Singapur, paraíso gourmet

Publicado por en Restaurantes. Comentar.

Después de varios meses de muchos cambios ya estoy de vuelta con mi pequeño blog. Se quedarán muchas de mis últimas experiencias en el tintero pero mi viaje a Singapur no va a ser una de ellas.

Singapur, paraíso gastronómico. Diferente, dinámico y variado.

La ciudad es una mezcla de culturas. Malasia, China e India conviven en una pequeña extensión en la que una de las cosas que más me llamó la atención fue la pulcritud de las calles.

Los hawckers son una visita obligada. Son food courts fruto de la agrupación de muchos vendedores de comida ambulantes. Están por todos lados. La comida que allí podemos encontrar es exquisita y a precios muy asequibles. Uno de estos hawkers es Maxwell, en Chinatown, y su puesto más conocido es Tian Tian, en el que siempre hay largas colas para pedir el plato nacional de Singapur: chicken rice. Sí, arroz con pollo.

Maxwell Food Centre

 

Chicken Rice de Tian tian

Un food court algo menos auténtico pero muy agradable y con unos puestos muy bien seleccionados es Makansutra Glutton Bay. Allí tomé el chili crab, cangrejo con una salsa picante que se prepara durante días. El que yo probé era muy bueno aunque el más popular se encuentra en uno de los hawkers cerca del aeropuerto.

Makansutra Glutton Bay

Otros sitio peculiar, al que fui por recomendación de David Muñoz, de Diverxo, fue Din Tai Fung, una cadena de restaurantes especializada en dim sum. En Singapur comen sin parar así que hay mucha gente a todas horas en cualquier restaurante, y en concreto en los de esta cadena. Lo que más me impresionó es la brigada de cocina. Decenas de cocineros con mascarillas preparan a mano estos deliciosos bocados, uno a uno. Y el dim sum estrella es el Xiao Long Bao, carne de cerdo con caldo, todo envuelto en una pasta finísima. Explota en la boca. Espectacular. Ojala los trajeran a Madrid…

La cocina de Din Tai Fung

En Singapur también hay muchos restaurantes de alta cocina, grandísimos chefs de todo el mundo han abierto allí sus locales. Uno de estos restaurantes es Tippling Club. Cocina imaginativa, platos muy bien trabajados y productos seleccionados procedentes de muchos y muy diferentes países. Increíble la carne de Kobe, la de Japón, de la que sólo puede importar 50 kg al año. Divertido toparme con las mini tortas de Finca Pascualete y con algún buen ibérico.

Tippling Club

 

Arroz al curry de Tippling Club

Tippling Club tiene una barra en forma de U para unas 30 personas (por poco tiempo más  ya que van a cambiar a un local… diferente, según me dijo su chef, Ryan Clift). Para comer, se puede elegir una de estas dos opciones: un menú clásico o un menú más largo y elaborado, de diez platos. La coctelería es una parte más de la cocina y muchos de los platos se combinan con cócteles.

La isla de coctelería de Tippling Club

Singapur no es barato así que si se quiere probar la alta cocina hay que estar preparado para pagar su peso en oro.

Termino con dos cosas. La primera de ellas, una recomendación. El restaurante Ku De Ta, en el espectacular edificio Marina Bay, no vale mucho la pena. Mucho mejor ir a tomar una copa y disfrutar de las mismas vistas después de cenar mejor y más barato en cualquier otro restaurante.

El edificio Marina Bay

La segunda, un apunte. El restaurante Catalunya dirigido por Pol Perelló (ex-Bulli), que aporta mucho glamour a la cocina española. Impresionante local e impresionante ubicación, un “igloo” en la bahía de Singapur rodeado de rascacielos.

Restaurante Catalunya

Unos días dan para poco en esta increíble ciudad… Estoy deseando volver y contaros algo más!

Si estuviera en…

Publicado por en Restaurantes. Comentar.

Empiezan las vacaciones, el ritmo cambia y toca desconectar. Antes de irme, os dejo mis recomendaciones para este verano. Me voy lejos, os contaré a la vuelta.

Si estuviera en Galicia, no dejaría de visitar D’Berto en O Grove (Pontevedra). Quizás el restaurante donde se puede comer mejor pescado y marisco de España y donde gracias a Vicky Mareque y Marisol Bueno de las bodegas Pazo de Señorans pude hacer una de las mejores comidas de este año.

