Europa se aleja del fallo alcista

Publicado por Carlos Doblado en análisis técnico, Sentimiento de mercado, Tribuna semanal de elEconomista. 206 comentarios.

Aprovechando el 4 de julio y, sobre todo, un excelente dato de desempleo -que ha vuelto a niveles previos a la crisis-, Wall Street consiguió nuevos máximos históricos, con un Dow Jones Industrial que se zafó del movimiento lateral de las últimas semanas. Máximos acompañados por el Dow Jones Transportes y otros récords, así como por el liderazgo de un Nasdaq que cada día deja más claro que aspira a regresar a 2000.

Presenta sin embargo Wall Street algunas resistencias crecientes de corto plazo, en el caso del S&P500 y del Dow Jones Transportes bastante consistentes, no muy lejos…, y sobre todo tiene pendiente la superación del máximo de enero por parte del Russell2000, que lo intentó con hueco el martes pero fracasó en cierres. Muy plácido después de todo para Wall Street, donde la volatilidad volvió a marcar mínimos de los últimos años. Y sin embargo tan inquietante como viene siendo el proceso de ganancias desde que empezó el ejercicio: el rally que está viviendo la media de 10 sesiones del ratio put/call es absolutamente impropia de un mercado que se mueve al alza. Pero como diría Galileo, y sin embargo lo hace. Será bueno ver qué tipo de reacción produce este movimiento alcista adicional en un ratio bull/bear que ha recaído por primera vez en semanas tras volver a zona de altos de los últimos años.

Todo esto empujó a los índices de renta variable europea al alza, con desarrollos especialmente necesarios en índices como el SMI suizo, el DAX30 alemán, el IBEX35 español y el Footsei100 de Londres, tal que se alejaron de sus zonas de soporte clave a más corto plazo. Esto alejó el riesgo de un fallo alcista que se había abierto con la corrección de las últimas jornadas de junio. De todo lo sucedido en Europa, sin duda alguna, resultó especialmente llamativo el comportamiento alcista del DAX30, que recomendábamos comprar el martes desde Ecotrader al poder tomar ya como referencia direccional el importante hueco de ruptura que vuelvo a destacarle en los gráficos adjuntos.

En defensa de las SICAV y otros delincuentes

Publicado por Carlos Doblado en Off-topic. 26 comentarios.

España es un país enfermo. Moralmente enfermo. Su corrupción moral se extiende hasta los tiempos en los que el pecado se pagaba con una bula. Nunca hicimos la Reforma. El Gobierno de Rajoy no iba a ser quien la hiciera… Cambiamos cosas, pero sólo para que todo siga siendo igual.
El debate de las SICAV, esputado por la izquierda populista e incomprensiblemente jaleado por cierta derecha cutre ahora que algunos hombres de izquierda también quieren ahorrar inteligentemente, es uno de los que más claramente manifiesta esto.

Se sugiere que las SICAV son una madriguera fiscal. Puede que lo fueran cuando la amortización de capital estaba exenta de tributación, pero hoy en día no lo son. El Gobierno de Zapatero eliminó diligentemente ese elemento y liquidó así la ventaja fiscal que, efectivamente, aprovechaban los multimillonarios. Usaré esta palabra para diferenciarlos de los ricos, que como sostiene el dúo socialcristiano Rajoy-Montoro son aquellos que ganan más de 50 mil euros.

Las SICAV son empresas cotizadas. ¿Por qué debieran tributar diferente que las “matildes” o unas acciones de Iberdrola? ¿Por qué debieran tener un régimen fiscal distinto a otras empresas que cotizan en el MAB? ¿Sólo porque un depósito sí tributa? Entonces no tenemos un problema con las SICAV, tenemos un problema con los depósitos, con el ahorro. Un ahorro que necesitamos para poder financiar a los que se quieren endeudar para arrancar sus proyectos vitales.

