Dcoop-Acorex: no a la injerencia política

Publicado por en Agroalimentación, Empresa.

El grupo Dcoop (antigua Hojiblanca), el mayor grupo cooperativo andaluz que ambiciona ser la mayor cooperativa multisectorial de España, está evaluando absorber Acorex, el líder cooperativo extremeño. Empresarialmente, la firma de la comunidad vecina atraviesa dificultades: tres cooperativas de las más relevantes que acogía como grupo de segundo grado han dejado la empresa (la última, en diciembre), sus ingresos cayeron el 30 por ciento en 2013 (hasta 170 millones) y registró pérdidas de 5,5 millones en ese año. Además, vive crónicas luchas de poder. Dcoop quiere conocer bien las cuentas antes de poder dar algún paso en firme, y los socios de Acorex deben de definir si es el grupo andaluz quien garantizará su futuro y el de sus productores.

Además, para la firma que dirige Antonio Luque integrar a Acorex supone diversificar aún más en el negocio ganadero (donde ya dio un paso claro absorbiendo a la malagueña Agropecuaria del Sur), abrirse a nuevos segmentos como el arroz y el tomate y, por supuesto, tener acceso a una de las mejores zonas agroalimentarias de España. Si se suma esta posibilidad a la integración cerrada ya de la castellanomanchega Baco, primer vendedor de vino a granel en España, el ‘mapa’ de Dcoop sería realmente ilusionante. Amén de que sumar sus ingresos -de unos 700 millones este año- a los de la extremeña le haría dar otro gran salto hacia la cota psicológica de los mil millones.

Pero siempre hay un pero (o muchos), en este caso político principalmente. La Junta de Extremadura, que ya dinamitó la fusión de Rural de Extremadura (por cierto, muy relacionada históricamente con Acorex, claro) y Rural del Sur (Huelva, Sevilla y Córdoba), vuelve a decir ahora que prefiere una Acorex sólo extremeña. El Parlamento regional aprobó antes de Navidad una resolución en este sentido. El populismo y la ceguera empresarial de los políticos extremeños no debe frustrar una operación muy positiva para ambas partes.

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.