D'Berto - O Grove

Si estuviera en Asturias, sin duda, me acercaría a Arriondas a Casa Marcial a comer desde la cocina tradicional asturiana más pura a la más transgresora, ambas de manos de Nacho Manzano.  El restaurante está rodeado por los Picos de Europa.

 

Casa Marcial - Arriondas, Asturias

Si estuviera en el País Vasco, me tomaría unos pintxos en el Gran Sol de Fuenterrabía o iría al clásico Elkano de Guetaria y, por supuesto, intentaría visitar Arzak o Mugaritz en San Sebastián.

 

Arzak - San Sebastián

Si estuviera en Cataluña, me encantaría ir a conocer Compartir, el gastrobar de los jefes de cocina de El Bulli aunque no sería fácil reservar. Cerca de Barcelona, en Arenys de Mar, Hispania sería una parada obligatoria; uno de mis restaurantes favoritos. En Tarragona, repondría fuerzas en La Boella y disfrutaría del bonito hotel, de su gran restaurante y de sus maravillosos aceites de oliva.

 

Hispania - Arenys de Mar

Si estuviera en Valencia, me tomaría un arroz en Dehesa José Luis (El Saler), mirando al mar e intentaría volver a Quique Dacosta en Denia. Haría una parada en Altea para disfrutar de la cocina macrobiótica de Pablo Montoro en el Sha Wellness Clinic.

 

Dehesa José Luis - El Saler, Valencia

Si estuviera en Ibiza, me encantaría comer en Es Xarcu, el mejor chiringuito de la isla. Y si estuviera en Formentera me tomaría una caldereta de langosta en Es Molí de Sal. Sueño con ella desde que la probé hace ya bastantes años. También me gustaría saber si Can Carlos tiene el encanto que dicen.

 

Es Xarcu - Ibiza

Si estuviera en Marbella, disfrutaría de una de esas comidas que se alargan hasta la cena en el nuevo Trocadero Arena, me tomaría algo rápido en La Moraga de Puerto Banús, aprovecharía para comer sardinas en El Ancla y reservaría una noche especial para ir a Calima.

 

La Moraga - Puerto Banús

Si estuviera en Cádiz, me encantaría ir a Aponiente, todavía no lo conozco y me da rabia.

 

Aponiente - Puerto de Santa María, Cádiz

Si estuviera en Canarias, comería en El Senador (Paseo del Faro, s/n. Maspalomas. Tel.928 14 04 96) viendo romper el mar en el faro de Maspalomas y pasearía por las callejuelas de Las Palmas hasta llegar a Deliciosa Marta (C/ Perez Galdos, 23. Tel. 928 370 882), delicioso.

 

Deliciosa Marta - Las Palmas de Gran Canaria

Y si estuviera harta del mar, me iría a Atrio en Cáceres, a dejarme conquistar por la cena y el desayuno de Toño Pérez y por los Gin&Tonics en la azotea.

 

Atrio - Cáceres

¡Feliz Verano! ¿Dónde os gustaría estar?

Olé Quique

Publicado por en Restaurantes. Comentar.

Gracias a tener un padre paciente y con muchas ganas de transmitirme sus conocimientos gastronómicos, llevo muchos años recorriendo templos gastronómicos. Una de las cosas que más me sorprende es que, curiosamente, muchos de ellos se encuentran apartados, lejos de grandes ciudades. He entendido que es gran parte del encanto y, como dice la guía Michelin al referirse a los restaurantes de tres estrellas, cela vaut le voyage, es decir, merece la pena el viaje sólo por comer allí.

Pues uno de esos restaurantes, pese a no tener tres estrellas, es Quique Dacosta, tres soles Repsol y considerado el 40 mejor restaurante del mundo según la conocida lista de la revista Restaurant.

Entrada Quique Dacosta Restaurante

Merece la pena el viaje que gracias al AVE desde Madrid es infinitamente más fácil. Menos de dos horas de tren y una hora de coche hasta llegar a Denia, uno de los lugares turísticos de la costa blanca. Cerca de la carretera, rodeado de verde y con una verja que recuerda un órgano, está el restaurante donde Quique Dacosta lleva desde los 16 años, donde ha desarrollado toda su carrera, sin formación previa en escuelas de hostelería, sin stages pero con mucho espíritu, mucha sensibilidad y muchas ganas.

