola de nieve y encarece aún más la financiación de la deuda, lo que conduce a una espiral en la que cada día que pasa es mayor la desconfianza porque es más costoso sufragar las deudas. En estos momentos, estamos en esa espiral. Pese a todos los recortes habidos y por haber, nadie da un euro ya por España y sus gobernantes. El recate total de la economía española es el camino más probables en las próximas semanas o meses, ya que España no puede pagar su deuda con tipos por encima del 7 por ciento.

¿Para qué sirven los recortes?

19 de julio de 2012

La pregunta que ronda cada vez más entre analistas financieros, miembros del Gobierno y expertos económicos es la siguiente: ¿Para qué sirven los recortes si la prima de riesgo cerró de nuevo en máximos y el bono superó el 7 por ciento? Mejor no hacerlos, cabría pensar. Es evidente, que son necesarios, y que sin ellos, como explicó ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no podríamos sobrevivir porque no tenemos dinero ni para financiar algunos servicios básicos. Ahora bien, el problema está en que no tendrá efecto en el mercado hasta que se vea su resultado: la corrección del déficit presupuestario. Un hecho que tardará meses en ocurrir. La otra cuestión es si tenemos tanto tiempo y, entretanto, quién financia esto. Saque ustedes mismos sus conclusiones.

¿Guindos versus Linde?

17 de julio de 2012

Mientras el ministro de Economía, Luis de Guindos, asegura en una entrevista en La Vanguardia que no prepara el cierre de ninguna entidad financiera, el gobernador del Banco de España se despachó ayer durante su primera comparecencia en el Congreso con la aseveración de que habrá “entidades financieras que deberán ser liquidadas”. ¿En qué quedamos? La contradicción es sólo formal, los dos dicen la verdad. Ni el Gobierno español ni el Banco de España preparan en este momento la liquidación de entidades financieras, porque eso lo decidirá Europa, que exigirá el cierre de las entidades no viables como condición para desembolsar el dinero. La tesis del gobernador es, por tanto, mucho más cercana a la realidad que la de Luis de Guindos. Vale ya de juegos de palabras, es mejor comenzar a llamar a las cosas por su nombre.

Las autonomías son el problema

12 de julio de 2012

Después de varios meses en los que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguraba que las autonomías estaban cumpliendo, por fin, comienza a desvelar sus cartas. Este jueves amonestó a la mitad (8 de 17) porque existe el riesgo de que no logren el 1,5 de déficit. El problema está en que los gobiernos regionales en lugar de cerrar empresas públicas y reducir nóminas (sólo se han clausurado dos de las 600 empresas públicas autonómicas) ha congelado su actividad, las subvenciones y mantiene toda la estructura. Eso no es posible. Es necesario comenzar a reducir la estructura autonómica, local y estatal y eso sólo se consigue con menor empleo público. Si los gobiernos regionales no lo entienden así, tendremos un problema, porque intervenir a la mitad de las autonomías es excesivo y demostrará de nuevo al mundo que España es ingobernable.

Un completo fracaso

10 de julio de 2012

La cumbre del eurogrupo puede resumirse en una palabra: un completo fracaso para las aspiraciones españolas. No logramos que la ayuda a la banca sea separada de la deuda, lo que imposibilita un descenso de la prima de riesgo. Además, la supervisión única y la Unión Bancaria quedan sin fecha, lo que incrementa la incertidumbre; nos imponen una supervisión trimestral a todas las magnitudes económicas porque no se fían del déficit. Sólo veo un aspecto positivo, que después de perder seis meses sin acometer los ajustes que había que haber hecho, por fin los haremos, aunque sea por ordeno y mando. España aún no está intervenida oficialmente, pero estamos dando las pasos para conseguirlo en unos meses. Rajoy tiene sólo una baza, este viernes debe presentar un paquete de reformas impresionante, que despeje todas las incertidumbres sobre su capacidad para tomar el control de la economía española. Aún así, tengo dudas de que lleguemos a tiempo para restaurar la confianza que hemos dilapidado tontamente en lo que va de legislatura.

Alemania siempre gana

8 de julio de 2012

Después de la euforia llega el bajón o, mejor dicho, después de la victoria, la derrota. Ese es el sabor que queda de la cumbre celebrada el 28 y 29 de junio, en la que parecía que España había comenzado, por fin, a solventar sus problemas al lograr ayuda directa para los bancos. Después de una semana en la que los ‘hombres rubios’ se aplicaron en desdecirse de sus compromisos anteriores, el ministro alemán de Finanzas, Schauble, remata la jugada, al sentenciar que los bancos españoles recibirán sus ayudas directamente de Europa cuando esté en marcha la Unión Bancaria, a finales de 2013 o en 2014. Una gran habilidad para darle la vuelta al calcetín, ya que este es uno de los objetivos germanos, con lo que logra el apoyo del Sur para sus propuestas. El problema es que la Unión Europea es una especia de Babel en la que el entendimiento es escaso y avanzar un palmo cuesta demasido tiempo. Schauble se reconcilia con sus electores y pone toda la presión sobre Rajoy para que entre el miércoles y el viernes deje a los españoles temblando con un ajuste de aquí no de menees. Eso está bien como estrategia, lo peor es que el ajuste no servirá ante los mercados, que han sentenciado a España. Si los préstamos a la banca deben ser computados como deuda soberana, es difícil que la prima de riesgo baje de 500. Un nivel insostenible que nos acerca al siguiente rescate, el de la economía total. La cumbre sólo sirvió para aplazar de julio a diciembre o enero de 2013 lo inevitable. Veremos. Alemania, como la banca, siempre gana.