Solana y el modelo Telvent

Publicado por en Energía, Innovación, Renovables, Tecnologías de la información. Comentar.

La presentación el jueves 24 de febrero de los resultados anuales de Abengoa dio mucho más de sí respecto a lo que recogía su comunicado y su presentación oficial. La conferencia con los analistas de bolsa que ofrecieron Manuel Sánchez, consejero delegado desde el pasado octubre, y Amado Sánchez, director financiero, permitió conocer algunos detalles muy jugosos a tener en cuenta a medio plazo.

El primero de ellos, que Abengoa “no es dependiente de los bancos para financiarse”, presumieron los directivos. Lo fundamentaron mostrando cómo se ha pasado en un año -de 2009 a 2010- de tener un 76% de su deuda corporativa en manos de bancos, a un 50%. Ello a costa del aumento del peso de los bonos y bonos convertibles en su estructura de financiación, porque financiación le sigue haciendo falta a una compañía intensiva en consumo de capital por la propia naturaleza de sus negocios (termosolares, de desalación, de transmisión de electricidad o producción de biocarburante). De hecho, Abengoa prevé invertir casi 4.400 millones en los próximos tres años, de los que 2.100 están ya en ejecución.

En segundo lugar, y a preguntas de los analistas, Manuel Sánchez reconoció que el modelo de desinversión seguido en Telvent (donde se ha ido desprendiendo de pequeñas participaciones hasta el entorno del 40% tras fracasar su primer plan de venta a Indra) se podría aplicar de forma parecida a otras áreas de negocio del grupo. Lo significativo aquí es que no se trataría ya de dar participación a terceros o directamente desinvertir en activos maduros, sino que se pondría en venta parte de una división. Todo ello con el objetivo de conseguir fondos que respalden ese elevado volumen de inversión. ¿Será Abengoa Bioenergía, la división de biocarburantes, la elegida? El futuro dirá.

Tercero, novedades sobre el proyecto Solana, una de las dos macrocentrales que Abengoa promueve en EE UU. Solana estará en Arizona y tendrá la misma potencia -280 megavatios- que la que el grupo andaluz se ha adjudicado en California (en el mítico desierto de Mojave, mítico para el sector solar, claro).  Sánchez avanzó que, al igual que ha ocurrido con centrales en construcción en Córdoba, Sevilla y Cáceres en las que se ha dado entrada a Itochu, E.ON o JGC Corporation, respectivamente, también en Solana se dará entrada a algún socio que comparta riesgo financiero. “La entrada de este socio se concretará en los próximos trimestres”, especificó. La planta exige una inversión total de 2.000 millones de dólares, ha logrado un aval del Gobierno de EE UU por 1.450 millones y se estima que entrará en operación a final de 2012.

Por último, y ante la ola democratizadora que está perturbando (en algunos casos gravemente como en Libia) la estabilidad en el Magreb y Egipto, el consejero delegado detalló la exposición de la compañía a esos países. Marruecos, Argelia, Túnez y Libia aportan unos ingresos totales anuales por debajo de 400 millones para Abengoa. Sus activos principales en el área son su participación en las dos primeras plantas mundiales que hibridan generación eléctrica con gas y termosolar en Marruecos y Argelia, así como dos desaladoras que construye en este último país (más otra que ya opera desde 2009). Esos menos de 400 millones representarían un 6,3% de los ingresos totales estimados para 2011: 6.300 millones. Ya lo dijimos en el post anterior: números de otro mundo dentro del panorama empresarial andaluz.

Puedes ver otras magníficas imágenes de la plataforma solar de Abengoa en Sanlúcar (Sevilla), realizadas por nuestro fotógrafo José Rodríguez, desde aquí.

Abengoa, al milímetro

Publicado por en El futuro de Andalucía, Energía, Innovación. Comentar.

Abengoa ha presentado esta mañana sus resultados de 2010. Como buenos ingenieros, han cumplido al milímetro con las previsiones anticipadas por los analistas bursátiles: el beneficio neto ha superado por primera vez los 200 millones, exactamente 207 como estimaron esos analistas.

Es destacable cómo se mantiene inquebrantable el pulso en el exterior (en la imagen, planta de bioetanol en el puerto de Rotterdam), donde la primera compañía privada de capital andaluz logra tres cuartas partes de su negocio (6 puntos más frente el 69 por ciento de 2009). Las ventas exteriores crecieron un 32 por ciento en 2010 y suman 4.135 millones. No está mal, en cualquier caso, haber logrado también elevar el negocio en España más del 10 por ciento (hasta 1.430 millones) en medio de la crisis.