Siempre que el tiempo lo permite, la obra de teatro empieza fuera, aperitivos llenos de sabor y de imaginación que abren boca de lo que te vas a encontrar en la sala.

1º Acto: Snacks. Estrella de Mar entomatada- Erizo de Mar - Algas al ajillo

Una vez dentro, y convirtiéndose en costumbre de los restaurantes más vanguardistas, una mesa blanca, sin mantel, sin nada.

Lo primero es la elección de la bebida. Para ello te entregan dos libros bastante gordos, encuadernados con telas de trajes de falleras. Sorprende que estén escritos a mano por el sommelier, José Antonio Navarrete (nominado a Premio Nacional de Gastronomía 2011). Además de tener buena letra, es capaz de decirte hasta el número de pie de los bodegueros. Mi consejo es dejarle hacer: conoce los vinos y conoce muy bien el menú.

Con todo listo empieza el menú. 40 platos divididos en 5 actos. Tiene que ir rápido porque como dice Quique “dos minutos más entre plato y plato y la cena se alarga más de una hora”. El encargado del ritmo perfecto, de la sincronización de la sala y de hacer cómplice al cliente es Didier Fertilati, francés pero casi español y uno de los mejores Directores de Sala.

2º Acto: Tapas. Rompepiedra

2º Acto: Tapas. Nido de Golondrina

3º Acto: Platos. Gamba Roja de Denia

3º Acto: Platos. Pechuga de Pichón sobre Germinados

4º Acto: Postres. Escarcha de yogur al aroma de rosas y naranjas sanguinas

Los platos son puro mar mediterráneo, sabores potentes y texturas geniales, con muchos toques que homenajean al ya cerrado El Bulli pero, sobre todo, platos que juegan con el comensal, tanto que sales con ganas de más, de volver pronto para ser igual de feliz.

Don Alfonso, una personalidad de la Campania italiana.

Publicado por en Restaurantes. Comentar.

La Costiera Amalfitana y el Golfo de Nápoles dan mucho que hablar pero después de un magnífico viaje quiero hacer mi primer post de esta zona sobre el gran restaurante Don Alfonso 1890 .

“Desde pequeño tenía el sueño de montar un restaurante especial,  algo único”.  Estas son las palabras de un viejo amigo de Alfonso Iaccarino que nos encontramos, por casualidad, al final del viaje.

Y lo consiguió. En 1980, Alfonso Iaccarino cerró la parte hotelera del negocio que regentaba su familia y se centró en el restaurante al que llamó Don Alfonso, en honor a su abuelo. Hoy día, es un grandísimo restaurante en un pueblecito de la península de Sorrento, reconocido como uno de los mejores de Italia. Pero, sobre todo, es un restaurante familiar, con alma, en el que todos los miembros de la familia trabajan (y mucho) y te hacen sentir como si estuvieras en casa.

 

El restaurante

Livia, su mujer, se encarga de la decoración que está cuidada hasta el mínimo detalle y en la sala es la que mejor describe cada plato. Mario, su hijo mayor, lleva la sala con maestría y con gracia. Ernesto sigue los pasos de su padre en la cocina y, poco a poco, su padre le sigue a él. Además, todos ayudan para que los restaurantes de Marrakech, Macao y el recién inaugurado de Roma sean siempre un éxito.

 

El jardín de Don Alfonso 1890

La cocina es una oda constante al producto con el toque genial de los Iaccarino. Muchos de ellos cultivados en su finca ecológica de Punta Campanella, en la que Alfonso pasa horas todas las mañanas.

En el menú, un impecable soufflé de mozzarella (dificilísimo de elaborar por la cantidad de agua que contiene este queso) seguido del plato favorito de la “nonna”, un clásico. Los Paccheri (cilindros huecos de pasta) con guisantes y judías verdes y el atún blanco rebozado en pistachos, un plato espectacular, entre otros.

 

Soufflé de Mozzarella con puré de tomate y orégano

Taco de atún blanco con pistachos

Después de cenar, lo ideal es tomar un limoncello de elaboración propia o probar una grappa de su colección única.