Las SICAV no tienen privilegios fiscales que no tengan otros modos de ahorrar. Una SICAV tiene la misma tributación que un Fondo de Inversión (FI). ¿Nos vamos a cargar también a los FI? ¿Liquidamos una industria que da trabajo a miles de personas y que genera una actividad económica que revierte en impuestos para todos? Bien, Pobremos, pero mañana todo ese dinero se irá a otro país europeo. Vivimos, afortunadamente para los que están dispuestos a sufrir hoy para vivir mejor mañana o para dar un futuro mejor a sus hijos, en una tierra donde personas y capitales circulan libremente.

Retengamos, por tanto, que la SICAV del señor Amancio Ortega tiene el mismo régimen tributario que el de la señora María Blanch que compra un fondo de La Caixa. Ni menos, ni más. Pero es que, además, una SICAV cotiza en bolsa, luego está al alcance de cualquiera que quiera comprar participaciones. En Ágora EAFI asesoramos varias SICAV, un FI y un Plan de Pensiones (PP). Todos hacen lo mismo dentro de sus posibilidades. Cualquiera puede participar de su camino, con sus buenas rachas y sus malos momentos, por unos pocos euros. Sea una SICAV, sea un FI, sea un PP. Igualdad.

Lo que en realidad permite una SICAV es que los inversores que se agrupan en ellas puedan escapar del control de los bancos, que no son precisamente hermanitas de la caridad gestionando FI y PP. Nada quieren más los bancos que liquidar las pocas ventanas de libertad individual que existen en este país y así controlarlo todo. En la OCDE, son los bancos españoles los grandes ganadores en lo que a FI y PP se refiere como indican sus balances.

Lo que en realidad permiten las SICAV es que el dueño del dinero pueda controlar al que lo gestiona, y llevárselo sin ser esclavo de su estilo de gestión o prácticas poco transparentes. Las SICAV permiten escapar del dominio de los financieros con pocos escrúpulos. Y si hablamos de los productos bancarios hablamos de sus perversas costumbres, que podríamos resumir en sacarle todo lo que se pueda al cliente. Cliente que, por lo general, padece síndrome de Estocolmo.

Las SICAV sirven a grandes inversores. ¿Qué tiene eso de malo? ¿Es malo que los grandes inversores hagan más dinero? Para nada, si ves la riqueza como una fuente en lugar de como una tarta. Pero es que las SICAV, como los FI y los PP, permiten crear economías de escala que hacen que muchos pequeños inversores puedan trabajar como un grande sin que los maten las comisiones de intermediación cuando quieren diversificar y trabajar activamente. Las SICAV son un instrumento que iguala si se medita sobre ello con detenimiento y sin prejuicios; y que lo hacen permitiendo al cliente escapar del control de los que están para servirle lealmente y no para servirse de ellos y atarlos a las tinieblas, en la tierra de Bancor, donde se extienden las sombras. Las SICAV permiten que el dinero que quiere moverse tenga la misma fiscalidad que el que no lo hace, el que compra para dejárselo a sus nietos sin preocuparse por nada, o el que confía en la gestión pasiva (más igualdad).

El problema que tenemos no es la SICAV. El problema es pedir que se liquiden como si fueran instrumentos de la insolidaridad. Y no lo son, al menos hoy en día, pues el día que se venden participaciones de una SICAV se tributa por todo lo ganado. Y se hace como el día en que se venden las participaciones de un FI, como el día que se venden acciones del BBVA, o las de la empresa familiar, o las de aquel proyecto que se montó con un amigo que vive en Bretaña cuando la idea era irse a vivir allí. Cuando inviertes en una SICAV hoy en día, lo haces en una empresa cotizada en bolsa que se dedica a gestionar dinero con la mayor eficacia posible y sin ser víctima del oscurantismo de los productos controlados por los bancos (si quieres claro, que hay mucha gente que las pone en sus manos. Ellos sabrán…).

El problema no está en las SICAV. ¿Pagamos acaso por un salario que no hemos cobrado aunque llevemos medio mes trabajando y tengamos derecho a ello? El problema es que haya que pasar por el corrupto sistema bancario. El problema es la mentalidad de la gente que quiere liquidar las SICAV en lugar de pedir que éstas tengan menos requisitos y se popularicen al máximo posible; haciéndole el juego a los grandes bancos.

