Cocina Indie. Recetas, dibujos y discos para gente diferente

Publicado por en Libros.

No se cocinar pero me encantan los libros y programas de cocina. Siempre he pensado que era un poco rara pero afortunadamente me he dado cuenta que es mucho más común de lo normal. No hay más que darse un paseo por cualquier librería o hacer zapping en la televisión para darse cuenta de ello.

No deja de impresionarme la cantidad de recetarios que existen. Y no sólo eso, además se venden mucho y muy bien. Nos gusta recopilar miles de recetas aunque normalmente en casa comamos “sota, caballo y rey”.

Bueno, a lo que iba… Ayer estuve en la presentación de otro libro de cocina: Cocina Indie (Lunwerg, 2012). Es tan original que merece la pena leerlo de principio a fin. Sinceramente, me ha sorprendido.

Lo primero el título: Cocina Indie. “Indie” es un término que hace referencia a un estilo de música que proviene de la palabra “Independent”. Así que el título del libro es un juego de palabras: estamos ante un recetario distinto en el que la música juega un papel importante. Contaban sus autores que Cocina Indie es un libro de recetas y algo más. Es también un libro de relatos, un libro de música y un libro de ilustraciones. Por lo tanto, es mucho más que un libro de cocina.

Mario Suárez, periodista y aficionado a la gastronomía, se ha encargado de los textos. Cada receta es una historia y está pensada para un plan concreto explicado con mucha gracia. También ha sido el responsable de elegir la canción perfecta para acompañar cada plato. Ricardo Cavolo, ilustrador en auge, ha volcado toda su imaginación para ponerle el broche final al libro. Cada una de las ilustraciones es una pequeña obra arte que además se pueden ver hasta el 3 de junio junto a muchas otras de sus obras en la exposición del Espacio Valverde (Calle Valverde, 30. Madrid).

El libro empieza con una frase de Keith Richards: “La música es una necesidad. Después de la comida, el aire, el agua y la calefacción, la música es la siguiente cosa necesaria en la vida”.  Y una frase de Ferran Adrià lo termina: “Cerramos elBulli para que la música siga sonando”. El resto lo tenéis que descubrir vosotros…

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.