Hace unos pocos años, en su afán constante por crecer y mejorar, construyeron unas suites encima del restaurante para que la experiencia fuera completa. Y no se equivocaron, por dos motivos: salir de Sant’Agata sui Due Golfi puede ser una odisea después de una larga cena y, en segundo lugar, el desayuno es un imprescindible. Panes, mermeladas, mantequilla y bollería hecha en casa, zumos preparados con frutas de su finca…

 

Magnífico desayuno

¿Convencidos? Realmente merece la pena.

¡Qué calor!

Publicado por en Restaurantes. Comentar.

Entre el calor que hace y el calor que constantemente nos repiten que hace, parece complicado sobrevivir a las altas temperaturas de estos últimos días. Lo ideal sería estar a remojo en el mar o en la piscina o, en su defecto, en una fuente o ducha.

Sin embargo, mucho me temo que la mayoría de nosotros seguimos con nuestro día a día de trabajo, de aire acondicionado en aire acondicionado.

Cuando cae la noche y los termómetros nos dan tregua es cuando aprovechamos para salir a la calle y dejarnos caer en alguna de las muchas terrazas de Madrid.

Si lo que queremos, además de comer bien y tomar una buena copa, es disfrutar de las mejores vistas de Madrid, la mejor opción es la terraza del Palacio de Cibeles, gestionada por el conocido Adolfo Muñoz de Toledo.

Vistas desde el Palacio de Cibeles

La Taberna Los Gallos es el nuevo restaurante del callejón gastronómico de la calle Jorge Juan, con una oferta sencilla a buen precio. Tiene dos terrazas: una en la entrada y otra tranquila, pequeña y muy bien decorada, en la azotea.

Mesa en la azotea de Taberna Los Gallos

La clásica terraza del ABC de Serrano (C/ Serrano, 61) propone un concepto genial durante la Eurocopa: un picnic urbano donde te incitan a quitarte los zapatos y a aparcar el trabajo durante un rato. Aunque quedan pocos días para disfrutarlo, merece la pena la visita. Te puedes llevar tu propia comida o comprarte una cesta con las sugerencias del día. Por la tarde, se pone en marcha la barra de The Cocktail Room para tomar algo a precios razonables.

Picnic urbano en el ABC de Serrano

En el centro de Madrid también se puede comer rodeados de verde en restaurantes como Iroco, del Grupo Vips, o Cien Llaves, en Casa América, una de las últimas novedades de la capital que cuenta con Juanjo López, de La Tasquita de Enfrente, como asesor. Increíbles las croquetas, la ensaladilla y las chuletitas de conejo. Además, al terminar te puedes tomar un cóctel en la terraza de Le Cabrera justo al lado.

La terraza de Cien Llaves

La plaza de La Moraleja ha sido un boom durante estos últimos años. Un boom que se mantiene con nuevas propuestas cada temporada. Este año 99 Sushi Bar y Pract&Co (ambos en la Plaza de la fuente, 2. La Moraleja), el nuevo y acertado concepto de Víctor Enrich, han sido los últimos en llegar.

Víctor Enrich en Pract&Co

Hasta aquí algunas de mis propuestas aunque me dejo grandes sitios como La Terraza del Casino, la terraza más gastronómica, Sacha y Rubaiyat, que casi comparten espacio, la agradable terraza de Loft 39, la terraza de El Mercado de la Reina en la plaza Vázquez de Mella, la nueva propuesta en la azotea del Círculo de Bellas Artes o la del Museo Thyssen, etc.

Mugaritz.

Publicado por en Restaurantes. Comentar.

Está entre Renteria y Astigarraga y su nombre significa literalmente “el roble que divide”, en honor al enorme árbol que domina el jardín y separa ambas localidades.

Mugaritz, capitaneado por el genio creativo Andoni Luis Aduriz, es considerado el tercer mejor restaurante del mundo por la lista The World’s 50 Best, tiene tres soles Repsol y, curiosamente, sólo dos estrellas Michelin.

Mugaritz es un teatro al que hay que llegar sin prejuicios, un teatro en el que te dejan ser parte del espectáculo como ocurría en las tragedias griegas. Empieza con una mesa en blanco. ¿Llegas a la catarsis? Casi. Cocina, sala y clientes se unen para disfrutar de algo único.