PD: no puedo dejar de añadir, pues lo escucho mientras escribo, que el problema es que el futuro pueda ser alguien como Madina, alguien que sugiere que ningún diputado debe tener participaciones en una SICAV, alguien que para lograr sus objetivos ideológicos -me niego a creer que ignora aquello de lo que habla- está dispuesto a devolvernos a las cavernas de la otra opción: los bancos. Porque él probablemente tiene algún que otro FI en ese más de un millón de euros que posee en diversos productos de inversión según declaró en diciembre de 2011, algún que otro FI que tiene la misma tributación que las SICAV. Aunque él, como tiene un milloncete, igual no necesita aunar fuerzas para gestionar eficientemente su cartera como le sucede al pequeño ahorrador por su tamaño. Que esta gente sea el futuro es tan insólito como el hecho de que tengamos que pagar por el fruto de nuestro ahorro antes del día en que disfrutemos de ello. Aunque siempre nos quedará Pablo Iglesias, y que ni siquiera sobrevivan los FI. Eso y marcharnos de España, a un lugar donde ahorrar no sea lo mismo que ser un delincuente.

Siempre hay algo, querido amigo…

Publicado por Carlos Doblado en Sentimiento de mercado, Tribuna semanal de elEconomista. 10 comentarios.

Supongo que usted ya se ha percatado de que siempre hay algo. Por técnico, o por fundamental. Después de una reunión de Banco Central llega la del otro, después de un dato de desempleo, llega otro de PIB. Y así un una semana tras otra, desde siempre… Con el análisis técnico no pasa nada muy distinto. No existe ese nivel por encima o por debajo del cual ya todo está claro. Nunca lo está. Y de hecho la mayoría de las referencias, una vez batidas, simplemente dejan al mercado como estaba.

A finales de mayo acepté que mi idea del gato muerto había sido un error. Pero por ello el mercado no era más alcista. El mercado está netamente en tendencia desde el suelo de junio de 2012 en Europa, y desde el mínimo de octubre de 2011 en Wall Street. ¡Netamente! Y mientras tanto hemos deshojado la margarita, unos más y otros menos, ante la siguiente resistencia, frente al primer soporte, antes y después de cada reunión de la FED.

Estos días me preguntan por qué no estoy siendo restrictivo si el sentimiento inversor extremo de la encuesta de Investors Intelligence vuelve a estar en zona de máximos. La respuesta es simple: la media de 10 sesiones del ratio put/call, que siempre uso para cuestionármela, está lejos de los mínimos alcanzados en los primeros días de 2014. De todos modos, esa es ya la dirección que ha tomado el ratio. Y a ese nivel probablemente tengamos de nuevo a los índices en zona de resistencia creciente de corto/medio plazo tanto en el caso del S&P500, como en el caso del EuroStoxx50 o del IBEX35. Sin embargo, la resistencia no abracará otros plazos en ninguno como sucedía en la primera parte del ejercicio, y eso hace menos vulnerable al mercado de cara a una corrección realmente significativa como la que esperé a principios de ejercicio. Son resistencias que conoce y que vuelvo a mostrarle en los gráficos adjuntos. Mi idea es acompañar al mercado hacia ellas con la exposición actual, y pensar en si quiero seguir manteniéndola cuando se alcancen. De entrada, tocará soportarla.

¡Es usted muy pesado!

Publicado por Carlos Doblado en análisis técnico, Tribuna semanal de elEconomista. 20 comentarios.

Lo sé, es bien cierto. No porque la letra con sangre entre, que también, sino porque es necesario insistir mucho en ciertas cuestiones en las que debemos desandar el camino. Durante décadas vimos a la prensa salmón analizarnos el mercado a largo plazo, por técnico, con gráficos en escala aritmética y sin hacer un sólo ajuste por dividendos y ampliación. No es fácil arrinconar ciertas cosas, entender que cualquier escala que no es semilogarítmica provoca distorsiones en los procesos que alteran susceptiblemente la realidad técnica de fondo. Menos fácil resulta aún cambiar algo mucho más arraigado como es el ajuste por dividendos y ampliación. Algo que hace 15 años no hacía casi nadie con los títulos, ahora se efectúa con normalidad en círculos profesionales.

