Dos pruebas del algodón ante la corrupción

Publicado por en Escándalo EREs, Junta de Andalucia, PSOE.

(Susana Díaz sale del salón de plenos del Parlamento tras ser elegida presidenta. Foto: Fernando Ruso)

Susana Díaz se ha declarado “avergonzada” ante la corrupción “ya sea de los ERE o la Gürtel”, precisó en el segundo día de su debate de investidura, tras lloverle fuertes críticas por no haber citado el caso que corroe a la Junta y el PSOE andaluz el primer día en el Parlamento. La verdad es que el precedente más claro en la actual legislatura no anima al optimismo ni a dar credibilidad a sus palabras: su viceconsejero de Presidencia, Antonio Lozano, imputado en el caso ERE por su labor previa como director de Presupuestos, no fue apartado del cargo cuando la dirigente aún ocupaba esa consejería. “Por supuesto que no voy a cesarlo”, afirmó Díaz con la soberbia que le caracteriza y que también salió a relucir en la cámara durante el debate.

La ya nueva presidenta tiene, al menos, dos pruebas del algodón para que desde hoy lunes pueda dejar claro si lo suyo es retórica o convicción real de actuar contra los ladrones de dinero público. Primero, como hemos informado en exclusiva en elconomista.es/andalucia, en relación al caso de corrupción en el Puerto de Málaga. Los puertos andaluces son de titularidad estatal pero de gestión autonómica. La justicia investiga ya lo ocurrido con obras de mejora y ampliación acometidas hace unos años por Sando por encargo de la autoridad portuaria malagueña. El director general que denunció el caso ha visto, primero, dimitir al presidente anterior; y, después, cómo el nuevo -Paulino Plata, incombustible exconsejero de la Junta- lo echaba ¡ a él! Meter el bisturí en el puerto que gestiona el PSOE es, por tanto, una primera prueba.

La segunda la tiene más cerca, física y personalmente. En el PSOE de Sevilla, del que Díaz es secretaria general, la justicia investiga también por múltiples posibles delitos al número tres de su ejecutiva provincial. Antonio Maestre, que fuera alcalde del municipio de Los Palacios, está denunciado por la fiscalía por su gestión del ayuntamiento. Curiosamente, el archivo de Los Palacios donde el fiscal buscaba pruebas ardió en un incendio que la Guardia Civil cree intencionado el pasado miércoles. Otro bandido, este casi de película, contra el que actuar ya.

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.