Archivo de septiembre, 2010

Falló el transporte

29 de septiembre de 2010

Dicen los sindicalistas entendidos en este tipo de asuntos, que el éxito o el fracaso de una huelga general se mide por el grado de control sobre el transporte de pasajeros. Los sindicatos no lograron que el Metro de Madrid secundara su huelga y ello facilitó el desplazamiento de sus ciudadanos como si fuera un día más y extendió la sensación de normalidad. Toxo y Méndez no lograron parar Madrid, el centrol neurálgico para poder cantar victoria, y a partir de ahí su victoria sólo puede calificarse de pírrica o mejor dicho, de derrota. Unicamente las áreas industrial secundaron la convoctaria, sobre todo en Cataluña, como refleja la caída en el consumo de luz. Pero España es mucha más amplia y diversa. El ciudadano ha dicho no a la política de los sindicatos, a los que responsabilizan de la crisis. Toxo y Mendez representan a un sindicalismo caduco, basado en la subvención, que ha disparado el desempleo y hundido nuestras posibilidades de prosperidad. Su seguidismo con respecto a Zapatero nos retrotae al sindicalismo de la transición, que ya habíamos superado. Ahora deberían reflexinar y cambiarlo todo. Pero como no los creo capaces, sería mejor que se marcharan a casa y dejaran paso a las nuevas generaciones, con nuevas ideas y espíritu transparente.

Un poco de coherencia

26 de septiembre de 2010

El portavoz de Exteriores del PP, Gustavo de Arístegui, ha sido amenazado por el dictador venezolano Chávez con retirarle las credenciales como observador electoral por unas declaraciones realizadas en vísperas de los comicios de este país. De Arístegui se defiende aludiendo a que sus manifestaciones a la prensa no se referían al proceso electoral, sino a la falta de separación de poderes que existe en el país. Su actuación está más que justificada. Ocurre, sin embargo, que Arístegui acaba de casarse, creo que en segundas nupcias, con una de las primas del Rey de Marruecos, Mohamed VI. Le pediría que la misma denuncia de Venezuela la hiciera con respecto a Marruecos y sobre la manera despótica que tiene de gobernar su ahora pariente. Sería de agradecer su coherencia para que no surjan dudas sobre su independencia o valentía.

¡Menos coña!

22 de septiembre de 2010

No se si Salgado es de este mundo o estaba de broma en la sesión de control del Congreso, cuando este miércoles aseguró que los que ganan más de 120.000 euros no les importará hacer “un pequeño esfuerzo” para contribuir al desajuste fiscal que ella ha provocado. No conozco a nadie que le gusta que le suban los impuestos. La medida sólo recaudará 180 millones de euros, una milésima parte de lo que Zapatero ha tirado por la borda con los 400 euros o con el plan E de infraestructuras. Ya que se trata de de una medida electoral dirigida a gravar a los supuestos ricos, por los menos ¡no se burle de ellos!

Una oportunidad perdida

22 de septiembre de 2010

Si usted tuviera la oportunidad de reunir a grandes clientes de su empresa para venderles un pruducto, seguro que aprovecharía para contarles todas las innovaciones habidas y por haber. Es decir, las actuales y las venideras. Zapatero reunió a los grandes inversores en deuda española y en lugar de aprovechar la oportunidad, se dedicó a repetir lo ya sabido. Era un momento para dar un golpe de efecto, para comunicar, por ejemplo, una mejora mayor del déficit de lo previsto o tal o cual reforma. Su conferencia fue una pérdida de tiempo

Ahora, adalid de los sindicatos

19 de septiembre de 2010

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, salió hoy en defensa de los sindicatos y de los delegados sindicales. “Nosotros no cuestionaremos su labor, porque los consideramos importantes para el discurrir de una sociedad libre y democrática”, manifestó. Las palabras del presidente están llenas de sensatez, sino fuera porque las pronuncia en vísperas de una huelga general en contra de su política económica. Parece que lo sensato, en un momento así, es que se sumara a las muchas críticas a su funcionamiento y dejara los elogios para otra ocasión. Ahora se ve más claro que los sindicatos y el Gobierno son una misma unidad de acción y se comprende porqué Toxo dijo aquello de que la huelga del 29S es “la gran putada”.