Y si lo damos por bueno, es completamente incoherente no hacer lo mismo con un índice.
¿Cómo vamos a comparar al DAX30 con el EuroStoxx50 si el primero es total return por naturaleza, si hace los ajustes todos los días sin que se entere la inmensa mayoría de los que intentan sacar algo de sus charts, y el otro no? No se comparan peras y huevos. ¿Cómo vamos a comparar 2007 con hoy sin tener en cuenta que de la caja de las empresas ha salido una cantidad de dinero especialmente brutal? Una cantidad que ha sido reinvertida por los gestores/inversores y sigue mayormente en el mercado…

Soy pesado con estas circunstancias porque estar aquí genera una responsabilidad. Lo fui con la C de Barack, con el gato no-muerto, con la importancia de superar lo que llamé resistencias épicas… ¿Cómo no va a ser necesario insistir en que el IBEX35 está en subida libre absoluta por primera vez desde 2007? .Y no porque eso cambie el concepto de alto/bajo radicalmente -algo absolutamente irracional-, sino porque esa es una situación de salud mientras no se demuestre lo contrario. Y porque obliga a reaccionar, si no se ha hecho desde abril, a una cartera que se puso en modo escéptico como la nuestra. En una subida libre, corrección es sinónimo de posible oportunidad de compra.

Y el IBEX35 hizo ayer historia…

Publicado por Carlos Doblado en Sentimiento de mercado, Tribuna semanal de elEconomista. 12 comentarios.

No será algo que destacará la mayoría, pero lo que ayer se consiguió merecería bombo y platillo si la gente no tuviese miedo a parecer friqui y tuviésemos más cultura financiera. La gente habla con admiración del DAX30 y lo compara con el IBEX35 contado, que va por los 11.000. Claro, te dicen, es que su economía es una máquina, por eso está tan arriba… Pues mire, resulta que el DAX30 alemán es un índice total return, o sea, que hace ajustes por dividendo y ampliación. Y eso es lo que explica la mayor parte de su éxito.

Si usted compara peras con peras y manzanas con manzanas, si considera que no es lo mismo un huevo que una castaña, entonces debe comprar al DAX30 con el IBEX35 ajustado. Y si lo hacemos, como puede verse en el gráfico adjunto, veremos que ayer hicimos historia. Con lo mal que va la economía española oiga… Pero no sus empresas. En gráficos ajustados, el EuroStoxx50 está a un 10,5 por ciento de sus máximos. O sea, que algunas economías que lo hacen mejor que la nuestra tienen empresas que no se comportan tan bien en bolsa. Y es que en España tenemos grandes empresas que, hace mucho, se ganan la vida a lo largo y ancho del globo. Un globo donde, aunque le duela a cierta ideología, se vive mejor que nunca por muy mal que aún se viva en muchos sitios. Cosas de la malvada globalización, también responsable de nuestra crisis. Crisis que se expresa en una precarización que coincide con la mejora de las condiciones de vida de otros lugares del mundo. Perder para que otros ganen sólo mola cuando no me toca a mí pagarlo.

Hemos hecho historia, y eso refuerza las sensaciones positivas que empezaron a regresar a los índices a finales de abril. Es cierto que algunas encuestas de sentimiento son extremas, y que la volatilidad es muy baja -ya he explicado muchas veces que eso no es necesariamente un problema-, pero el ratio put/call está lejos de los mínimos que me preocuparon mucho en enero. Cuando no encajan muchas cosas en contra de la tendencia, yo me someto a la misma.

Mayo no ha sido un mes cualquiera

Publicado por Carlos Doblado en Pulso del mercado, Sentimiento de mercado, Tribuna semanal de elEconomista. 17 comentarios.

