Socioeconomía andaluza: 14,6 frente a 0,2

Publicado por en El futuro de Andalucía, PP, PSOE.

De forma nada casual han coincido hoy dos informaciones de amplio calado sobre la situación socioeconómica de Andalucía. Primero, la confirmación de que el PSOE va a perder las próximas elecciones autonómicas y que el PP gobernará con mayoría absoluta (según el enésimo sondeo que así lo refleja desde finales de 2010); y, segundo, la también confirmación de que Andalucía está estancada económicamente y que el paro que atenaza a uno de cada tres ciudadanos con ganas de trabajar se va a mantener desgraciadamente en el tiempo, como ya han pronosticado Unicaja, Caja Granada o el BBVA. La comunidad ha crecido un 0,2 por ciento interanual en el segundo trimestre de 2011, lo que la Junta denomina “suave recuperación” y que se parece mucho más a un destructivo estancamiento. ¿Trataba el Instituto de Estadística de Andalucía de tapar con esta estadística el revolcón de la encuesta de la Universidad de Granada? Está claro que no lo ha logrado. Tampoco parace que en Andalucía haya tenido ningún efecto la proclamación de Rubalcaba, como el CIS ha reflejado que sí ha ocurrido en el conjunto de España.

Cadpea, el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía que depende de la universidad granadina, ha hecho público hoy su sondeo del verano de 2011. El PP ganaría al PSOE con un 49 por ciento de los votos, frente al 34,3 por ciento de los socialistas. IU obtendría el 8,3. Esos 14,3 puntos de diferencia de populares sobre socialistas le dan al partido que preside Javier Arenas en Andalucía la mayoría absoluta. El electorado está identificando claramente que cotar a IU es en realidad apostar por la muleta para seguir permitiendo gobernar a un partido del que la mayoría de Andalucía esta ya harta.

Este mismo organismo ya publicó en enero otra encuesta electoral en la que el PP obtenía el 45,4 por ciento de los votos y el PSOE el 36,2, de lo que se extraen al menos estas dos conclusiones: José Antonio Griñán está siendo incapaz de movilizar ni animar ni a su electorado tradicional ni al ocasional, y el PP está pescando no sólo en el descontento de los socialistas (que pierden dos puntos frente a los cuatro que gana el PP), sino en otros caladeros ideológicos. IU mantiene su apoyo ligeramente por encima del 8 por ciento, lo que la hace cada vez menos relevante en un hipotético caso de que el PSOE la necesitara para gobernar, ya que no sería suficiente.

Es igualmente relevante conocer que a Griñán sólo lo conoce el 80,5 por ciento de los andaluces tras dos años y medio como presidente de la Junta (Arenas, que no obstante lleva casi dos décadas como número 1 del PP andaluz, es conocido por el 92 por ciento). Y, más aún significativo aún es que la corrupción, que no había aparecido hasta ahora como uno de los cinco principales problemas citados por los encuestados, es nombrada por el 16 por ciento de ellos. El paro es no obstante el primer problema para el 91,3 por ciento de los participantes.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.