Más y mejores autónomos en Andalucía

Publicado por en Empleo, Empresa.

Coinciden en las últimas semanas la publicación de la EPA del conjunto de 2014 y el barómetro de final de año que ATA hace entre autónomos de Andalucía. El resumen del aluvión de datos que arrojan sobre los emprendedores es que el pasado fue el tercer año seguido en el que crecen los autónomos desde final de 2008; que estos son cada vez más optimistas respecto al año por venir; y que cada vez logran en mayor porcentaje financiación de entidades financieras. El colectivo que agrupa a 480.000 personas a final del pasado año representa el 18% de todos los ocupados de Andalucía, frente al 17,5 a final de 2008, y todo apunta a que su peso en el mercado laboral y la demografía empresarial andaluza seguirán aumentando. A costa del empleo indefinido destruido, en parte, pero no solo…

El balance de los seis años de crisis es que Andalucía ha perdido 54.000 pequeños empresarios, con un volumen de empleo directo asociado por cuantificar. Sin embargo, la cifra se recupera de manera continuada desde final de 2012 -tras haber rozado los cien mil autónomos menos al haber tocado suelo en 438.000 en lo peor de la recesión-. Es curioso indicar que han sido sobre todo autónomos hombres los más afectados, ya que el número de mujeres emprendedoras se ha mantenido en 148.000, frente a 150.000 a final de 2008, según la EPA.

Además de ser más, también son más optimistas. El 40,8 cree que sus perspectivas mejorarán en 2015, cinco puntos más que un año antes según la encuesta de ATA. Sigue siendo en torno a un tercio del total el que va a algún banco a solicitar crédito, pero la proporción de los que lo logran (por la misma o menor cantidad de la requerida) aumenta en doce puntos, hasta el 56,1 por ciento. También es significativo que el 69 por ciento pide hasta 30.000 euros, porcentaje que en junio de 2013 era del 80 por ciento, según el barómetro ATA. Es decir, cada vez hay más autónomos que consiguen financiación pese a que la tendencia es a pedir mayores cantidades a las entidades financieras.

Junto a la repetida idea de que ser autónomo es quizá la mejor salida para lograr estar empleado a día de hoy en Andalucía, considero que este reforzamiento del colectivo de los pequeños empresarios y micropymes conlleva de fondo un positivo cambio de mentalidad en la comunidad. De mayor responsabilidad con el empleo que se tiene y en cómo evoluciona, de una mayor penetración de la mentalidad emprendedora que seguro está destapando (aunque sea por las penurias de la crisis) talento empresarial oculto u ocioso en tiempos de bonanza.

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España, señalaba la semana pasada en un coloquio en el club Antares de Sevilla que de cada crisis que ha pasado el país se ha salido con más y mejores empresas exportadoras, un balance que permanece y se incrementa pese a los malos momentos. Sin llegar a tanto, sí es posible afirmar sin equivocarse en lo esencial que la última recesión ha generado, y seguirá generando este y futuros años, más y mejores autónomos y emprendedores en Andalucía.

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.