Ya con el cierre de abril manifesté que la corrección del mercado podía terminar en lateralidad. Convenía aumentar la exposición. Hoy, la mayoría de los acontecimientos potencialmente bajistas de precio que acompañaron a un sentimiento extremo como no se había visto en algunos lustros, no han ejercicio de tal cosa. En abril empezaron a caer algunos, en mayo han caído la mayoría de los restantes. El sentimiento sigue siendo extremo, aunque no tanto, pero sin el apoyo de los precios entiendo que mi obligación es aceptar la tendencia. No hacerlo podría conducirme a un fracaso aún mayor que el de ver como cambio de opinión y el mercado empieza a hacer lo esperado poco después. Puede suceder, y lo tengo tan asumido como asumí que podía errar cuando decidí que había llegado la hora de dudar de la tendencia y adoptar una posición tan defensiva como la que tuve en el verano de 2011. Esta vez, me equivoqué.

Servidor, que no se ha tragado una sola de las 4 o 5 grandes correcciones de los últimos 20 años, se ha perdido varias veces una parte de los momentos de jolgorio general. Y así espero seguir trabajando porque mi prioridad es la conservación del capital. La conservación del capital que permite batir mercado aunque no ganes tanto como los demás en las etapas alcistas, pues cuentas con lo que se dejó el mercado y tú no para batirle. Y permite batirlo a largo plazo con una volatilidad muy inferior.

Pero de la misma manera que uno no puede quedarse sin hacer nada durante las grandes correcciones si pretende gestionar bajo el concepto de preservación de capital, tampoco puede mantenerse separado del mercado demasiado tiempo si no llegan las correcciones que espera porque poco tiempo puede explicar gran parte del alza de largo plazo. Hace poco más de un mes, en Ágora teníamos una exposición a la renta variable del 20 por ciento. Y tras lo acontecido en las últimas semanas ya estamos al 70 por cien. Y si no caen los huecos de ruptura semanal vistos para finalizar mayo, no parece que haya que pensar en volver a bajarlo.

Sigue percutiendo la tendencia

Publicado por Carlos Doblado en análisis técnico, Tribuna semanal de elEconomista. 15 comentarios.

Hace semanas que los alcistas pusieron rumbo a máximos nuevamente. Con sus debilidades, con sus resistencias, con sus inquietudes, como la vuelta semanal de hace dos jueves, especialmente llamativa en el DAX30, y que puso sobre la mesa velas semanales potencialmente bajistas sobre la mesa. Esta semana ha negado, desde el primer momento, la necesaria confirmación de esas pautas, y como hemos venido contando en Ecotrader y puede verse en los gráficos adjuntos a esta tribuna, los índices se han aferrado en todo momento a sus diferentes directrices alcistas.

Al cierre semanal, los alcistas siguen fuertes. Y esa es una realidad incontestable en este momento. Desde las citadas directrices se ha retomado la presión alcista, y una vez más se avistan de modo general zonas de resistencia. Un mal día en Grecia lo tiene cualquiera. Incluso en Portugal, como quedará demostrado hoy sábado. Hay que sumar argumentos, y a día de hoy el Atlético de Madrid y los toros están en tendencia. Y para que la segunda cosa pueda ser contestada, hay que romper los mínimos marcados hace dos jueves.

No parece sencillo considerando lo acontecido. Es bien cierto que tenemos de nuevo algunas lecturas extremas en sentimiento, pero también que sin el consenso de las que vimos en enero y sin alcanzarse aún aquellos niveles. Lejos de dejarse amedrentar por esto, los alcistas han conseguido revertir las sensaciones de la semana previa, esta vez gracias a la ruptura de resistencias intermedias en la tecnología y al planteamiento de una vela semanal potencialmente alcista -de tipo envolvente- sobre primer gran soporte de corto/medio plazo en el caso del Russell2000. Esto empieza a revertir las divergencias que viene manteniendo el mercado. Y lo hace con un Dow Jones Transportes que ayer rompía resistencias crecientes y marcaba nuevos altos históricos. Que todo ello se logre con una semana de desplome en la volatilidad, de tal forma que el VIX marque mínimos en meses, sólo favorece a los alcistas.

El mercado propone nuevos frentes

Publicado por Carlos Doblado en análisis técnico, Sentimiento de mercado. 20 comentarios.

