Sevilla-Málaga: empate técnico en tejido empresarial

Publicado por en CEA, Empresa, Macroeconomía.

El último informe de coyuntura económica elaborado por Analistas Económicos de Andalucía (Unicaja) contiene algunos breves, pero jugosos, análisis de asuntos de actualidad. Se ve que la sana competencia que le han empezado a hacer desde la universidad Loyola (en alianza con la CEA) en lo que a estudios y previsiones sobre la economía regional se refiere está provocando mejoras en los documentos de Analistas. Bienvenidas sean. En las estimaciones de otoño, los expertos malagueños se detienen en analizar cómo ha evolucionado el tejido empresarial andaluz desde el inicio de la crisis en 2008. Y las conclusiones son relevantes.

Primero, Andalucía ha perdido una de cada diez empresas en esta crisis (de 1 de enero de 2008 a la misma fecha de 2014). En cifras absolutas, ha pasado de 522.815 a 468.930, es decir, 53.885 menos. Esto significa que Andalucía ha destruido casi el 18 por ciento de todas las sociedades desaparecidas en España en ese periodo, cuando el peso de su PIB es tres puntos inferior, del 15 por ciento. En lo que no entra el análisis es en por qué se ha producido esta mayor destrucción relativa de tejido productivo en nuestra comunidad.

Respecto a la distribución entre firmas que son personas físicas (autónomos) y las que son sociedades, la distribución también muestra diferencias respecto al promedio nacional. Así, en Andalucía los autónomos pesan un 55,2 por ciento, frente al reparto casi equitativo 50-50 entre ambas categorías a escala estatal.

Atendiendo a los sectores en los que operan, Andalucía atesora mayor preponderancia de empresas del sector comercio (en sentido amplio) sobre el total: un 28,4 por ciento, frente al 24,3 del conjunto de España. Las industriales son algo menos (5,8 por ciento del total, 0,6 puntos menos que en el promedio nacional), al igual que las dedicadas a construcción o servicios.

Para los interesados en la eterna pugna entre Sevilla y Málaga por determinar quién es más preponderante en el mapa económico regional… pues empate técnico total. Lo cual es muy beneficioso para el conjunto de la comunidad porque indica que Sevilla mantiene pujanza y Málaga acelera para igualarla plenamente pese a los años de crisis. Ambas provincias suman el 46 por ciento del número de empresas andaluas, distribuidas a partes iguales entre ambas (en torno a 108.000 compañías en cada una); y también es casi calcado el reparto de las empresas entre autónomos y sociedades en ambas provincias.

Donde ambas divergen es en la evolución que han seguido en el último año (2013): mientras en Sevilla cae el número de autónomos (-3,7 por ciento) y el de empresas societarias crece un 1,7 por ciento, en Málaga los empresarios que son personas físicas crecen un 1,1 por ciento y el resto de sociedades lo hace al 3. Además, Málaga es la única provincia que, en 2014, incrementa el número total de empresas (en Sevilla el volumen total cae un 1,2 por ciento, y en el conjunto de Andalucía y España lo hace un 0,5 y un 0,9 por ciento, respectivamente). Habrá que seguir con atención la evolución durante este año y los venideros.

If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.