Ingeniería aeronáutica: fusiones, sentimientos y tractoras

Publicado por en Aeronáutica, Industria, Junta de Andalucia.

(Foto: Empleados de una ingeniería aeronáutica andaluza. Autor: Fernando Ruso)

A propósito del artículo publicado en El Economista sobre el rechazo expresado por las ingenierías aeronáuticas andaluzas a los planes de fusión presentados en un informe de Deloitte encargado por la Fundación Hélice (clúster andaluz del sector), me gustaría hacer algunas puntualizaciones. Algunos comentarios de valor, llegados al correo electrónico cuando la información ya estaba cerrada, merece la pena que sean difundidos a propósito de esa negativa.

Tres son básicamente las ideas que estoy seguro que las ingenierías valoran y valorarán a corto y medio plazo aunque estén más o menos de acuerdo con ellas:

1) Hélice entiende que hace lo mejor para el sector y su futuro proponiendo fusiones para crear una gran ingeniería con base en Andalucía que contrate directamente con Airbus. Lo lógico sería que empresas grandes (españolas o extranjeras) compraran otras pequeñas que estén cercanas a grandes instalaciones del cliente principal en Sevilla o Cádiz, al hilo del proceso de concentración que la propia Airbus está impulsando al endurecer los requisitos para contratar directamente con ella. Al proponer fusiones entre pequeñas empresas, y no compras, se está dando la oportunidad a las pequeñas de subsistir, como parte de un proyecto más grande en cuya creación participarían en primer término. Algo que no ocurriría en caso de una compra.

2) El propio clúster, y la Junta de Andalucía, se vanaglorian cada año de que el volumen de contratación con otros clientes diferentes a Airbus crece ininterrumpidamente (como se mostró en el balance del sector del año 2010 presentado recientemente). Sin embargo, cuando algunas de las empresas de ingeniería pretende tomarse en serio esta estrategia se salta rápidamente diciendo que no hay futuro en este sector si no se está en la órbita de Airbus (la tractora, como se la conoce en la jerga del sector). ¿Hay o no hay futuro fuera de Airbus? ¿Acaso no es comprensible el ‘hartazgo’ por la tiranía de esta tractora? ¿Internacionalizar no es en el fondo buscar nuevos mercados y clientes? Es cierto que Europa es “territorio Airbus”, y entiendo a quien dice que es complejo vivir al margen del gigante si se quiere trabajar en este sector, pero si esos mismos piden al mismo tiempo diversificar clientes y mercados, quizá fuera bueno que se lo creyeran de verdad también y que florecieran ejemplos de empresas que logran negocio y crecimiento de la mano de Boeing, Embraer o Bombardier.

3) Por último, hay que mostrarse confiado en que, pese a que el estudio de Deloitte no ha concitado el acuerdo necesario entre el sector (nadie quiere renunciar al proyecto empresarial creado a lo largo de una vida, pero hay que tratar de ponerse por encima de los sentimientos), habrá una gran ingeniería en Andalucía capaz de atraer alto valor añadido en esta actividad en el futuro. Ya hay empresas altamente especializadas que son una buena base para ello (MDU o Ghenova), y otras que ya tienen todos los sellos para contratar directamente con Airbus (como la madrileña CT Ingenieros) y gozan desde hace años de la confianza del cliente, además de haber acometido una interesante internacionalización en otros países en los que Airbus es clave como Francia, Alemania o Reino Unido. La cuestión es cómo alcanzar un acuerdo. Quizá aquí la propia Airbus debería no sólo pedir, pedir y pedir, sino también aportar soluciones para ello.

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.