“Los ratios de endeudamiento totales y corporativos se han mantenido ligeramente por debajo de los del año 2009″, señala la compañía en la información difundida a primera hora a la CNMV. Habrá que conocerlos al detalle a lo largo del día de hoy, porque en los nueve primeros meses de 2010 el endeudamiento neto se incrementó en 1.200 millones de euros hasta alcanzar los 5.400 millones. Esto suponía una ratio de 5,7 veces ebitda (beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones).

Por último, señalar que Abengoa sigue creando empleo a buen ritmo: casi 3.000 nuevos empleados pasaron a formar parte de la plantilla media de la empresa en el pasado año, hasta 26.120 (de ellos, 4.220 mujeres, el 16,1 por ciento del total lo que supone una leve bajada respecto al 16,5 por ciento que representaban en 2009). Estas cifras de plantilla, y las de los párrafos anteriores, son cifras de otro mundo dentro del paisaje empresarial andaluz.

El hijab de Gallardo

Publicado por en El futuro de Andalucía, Energía, Junta de Andalucia, PSOE. Comentar.

La toma de control de Cepsa (en la imagen, su refinería de Algeciras) por el fondo soberano IPIC de Abu Dhabi y las turbulencias gasísticas procedentes del Magreb coinciden en el tiempo con el redoble de tambores previo a la resolución definitiva sobre el proyecto de la refinería Balboa de Badajoz. Ambos temas aparentemente tan lejanos quizá estén interconectados, al menos por las consecuencias que tiene para el proyecto español que hayan coincidido en el tiempo.

Evidentemente, los árabes no han comprado o dejado de comprar la segunda petrolera española por lo que el empresario extremeño Alfonso Gallardo quiera hacer en su tierra. Tampoco la argelina Sonatrach se ha enfrentado a Gas Natural por el precio del gas que le suministra pensando en cómo podría afectar a este proyecto. Pero el caso es que esta convulsa coyuntura energética que vive España se ha puesto encima de la mesa de decisión del Gobierno la víspera de la decisión sobre si debe o no acometerse la mayor inversión de la historia de Extremadura. Para crear, eso sí, la primera refinería de Europa ubicada en el interior (y no en la costa) en décadas.

Los partidarios de la planta airean estos días su júbilo por lo que consideran que es el inminente visto bueno gubernamental. La ministra Rosa Aguilar, antaño ecologista, ha dicho al presidente extremeño Fernández Vara que en abril se decidirá sobre el tema definitivamente. Los detractores, tras el golpe que supuso que el PSOE (valedor del proyecto desde el primer momento) revalidara su control en los municipios pacenses del área de influencia de la planta, saben ya que la refinería no será un arma electoral determinante en las próximas elecciones autonómicas y locales del 22 de mayo. Manuela Martín, compañera del diario Hoy, lo ha explicado perfectamente en un reciente análisis.

Descartado este efecto político adverso, la ‘pérdida’ de control sobre Cepsa (ya estaba de hecho en manos de accionistas extranjeros, pero los franceses de Total siempre quedan más cerca que Abu Dhabi) y los problemas de Gas Natural con Argelia refuerzan los argumentos en favor de la seguridad del suministro, de contar con más capacidad industrial autóctona (ahí está Repsol)  que respaldarían que se apruebe la planta. Todo un inesperado regalo árabe, en definitiva, para hacer realidad un proyecto que se lanzó hace ya ocho años y que ha seguido adelante por la pétrea convicción de un sólo hombre.

Esperamos el desenlace con vivo interés.

Abengoa, ¿sostenible?

Publicado por en Cajasol, El futuro de Andalucía, Junta de Andalucia, PSOE. 11 comentarios.

Esta semana se celebró en el Ateneo de Sevilla una sesión informativa en torno al proyecto de la Torre Cajasol. Ese mastodonte de cemento, metal y cristal diseñado por el arquitecto César Pelli que la entidad financiera, ya integrada en Banca Cívica, pretende levantar en la Isla de la Cartuja. Algunos de los asistentes, entre los cuales se encontraban representantes de los diferentes colectivos ciudadanos que se oponen a este proyecto faraónico, comparaban la insensatez que supone la construcción de este rascacielos con la sostenibilidad que ha demostrado Abengoa en su sede corporativa Campus de Palmas Altas (ubicada al sur de Sevilla).