Y tres recomendaciones: obviar la clásica discusión en la mesa de restaurantes de este estilo sobre la preferencia de “dos buenos huevos fritos”; no dejar de visitar la cocina para saludar a Andoni o, en su defecto, a Llorenç, y quedarse impactados con su funcionamiento; y, elegir bien la compañía porque es una cena de bastantes horas.

El menú ingenioso, sorprendente, vegetal (no en exceso) y largo: 5 aperitivos bajo el roble (en Astigarraga), 10 platos en las sala (en Rentería) y de vuelta al roble para tomar los 3 postres, el café y las copas. Como siempre, salimos los últimos.

Una muestra de lo que tomamos, sin desvelar mucho. Es mejor ir a probarlo.

Acordes marinos de caramillo crocante

Tempura de ajo

Bromas y aceitunas, pocas o ninguna

Hierbas silvestres y cultivadas sobre una mezca de huevo y encurtidos

Potaje de avellanas con nácar

Porción de queso fresco, xixas y hierbas carnosas

 

Mantecado helado de almendras

Punto MX. Madrid

Publicado por en Restaurantes. 1 comentario .

Es posible que hayáis escuchado o leído más de una cosa sobre Punto Mx estas últimas semanas pero no quiero dejar de recomendaros este restaurante recién inaugurado.

Después de que Rita, el alma de La Taquería del Alamillo, vendiera el restaurante mexicano con más fama, y dejara Madrid un poco huérfano de esta cocina poco conocida pero muy querida, ha aparecido Punto Mx, un mexicano moderno pero fiel a las tradiciones.

Está en un local de dos plantas del barrio de Salamanca con una decoración elegante que se aleja de los tópicos. Una zona muy minimalista donde se encuentran la mayoría de las mesas, otra más rústica para las mesas grandes y  en la parte de arriba un lounge vintage especializado en tequilas, mezcales y cócteles.

Este fue el menú que tomé, todo de platillos pensados para compartir:

Guacamole preparado al momento en la sala con aceite de aguacate que le aporta un poco más de untuosidad.

Quesadillas de Flor de Jamaica en tortilla de maíz morado. Salsa costeña de tomatillo verde y chile de árbol

Panuchos de cochinita pibil. X’nipek de cebollita morada y chile habanero

Tacos de chorizo verde con aguacate, queso y salsa martajada de chiles toreados. Las tortillas también se hacen al momento.

Enchiladas de carnitas de pato. Salsa de pipián verde – Es lo único que realmente picaba pero como me dijeron: “pica lo que tiene que picar”.

Pie de queso con guayaba con helado de Mango

 

Merece la pena la visita tanto para los entendidos como para los que quieren descubrir que la cocina mexicana no se parece en nada al extendido Tex-Mex…

 

Punto MX

Calle General Pardiñas, 40b

Tel 91 402 22 26

Precio medio. 45 euros

 

La Marca España y Gastronomía

Publicado por en Actualidad. 1 comentario .

Ayer estuve en la Embajada de Estados Unidos para asistir al coloquio “Mujeres que Lideran el Sector Gastronómico en España” incluido en el interesante ciclo sobre “Mujeres y Liderazgo” que organiza la propia embajada.

Las tres ponentes fueron Gabriella de Ranelli, promotora de Tenedor tours, experta en cultura gastronómica española y se dedica, entre otros, a asesorar sobre viajes gastronómicos por nuestro país; Xandra Falcó, directora de Pagos de la Familia Marqués de Griñon y, por último, María José Huertas es sumiller del restaurante madrileño La Terraza del Casino.

Se habló de los cambios que ha habido en España durante los últimos años, concretamente de la mejora de la percepción de nuestra gastronomía a nivel internacional que sumado al momento económico que estamos viviendo, ha invertido el ratio clientela nacional/clientela internacional en nuestros restaurantes hasta alcanzar más de un 80% de clientes extranjeros.

En cuanto a restaurantes y cocineros, España ha hecho un gran trabajo. Somos vanguardia y nadie lo niega.