Durante lo que llevamos de ejercicio dos han sido las circunstancias que me han parecido destacables en el mercado: por una lado la posible mejora de los metales preciosos, y por otro la necesidad de un proceso de ajuste en la renta variable; que pudiendo ser bajista ha cristalizado simplemente en un proceso de lateralidad después de que se hayan fijado soportes relativamente cercanos -que no teníamos en enero-, y la nueva vuelta semanal del mercado en zona clave tras recuperarse plenamente del contraataque bajista de primeros de 2014. ¿Es esta lateralidad un proceso distributivo como el que tuvimos en los primeros meses de 2011? No lo sé. Las cuestiones de sentimiento se han relajado y alguna resistencia parece que está superándose, pero sigue siendo llamativa alguna divergencia notable y mantenemos aún notables resistencias en pie. De hecho, una vuelta semanal como la vivida de la mano del reversal del jueves invita a contraer el acordeón en la medida en que lo abríamos al cierre de febrero.

Siguen existiendo otros frentes: la deuda norteamericana, que parece resolverse a la baja en rentabilidades tras un largo tiempo de lateralidad, ha puesto sobre la mesa una ventana de trading en tendencia para con los bonos; que reclaman su espacio en un entorno en el que no se detiene el runrún deflacionista.

Y por supuesto, de la mano de lo que está sucediendo con la salida de la deuda del lateral, el billete verde norteamericano. La posibilidad de que el franco suizo y la divisa única europea estén planteando patrones potencialmente bajistas frente al dólar norteamericano, abre otra ventana con la que intentar buscar rentabilidad más allá de la renta variable; algo que he venido proponiendo a lo largo del año con mayor o menor convicción en la medida en que los vaivenes del proceso lateral otorgaban un control de las inercias más cortoplacistas a alcistas y bajistas. Las vueltas semanales del jueves, refrendadas ayer, quieren devolverles el corto plazo a los bajistas.

La extraña fiereza del toro…

Publicado por Carlos Doblado en Off-topic. 24 comentarios.

Prosigue el mercado dentro de un movimiento lateral de amplio rango que dificulta el trabajo de los buscadores de tendencia, y aburre a los que creen que cada día es domingo. Con tan buenas noticias el mercado debe subir unos cuantos miles de puntos… Esto me provoca una sonrisa de perplejidad. ¿Cómo pueden ignorar que nuestro IBEX35 está a un 5 por ciento de su máximo histórico ajustado por dividendo y ampliación? Todas esas buenas noticias, son las circunstancias que ya han provocado una brutal subida mantenida desde el verano de 2011, cuando los que hoy esperan otros miles de puntos gritaban que el barco se hunde.

Es imposible estar siempre en la dirección que ofrece mayor rendimiento. Pero conviene ser capaz de lograrlo con cierta frecuencia. De que no te desplumen las correcciones, o de aprovechar especialmente bien los procesos alcistas depende que puedas batir a la gestión pasiva en el largo plazo.

En el lateral, que es donde seguimos, conviene no moverse mucho. Yo lo pasé bastante mal en la primera parte de 2011 por hacerlo demasiado. Seguramente fue el tiempo en que me sentí menos útil en una década. Intento esta vez hacer algo diferente porque hemos vuelto a llegar a grandes resistencias tras un impresionante movimiento alcista previo y alcanzando niveles de sentimiento inversor extremo. Obviamente eso no significa que debamos tener un proceso bajista tras el lateral… Significa que existe esa posibilidad por primera vez desde entonces.
Conocida esa información, uno decide cómo enfrentarse a un hecho que era y es irrefutable: la tendencia que manda es un toro de cuernos largos. En enero correcciones del 20 por ciento no lo hubieran ni siquiera deteriorado. Gracias al lateral, que va dejando mínimos crecientes, hoy tenemos referencias para reaccionar. Si el IBEX35 perdiera los 10.000 puntos tendríamos deterioro en tendencia. Tenemos referencias cercanas en términos de mercado, y eso permite ser menos restrictivo aunque sigamos dentro de un peligroso lateral.