Manirrotos

16 de septiembre de 2010

El Tesoro español colocó ayer bonos a 10 y 30 años sin problemas y a un precio inferior a otras ocasiones debido a la recuperación de la confianza de los mercados exteriores en nuestra economía. El ministro de Industria, Miguel Sebastián, aprovechó la coyuntura para proponer una congelación de la tarifa de la luz, que añadirá 2.000 millones al déficit del sistema, que alcanzará nada menos que 25.000 millones en 2013. Da la impresión de que los ministros de Zapatero han aprovechado la calma en los mercados de deuda para añadir más déficit. Me recuerda a los tiempos de bonanza económica en la que todos se endeudaban sin pensar que las deudas hay que pagarlas tarde o temprano. Es una vergüenza que para no tener que subir la luz en vísperas de las elecciones catalanas nos endeudemos más. Y lo peor, es que la iniciativa tiene el apoyo entusiasta del portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro. Al Gobierno ya lo conocemos, pero ¿donde está la austeridad que predica el partido de la oposición?

Dos varas de medir

14 de septiembre de 2010

El minisro de Fomento se sacó ayer de la chistera otros 7.5000 millones en ferrocarriles. Blanco explicó que no incrementarán el déficit porque se trata de una inversión a diez años, que será cofinanciada con el sector privado, con lo que a las administraciones públicas corresponderían 500 millones anuales. No discutimos la necesidad de modernizar la red de mercancías. Lo chocante es que Blanco cada día extiende un nuevo cheque, mientras otros ministros como la de Ciencia, Cristina Garmendia, van llorando por las esquinas por el fuerte recorte de la inversión en I+D+I para el próximo años. Pero…¿no habíamos quedado en que esta sería el tren del futuro? Se ve que en el Gobierno hay dos varas de medir, la de los ministros que mandan y las de los que preparan las maletas

Lo sensato, según Zapatero

13 de septiembre de 2010

Zapatero ha calificado de “sensatas” y “preventivas” las nuevas medidas sobre regulación bancario de Basilea III, que exigirán a la banca 40.000 millones adicionales en los próximos años. La cuestión es si el Gobierno va a seguir con su idea de gravar a las entidades financieras. Cuando menos parece que el momento escogido es poco adecuado. ¿Qué ocurre si el día de mañana tuviera un problema un banco o una caja? Todos nos volveríamos contra el Ejecutivo. Lo prudente o lo sensato, señor presidente, sería esperar a que las entidades financieras sanearan sus balances antes de pedirles más dinero y menos para sanear los presupuestos. Lo que ocurre es que la urgencia de las cuentas públicas y el afán por repartir dinero antes de las elecciones no permiten esa espera.

¿Tan desesperados están?

12 de septiembre de 2010

Los videos de UGT sobre la huelga del 29 S me recuerdan a aquellos del dobermán, que creó que diseñó Alfonso Guerra, contra la derechona. Este tipo de ideas acaba volviéndose contra uno porque espanta a la gente sensata. Una cosa es criticar de manera racional al capital y otra es ridiculizarlo y recurrir a los insultos contra empresarios y banqueros. A alguien en UGT se le ha ido la mano y es evidente que la responsabilidad es de Cándido Méndez. Ahora en vez de un sindicato serio parece que dirige uno de chiquilicutres. ¿Tan desesperados están?

El peor ciego…

10 de septiembre de 2010

Me resulta cuando menos chocante que la misma mañana en que los periódicos recogemos que la economía mundial, según la OCDE, sufrirá una desaceleración en los próximos meses e incluso existe la posibilidad de una marcha atrás, el presidente Zapatero se despache en una entrevista en la Ser con la afirmación tajante de que su Gobierno “no hará más recortes”. ´Quizá Zapatero no lee la información económica o vive en otra galaxia o, probablemente, es que electoralmente conviene ser prudente. Antes del verano, proclamó en el debate del Estado de la nación, que haría las reformas necesarios “cueste lo que cueste”. No veo mejora económica alguna para semejante cambio de opinión. Sin más reformas, nos volveremos a ir a pique. El peor ciego es el que no quiere ver.