Archivo de marzo, 2009

Al pan, pan y al vino, vino

30 de marzo de 2009

Que la Caja de Castilla La Mancha tiene graves problemas era un secreto a voces. Que el Banco de España la tenía que haber intervenido hace meses, también. Lo que no se esperaba nadie, es que se intervenga, se quite a los gestores y se diga que se trata de “un problema transitorio de liquidez” y que la entidad es solvente, cuando ni la auditora fue capaz de certificar las cuentas de 2008. Parece que la intención de Solbes y del Banco de España es gastar 9.000 millones en restablecer el equilibrio financiero y ponerla de nuevo en funcionamiento. Claro, que el dinero no lo pone Solbes ni Fernández Ordóñez, sino los contribuyentes como usted o yo. ¿Y si el nuevo gestor es tan manirroto como el anterior, qué hacemos? Lo mejor sería aprovechar para profesionalizar la gestión de las cajas de ahorro de una vez, y llamar al pan, pan y al vino, vino, porque si no nadie se volverá a fiar de las entidades financieras

Otro lío en Caja Madrid

27 de marzo de 2009

Se ve que Pepe Blanco está más pendiente de los movimientos económicos de lo que parece. Que se arma el follón en el Banco de España, porque los problemas en las cajas se acumulan sin que nadie se atreva a intervenir, pues se monta un contracampaña y ya está. Es lo que ocurrió este viernes, cuando la vicepresidenta De la Vega anunció un recurso contra la Ley de Cajas de Esperanza Aguirre. La misma ley que los socialistas habían apoyado en la Asamblea de Madrid. Pero, claro, los tiempos cambian y ahora es necesario desviar la atención hacia los líos del PP con Blesa. Claro, que la culpa la tienen Rajoy y Aguirre que tendrían que haberlo echado hace tiempo.

Ánimo Solbes

13 de marzo de 2009

El vicepresidente Pedro Solbes está quemado. No sólo es incapaz de sacar reforma económica alguna adelante, además no hace más que ser reconvenido por Zapatero. La última vez fue la semana pasada, cuando le obligó a rectificar en público su anterior mención a que tenía ganas de marcharse, de convertirse en ex ministro. Es poco presentable que el hombre que debería soportar el peso de las reformas para sacarnos de las crisis vaya diciendo por ahí que está deseando irse a casa. Y es que, con dos pensiones, la del Estado y la de Bruselas, como ex comisario de Economía, es comprensible que quiera quitarse de enmedio. Pero, entonces, para qué se presentó a las elecciones. ¿Sólo por si las cosas iban bien?