La justicia cerca a Antonio Pulido

Publicado por en Banco de España, Cajas de Ahorro, Cajasol, La Caixa.

(Antonio Pulido, en el centro, en los juzgados de Sevilla en 2013 acudiendo a declarar como imputado en el caso de la estafa presentada contra él por la inmobiliaria Grupo Ferro. Foto: Fernando Ruso)

Dos son ya los frentes judiciales que cercan la gestión de Antonio Pulido al frente de Cajasol y, luego, de la fallida Banca Cívica que acabó siendo rescatada por Caixabank debido a un agujero de al menos mil millones. En el tema de Cívica también estará acompañado de Enrique Goñi, exprimer directivo de Caja Navarra. La Audiencia Nacional va a reabrir el caso de la salida a Bolsa de Cívica, que inicialmente se archivó por el juez Eloy Velasco, tras solicitarlo tanto la Fiscalía como UPyD.

A ello se añade el caso al que el actual presidente de la Fundación Cajasol está tratando de poner sordina desde hace un año y medio: su imputación, en 2013, por un caso de estafa a una promotora por parte de Cajasol cuando él era su presidente -y presidente de su filial inmobiliaria-. Grupo Ferro reclama 34 millones por un caso rocambolesco y la juez de Sevilla que instruye el caso sigue adelante con él pese a todas las maniobras procesales (legales, eso sí) de la defensa de Pulido.

En tercer lugar, y fruto de las investigaciones de algunos periodistas como Juan Luis Galiacho o Pepe Fernández, se están conociendo otros manejos presuntamente delictivos entre Pulido, Cajasol y el grupo inmobiliario Ferrocarril cuyos nexo de unión es la venta de la casa personal de Pulido en Sevilla y, en paralelo, la compra de acciones de Ferrocarril por Cajasol. El asunto parece  que tiene miga suficiente para que se abra un tercer frente judicial y tanto el ministerio de Economía

Pulido trabaja hoy en Caixabank (que le protege pero también le está apartando discretamente de la primera línea, como ocurrió en el último congreso de CEDE en Sevilla, organismo que preside justamente Isidro Fainé, presidente de Caixabank) y en la Fundación que preside (cuya tutela depende de la Junta, en la que cobra su sueldo de 6 cifras y en la que tiene firmadas, él y su equipo más cercano, unas cuantiosas cláusulas de indemnización si es obligado a irse). Veremos cuánto aguanta en ambos puestos con estos nubarrones judiciales en el horizonte, aunque mi apuesta personal es que más en el segundo que en el primero atendiendo a quién puede obligarle a dejar el cargo (la Junta conoce esas onerosas cláusulas de salida de Pulido y su equipo -onerosas para la Fundación- y no ha dicho ni mú al respecto, por ejemplo). ¿Se comerá el turrón como directivo de Criteria (filial de Caixabank) o no llegará?

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Un comentario a “La justicia cerca a Antonio Pulido”

  1. Ramón Martínez Martín

    Y una guillotina, ¿sería políticamente incorrecto? A España siempre le faltó una revolución a la francesa…

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.