Una comparación válida, sin ninguna duda, ya que pone de manifiesto cómo importantes grupos empresariales de la ciudad eligen soluciones totalmente opuestas a la hora de plantearse la construcción de nuevas sedes corporativas. Palmas Altas es un conjunto de siete edificios con una altura limitada (como se aprecia en la foto) y que, entre otras características, produce dos tercios de la electricidad que consume mediante el uso de diferentes tecnologías. Nada que objetar.

Sin embargo, la insistencia, hasta el punto de resultar empalagosa, que Abengoa pone en su respeto a la sostenibilidad parece que no la aplica cuando se trata de hacer negocio. Si no, ¿cómo se entiende que Inabensa, filial de Abengoa, sea la constructora que, junto a FCC, haya sido adjudicataria de las obras de construcción del denominado ‘esqueleto’ de la torre? Esta torre (ver imagen de la recreación que facilita la propia caja) incumple la legislación urbanística y ambiental tanto del Ayuntamiento de Sevilla como de la Junta de Andalucía. Su brutal impacto visual sobre el conjunto protegido como Patrimonio de la Humanidad, en el centro histórico de la ciudad, ha sido denunciado por la propia UNESCO, que ha pedido al Gobierno español que paralice las obras. Casualmente, la fundación Focus Abengoa se encuentra muy cerca de la Catedral.

Se da la circunstancia además de que Abengoa es extremadamente exigente con sus proveedores a la hora de que cumplan criterios de sostenibilidad en su trabajo. ¿No se aplica la propia empresa esos criterios a la hora de captar negocio? Tendremos ocasión de preguntarle a la propia compañía en la primera ocasión que se presente, y aquí os contaremos su respuesta.

¿Eres de Jaén?

Publicado por en Escándalo EREs, Junta de Andalucia, PSOE. Comentar.

La consejera de Gobernación de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, ha utilizado un argumento de peso y que demuestra una profunda inteligencia para responder a la cuestión que le ha planteado este diario, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno andaluz, sobre Santana Motor. El Gobierno regional saca pecho justamente hoy, en medio de la polémica sobre los ERE fraudulentos, de que ha logrado el enésimo acuerdo social en Santana para pagar prejubilaciones y, al tiempo, tratar de atraer nueva inversión industrial que sustituya al cierre de la famélica rama de automoción.

Santana ha absorbido en 17 años bajo control total de la Junta más de 600 millones de euros en fondos públicos destinados a subvencionar la propia actividad, ayudar a la prejubilación de la plantilla, incentivar la atracción de nuevas empresas… Esa cifra es algo inferior a los 647 millones de fondos públicos empleados por la Junta desde 2001 a 2008 en prejubilar a más de 25.000 trabajadores de empresas que atravesaban crisis. Cualquier persona puede sentirse, como poco, sorprendida por la coincidencia en la cifra y la enorme diferencia en su aplicación: con unos millones se otorga respiración asistida a una empresa inviable que empleaba a 2.000 personas (hoy 360); con los otros millones se ayuda a empresas viables a superar dificultades coyunturales para que continúen su actividad y se da una salida digna a 25.000 personas que trabajaban en ellas.

Y entonces le preguntamos a Moreno sobre ello. Ojo! Si usted no es de Jaén, no está capacitado para entender por qué la Junta ha hecho estas diferencias sangrantes entre empresas en crisis de primera y empresas en crisis de segunda. Quienes sí sean de Jaén, como decenas de cargos socialistas (incluida la propia Moreno), parece que sí poseen un gen que les permitirá comprender estas arbitrariedades. No lo digo yo, me lo ha respondido ella misma esta mañana: escúchalo en este audio:

MarMoreno-UstednoesdeJaen

Santana Motor

Publicado por en El futuro de Andalucía, Industria, Junta de Andalucia, PSOE. Comentar.

Santana Motor, el histórico referente de la empresa pública subvencionada de Andalucía, está a punto de cerrar sus puertas. Más exactamente, la rama de automoción de Santana, ya que en los últimos cinco años se ha hecho el esfuerzo de diversificar su producción hacia los trenes y tranvías (de la mano de CAF), la fabricación de material ferroviario (junto a Grupo Gllardo y GEA 21) y los componentes para energía eólica (junto a Daniel Alonso). Ese es el único camino de cierto futuro para que no se pierda del todo la actividad industrial en Linares, la segunda ciudad más importante de la provincia de Jaén.

Iveco, el último de los socios del sector automovilístico que se interesó por Santana y con el que la empresa andaluza ha producido algunos cientos de modelos de un todoterreno, descartó hace ya meses la opción de compra por la compañía, lo que la ha abocado al cierre definitivo. Tampoco ‘ocurrencias’ como la posible compra de la planta por la rusa Tragaz han fructificado, más bien parecían fuegos de artificio para mantener la ilusión.