Se comentó también la importancia de la exportación de nuestros alimentos y bebidas para asegurar la prosperidad de las empresas y la importancia de la marca España, por lo tanto del apoyo público, para conseguirlo.

Mi pregunta: ¿estamos haciendo bien las cosas?

Mi sensación es que las empresas son demasiado individualistas y sus esfuerzos se centran principalmente en favorecer  su marca. Esta estrategia era factible cuando la oferta era mucho más reducida pero hoy en día no se le puede pedir al consumidor que conozca todo y que se acuerde de todo.

Los españoles debemos vender conceptos mucho más claros y concisos y no complicar la información.

¿Cómo pretender que un extranjero sepa que tiene que comprar “Jamón Ibérico puro de Bellota si una gran mayoría de los españoles no sabe que el término Ibérico se refiere a una raza y siguen llamando a nuestro producto estrella jabugo, serrano, pata negra y un sinfín de adjetivos poco apropiados?

¿Y en el mundo del vino por qué unas veces se habla de uvas y otras de denominaciones de origen? Por otro lado, ¿es posible que el consumidor se aprenda tantísimas denominaciones de origen y tantas variedades de uvas?

Se habló de que en el mundo del aceite hay que repetir el esquema de lo que se ha hecho en el mundo del vino. Efectivamente, España produce más del 30% del total de aceite de oliva del mundo y poco a poco se está centrando más en la calidad. Y hay que contarlo. Pero una vez más, es confuso: muchísimas variedades de aceituna, distintas regiones, diferenciar entre oliva normal, virgen y virgen extra. Además, hay una gran diferencia, una botella de vino dura unas horas desde que se abre y una botella de aceite de oliva varias semanas por lo que se pueden probar menos tipos.

¿Estamos haciendo bien las cosas? ¿Somos buenos embajadores de nuestros productos? Creo que hay que replantearse las estrategias de marketing y comunicación de nuestros productos y de la marca España y no intentar conseguir fuera de nuestras fronteras lo que no se ha conseguido dentro.

Chef Millesime 2012: Francis Paniego

Publicado por en Eventos. Comentar.

Me gusta el espíritu de Millesime. Creo que han hecho algo absolutamente distinto para apoyar la gastronomía y, por encima de todo, para seguir acercándola a los menos expertos.

Me imagino que una gran mayoría de vosotros habréis oído hablar alguna vez del Salón Millesime, del que ya se han celebrado cinco ediciones en Madrid y en octubre de este año se celebrará la sexta. El mismo modelo lo han  replicado en ciudades como Sao Paulo o México DF y llegará a más ciudades en un futuro, ¡por supuesto!

El Salón Millesime se ha convertido en sitio de encuentro de cocineros, expertos y aficionados. Son tres días de buen ambiente y buena gastronomía.

Sin embargo, el Grupo Millesime organiza muchas más cosas aparte de este  Salón. Un buen ejemplo de ello es el concurso Chef Millesime, patrocinado por Cruzcampo Gran Reserva, uno de los productos Elite Gourmet. que este año contaba su tercera edición.

El ganador se anunció el lunes durante un showcooking en el Hotel Urban de Madrid. Aunque los finalistas eran muy potentes, el elegido como chef Millesime 2012 fue Francis Paniego, el gran cocinero de La Rioja, como ha venido demostrando durante muchos años tanto  en Echaurren, como en Ton de Luna y en el restaurante de las bodegas Marqués de Riscal.

En el showcooking, destacable la Ensalada templada de tubérculos y ajada de Pepe Solla, la Emulsión de almendra con hojas orgánicas y vermut de Mario Sandoval, el Buñuelo de gallina en pepitoria de Paco Pérez (un espectáculo), la Royale de setas y anguila de Kisko García, el Suero de tomate, las Láminas de bacalao con gusto a parrilla y las Croquetas de Francis Paniego.

Por la noche y aprovechando que todos los finalistas estaban en Madrid, Millesime organizó una gran cena en el Hotel Villa Real. Un menú de ocho platos, uno de cada finalista.

Empezamos con el ganador, Francis Paniego y sus Espárragos blancos y perrechicos como una textura de almendra tierna. Uno de los mejores platos de la noche.

 

Pepe Solla (Casa Solla, Pontevedra) llamó a su plato “Mar” e intentó traer un poco del mar gallego con una sopa de almejas.