La crisis que vivimos es capaz de llevarse por delante lo que desde hace 17 años (los que lleva la Junta de Andalucía controlando mayoritariamente su capital) ha sido imposible acometer: la clausura de una actividad industrial ruinosa. Los cientos de millones de euros empleados en proporcionarle respiración asistida han permitido ir reduciendo progresivamente la plantilla (desde los 2.000 empleos que tenía en 1995 hasta los 350 trabajadores actuales). Se estima en 600 millones de euros la cantidad destinada a subvencionar a Santana en estos 17 años, pese a lo cual las pérdidas entre los ejercicios 2006 y 2009, incluido, han ascendido a 115 millones. Lo mejor es parar esta sangría ya, aunque se debería haber hecho mucho antes.

Los antaño combativos sindicatos de la fábrica, que hoy representan a una plantilla menguada y envejecida, examinan estos días el plan de futuro presentado por el Gobierno andaluz, que incluye 5 proyectos de diversificación industrial de los que no se han ofrecido detalles. Junto a ellos, los casi 800 empleados de las firmas auxiliares del parque de proveedores esperan también con inquietud que ‘papá Junta’ les facilite alguna perspectiva de futuro.

Lo que por fin queda claro hoy es que imágenes como la que ilustran esta entrada (de los tiempos en que Santana aun producía todoterrenos Suzuki) no volverán a verse. Es el fin a más de 50 años de producción de vehículos 4×4 que inició la mítica Land Rover; y el comienzo, ojalá sea así, de una etapa basada en proyectos industriales viables.

Aernnova vs Alestis

Publicado por en Aeronáutica, Cajasol, El futuro de Andalucía, Industria, Innovación, Unicaja. 4 comentarios.

Algunas breves puntualizaciones que considero relevantes sobre la última buena nueva recibida en el sector aeronáutico andaluz el pasado 11 de febrero. La presentación  de un nuevo paquete de trabajo por parte de Aernnova, uno de los tres únicos contratistas de primer nivel (tier 1) de Airbus en España, que se desarrollará en buena parte en Andalucía es algo a celebrar. Si además ese contrato lo presenta el propio presidente del grupo vasco Juan Ignacio López Gandásegui (en la foto, en primer término junto al consejero de Economía andaluz, Antonio Ávila) y supone que la planta de Sevilla en que se ejecutará parte de él consigue especializarse en un segmento del negocio aeronáutico como es el de helicópteros, pues mejor aún.

En Andalucía tenemos ya la suerte de que los tres tier 1 españoles (el tercero es Aciturri) tengan presencia industrial en la comunidad. Junto con Aernnova, en la región opera Alestis, el grupo con sede en Sevilla creado de la unión de la la vasca Alcor y la andaluza Sacesa. Y aquí precisamente está la clave. Mientras Alestis desarrolla la ingeniería y la fabricación de los fuselajes para sus clientes (fundamentalmente Airbus) en la comunidad, Aernnova desarrolla los trabajos de mayor valor añadido allí donde tiene su sede, es decir, Vitoria. En el contrato presentado por Aernnova, la fabricación de los fuselajes en fibra de carbono (material de futuro y cuyo conocimiento representa el verdadero valor añadido que posee una empresa) se hace en una de sus plantas de País Vasco, mientras que el montaje se hace en Sevilla.

Lejos de criticar de ningún modo la decisión de que esta empresa acometa su carga de trabajo donde mejor le parezca para la viabilidad y rentabilidad de su negocio, lo que tratan estas líneas es de rebajar el nivel de entusiasmo demostrado por el Gobierno andaluz y algunos medios sobre este tema. Mejor harían en preguntar al propio Gobierno andaluz sobre por qué Alestis (de quien es accionista directo, y diría que indirecto a través de Unicaja, Cajasol y el Banco Europeo de Finanzas) sigue teniendo tan escasa presencia pública en Andalucía. No sólo hay que ser la mayor empresa aeronáutica de capital andaluz, sino parecerlo. Si no, otros pueden ocupar con más inteligencia ese papel. Y también para que rumores crecientes como que cualquier día Alcor coge los trastos, se retira de Alestis y regresa con el know how a País Vasco (donde nació y donde vive su consejero delegado, Gaizka Grajales) sean respondidos con claridad.

————————————————————–

((Si quieres ver más fotos de la presentación del contrato de Aernnova en su planta de Aerópolis, en Sevilla, el pasado 11 de febrero pincha aquí)).