 

Juanjo Pérez y Yolanda León (Cocinandos, León) hicieron, para mi gusto, el plato más sorprendente: Carpaccio de mollejas de ternera sobre parmentier de limón y verduras de temporada. No soy gran amante de las mollejas pero aquí perdían su textura característica y estaban impresionantes… No era un plato para los puristas de las mollejas, eso sí.

 

Seguimos con las Kokotxas a la parrilla con arroz marino de Iñigo Lavado (Iñigo Lavado, Irún-Guipúzcoa).

 

Después la merluza “mediterráneamente” de Paco Pérez (Llançá, Girona).

 

Kisko García (Choco, Córdoba) preparó un Rabo de toro, un clásico cordobés pero en su versión marina. Consiguió que el pescado tuviera una textura similar a la carne de este guiso.

 

Jorge Bretón (La Sucursal, Valencia) fue el encargado de la carne: Cordero con infusión de citronella y cous-cous vegetal.

 

Terminamos con Mario Sandoval (Coque, Humanes-Madrid). Postre de chocolate en texturas con licor de avellano. Final imponente aunque últimamente me cuentan tantas maravillas de Coque que me hubiera gustado probar alguna de sus nuevas recetas… Habrá que ir a Humanes.

 

Una estupenda cena para un lunes ¡y mi más sincera enhorabuena a Francis Paniego!

 

Fotos: Millesime

Londres, un poco de todo

Publicado por en Restaurantes. Comentar.

Me encanta Londres. Llevo años diciendo que quiero ir a vivir allí y aquí sigo… Por lo menos me escapo cada vez que puedo. Londres da para mucho así que hoy os cuento mis últimas experiencias gastronómicas.

Empiezo por todo lo alto. The Grill at The Dorchester, el restaurante más elegante que conozco. Esta decorado con tartanes rojos y presidido por un ramo de rosas rojas inmenso. El servicio perfecto, todo muy british, igual que la comida. Aunque fui un lunes, no pude resistirme y pedí el clásico Sunday Roast: roast beef, verdura, patatas y un espectacular Yorkshire Pudding.

Probablemente no tiene mucho sentido viajar desde España para comer en un restaurante español en Londres, pero no quiero dejar de hablaros de Ibérica, uno de los mejores españoles fuera de nuestras fronteras. Tienen dos restaurantes, uno cerca de Oxford Circus y otro en la City. Decorados por Lázaro Rosa, no caen en el typical Spanish, pero si hacen muchos guiños al diseño clásico español. La comida también. Por supuesto, tiene nuestros platos tradicionales pero todo bajo la lupa de su asesor creativo, Nacho Manzano (cocinero asturiano con dos soles Repsol y dos estrellas Michelin en Casa Marcial).

Otro restaurante que me gustó mucho es Tom’s Kitchen, el gastrobar de Tom Aikens, uno de los grandes cocineros de Londres. Está abierto ininterrumpidamente desde el desayuno hasta la cena y hay brunch los fines de semana. Decorado con mucha gracia, buen ambiente y una camarera argentina encantadora, se comen cosas sencillas. Buenísima la pechuga de pollo empanada macerada en pesto.

Londres tiene muchos restaurantes de comida asiática. Uno de los que más me ha sorprendido, probablemente porque en Madrid no he estado en restaurantes indios buenos, es Amaya, muy cerca de Hyde Park, en Knightsbridge. Todo decorado en rojos y negros, es más agradable para cenar que a mediodía.

Termino con un plan muy divertido para los sábados. El otro día una amiga me llevó a Broadway Market. Está en la zona este de Londres, la nueva zona de moda en la que, hoy por hoy, te encuentras con poco turista. En una calle llena de restaurantes, pubs, tiendas de ropa, etc., todos los sábados se instala un mercadillo de comidas del mundo, tanto comida preparada como productos frescos, para comer allí o comprar para casa. Hay puestos de quesos, embutidos italianos, crepes, falafels, hamburguesas, fruta y verdura, salchichas alemanas, todo tipo de dulces… Muy cerca hay dos parques muy agradables, London Fields y Haggerston Park. Perfectos para descansar después de la comida…

*Foto tomada de la página web de Broadway Market