Incertidumbre renovable a ambos lados del Estrecho

Publicado por en El futuro de Andalucía, Junta de Andalucia, Renovables. Comentar.

La asamblea anual de las empresas del sector renovable que operan en Andalucía (en la imagen) se ha celebrado esta semana en la sede de la CEA en Sevilla con más incertidumbres, si cabe, que en otros años. Los promotores y productores andaluces de energía verde, agrupados en la patronal Aprean, saben que les quedan dos años de travesía del desierto hasta que se aclare el escenario (en el caso de los eólicos) o perspectivas de menor negocio de las inicialmente estimadas (especialmente en el caso de las empresas fotovoltaicas, pero también de las termosolares).

El anuncio de que la Junta de Andalucía va a sacar en breve a licitación un paquete mínimo de 800 megavatios eólicos fue un pequeño ‘regalo’ del gobierno autónomo sólo unos días antes de la celebración de esta asamblea. Sin duda que este anuncio acabó de afianzar la candidatura del actual presidente de Aprean, Marino Barroso, a su reelección, como efectivamente ocurrió.

Pero las incertidumbres que rodean a este sector -del que se pensaba, poco más o menos, que sería la panacea de la creación de riqueza durante los próximos años, así como un antídoto de enorme efectividad contra la crisis- llegan ahora también desde el otro lado del Estrecho, desde el Magreb y Egipto, debido a las revueltas sociales que viven estos países. El ministro de Economía alemán ha puesto voz hoy viernes a la inquietud de los promotores de la macroiniciativa Desertec, que pretende construir un cinturón de decenas de centrales termosolares y parques eólicos que permitan suministrar energía limpia a los países que las alberguen y, al tiempo, enviar energía verde a la Unión Europea. Estas centrales renovables están planificadas en los desiertos y costas de Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Egipto. Los principales impulsores de Desertec son empresas y bancos de Alemania.

Un reconocimiento público de esta inquietud que se produce, casualmente, el mismo día en el que los dos mayores bancos italianos, Unicredit e Intesa San Paolo, se unen a la misma -ya son cinco las empresas y bancos italianos presentes, frente a sólo dos españolas, REE y Abengoa-. Una de cal y otra de arena, que demuestra que la voluntad existe pero que resta la ingente tarea de conciliar intereses políticos diversos y, en este momento, cambiantes. Algo parecido, aunque a una escala mucho menor, a lo que el propio sector renovable afronta en España y Andalucía.

———————————————————————————————–

((Puedes consultar más fotografías de la Asamblea de Aprean desde aquí))

Tecnología andaluza más internacional

Publicado por en El futuro de Andalucía, Innovación, Tecnologías de la información. Comentar.

“Las empresas tecnológicas andaluzas están comenzando su internacionalización”. Esta frase de hoy de Adolfo Borrero, presidente de Eticom, resume el arduo, y también ilusionante, camino que le queda por delante a este sector en la comunidad. Apenas 25 de las 404 empresas que pertenecen a la patronal andaluza de las tecnologías de la información están implantadas en el exterior, lo que da idea del amplio camino por recorrer.

Esas 25 empresas, entre las que se encuentran gigantes como Telvent (filial de Abengoa de la que Borrero es directivo en el área de Administraciones Públicas), logran en el exterior un negocio de 300 millones de euros. Gran parte de esta cifra corresponde a la propia Telvent, pero también hay otras firmas exportadoras como AT4 Wireless, Isotrol, Novasoft, Formación Digital o Intecna. Incluso firmas tan atractivas por la competitividad global de sus soluciones que son adquiridas por gigantes globales, como el caso de la malagueña Optimi, adquirida por Ericsson.

Borrero quiere que las 100 empresas que han mostrado ya interés por internacionalizar (entre las que están las 25 citadas), estén implantadas fuera de España en un plazo de 3 años. Los mercados de Latinoamérica ganan  por goleada entre las preferencias y oportunidades para las TICs andaluzas, sin olvidar Europa del Este o el Magreb, según estudios realizados por la patronal entre sus propios asociados.

En este reto de la internacionalización, ineludible para que las empresas del sector sean sostenibles en el tiempo, se cuenta demás con la ventaja competitiva más difícil de conseguir: el saber hacer, el desarrollo de productos adaptados a las últimas tendencias. Las TICs andaluzas no van a competir en coste; pero tampoco en casa, por lo que el ‘calor’ que ofrecen aquí administraciones y clientes próximos -incluso amigos- sólo se puede conseguir fuera con esfuerzo, calidad e innovación permanente.