Sin Mas, sin Rajoy

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

La incertidumbre que vive Cataluña es insostenible. Aunque nadie quiere reconocerlo, la realidad es que los inversores (industriales y financieros) han congelado su actividad hasta que Gobierno y Generalitat decidan ponerse de acuerdo. El dinero es cobarde y huye del riesgo y ahora mismo el territorio catalán es un área de riesgo geopolítico, por lo que mejor no poner un pie allí.
Ante esta situación que perjudica a la economía catalana y a la española (es decir al bolsillo de los catalanes y al resto de españoles), urge eliminar la incertidumbre que están generando a partes iguales el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el del Gobierno, Mariano Rajoy. El cruce de reproches y demandas que protagonizan ambos es la prueba definitiva de que sus posturas son irreconciliables.
¿Qué hacen las multinacionales cuando tienen un conflicto que daña sus intereses y sus ejecutivos son incapaces de resolverlo? Los reemplaza. Cuando se constata la incapacidad de los negociadores para encontrar una solución, la multinacional los retira de la mesa y coloca a unos nuevos, vírgenes de reproches mutuos y de cuentas sin saldar. A los viejos negociadores se les suele ascender y a alguno de ellos incluso le han otorgado la presidencia de honor de la empresa.
Aunque evidentemente la democracia no es una empresa, deberíamos aprender de las compañías privadas que velan por el interés de sus accionistas y no pueden permitirse años de estancamiento mientras otros competidores las adelantan. La pregunta es: ¿sin Mas y sin Rajoy es posible encontrar una solución para Cataluña? Si la respuesta es afirmativa, tenemos las urnas a la vuelta de la esquina para cambiar a nuestros interlocutores.

Votar y contar

Publicado por en Sin categoría. 1 comentario .

La pseudoconsulta del 9-N debe celebrase porque, al carecer de valor legal, se ha convertido en un nuevo mecanismo mediante el que una parte de la población catalana quiere expresar su malestar con el Gobierno de España. Cualquier manifestación, opinión o crítica es bienvenida en democracia porque es la esencia de la misma.
El domingo en Cataluña unos ciudadanos se desplazarán a los locales facilitados por la Generalitat para manifestar su opinión y otros se quedarán en casa para defender la contraria, igual que ha ocurrido en los tres últimos 11 de septiembre.
El problema es que, sea el que sea el resultado de este proceso consultivo, el lunes 10 no habrá cambiado nada. El empecinamiento de Artur Mas por este proceso tiene que ver con su objetivo de cumplir la promesa de colocar unas urnas y, sobre todo, contabilizar cuántos catalanes quieren de verdad la independencia. Sin el apoyo de ERC, el president se verá obligado a convocar elecciones autonómicas anticipadas y la información que recoja el domingo será clave para decidir si CiU acude en solitario, si lo hace en coalición con una plataforma cívica (el denominado partido del presidente) o fuerza la máquina para crear una lista unitaria y convertir los comicios en un plebiscito encubierto después del cual se realizará una DUI (Declaración Unilateral de Independencia). Ese es el auténtico motivo de la triple pregunta del referéndum original: saber cuantos catalanes quieren una España federal y cuantos la independencia para definir la futura línea política de CiU.
La astucia y habilidad que defiende Mas para burlar al Gobierno de Mariano Rajoy, también la está utilizando para torear al presidente de ERC, Oriol Junqueras, que, en su afán por no tomar protagonismo, está comulgando con ruedas de molino. Aunque el republicano ha demostrado su inteligencia estratégica, Junqueras no debería menospreciar la capacidad de supervivencia de Mas, un político con mucho más instinto y experiencia que él, que actúa a la desesperada contra unas encuestas electorales que castigan duramente a CiU.

Mas y Rajoy votan juntos

Publicado por en Sin categoría. 2 comentarios.

Se me ha ocurrido curiosear sobre las tarjetas de votación que está emitiendo la Generalitat a través de la web Participa2014 y el servicio telefónico 112. La primera prueba que he hecho es intentar lograr la tarjeta de votación del presidente de la Generalitat, Artur Mas, vecino de la delegación de elEconomista en Cataluña. Con la dirección de su domicilio y el apellido hemos podido comprobar que Artur Mas debería votar el domingo en la Escola Pia Balmes, en la calle Balmes 208, un colegio cercano a su domicilio, pero que no es al que va a votar cuando se celebran elecciones de verdad. La mesa que le corresponde es la 2509U.
El segundo ejercicio de curiosidad es si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, puede sacarse una tarjeta de votación similar a la de Artur Mas. Nos hemos inventado una dirección cercana, Balmes 199, y colocando su primer apellido la web emite una tarjeta de votación casi idéntica a la de Mas. El hipotético Rajoy debería votar en la Escola Pia Balmes, pero en la mesa 2510R vecina de la de Mas.
Las pruebas realizadas demuestran dos cosas, una negativa y otra positiva. La primera es que la página web (que cuenta con el logo de la Generalitat de Cataluña) no es nada rigorosa ni es garantía de ningún proceso democrático como el gobierno de Artur Mas quiere dar a entender a la ciudadanía. La segunda, la positiva, es que nuestros datos (y los de los señores Mas y Rajoy) no andan deambulando por el ciberespacio de Internet y pueden quedar en manos de cualquier desaprensivo.

Censo de catalanes buenos

Publicado por en Sin categoría. 33 comentarios.

La suspensión de la consulta soberanista catalana por parte del Tribunal Constitucional impedirá la celebración de una votación que utilice el censo electoral, pero no la votación voluntaria que ha organizado como alternativa la Generalitat. La anunciada astucia de Artur Mas pasa por convocar a los catalanes a que acudan con su DNI a determinados colegios públicos y locales municipales para que voluntariamente apunten sus datos personales en un listado y posteriormente depositen una simbólica papeleta en un simbólica urna.

Hasta aquí nada que objetar, aunque lo cierto es que CiU está utilizando dinero público para lograr un objetivo partidista. Sin embargo, lo más preocupante es el listado de ciudadanos que se creará con esta pseudovotación. Mayoritariamente acudirán a la convocatoria de Mas aquellos ciudadanos que consideran que la independencia de Cataluña es la mejor opción, mientras que aquellos que no lo ven así muy probablemente no lo harán.

 Con estos datos en las manos, la Generalitat tendrá un listado de lo que CiU y ERC consideran los catalanes buenos, aquellos que quieren la independencia de Cataluña. Si deciden cruzar esta lista con el Registro de Población que la administración catalana posee para la gestión del día (impuestos, multas, etc.),el presidente de la Generalitat dispondrá en un click de la lista de los catalanes malos, aquellos que no apuestan por la independencia de Cataluña.

 Hasta ahora el voto particular siempre ha sido secreto (¿recuerdan las cabinas con una cortina para cerrar el sobre?), pero esta pseudovotación no garantiza este derecho básico en la democracia.

 Si las administraciones, que ya tienen todos nuestros datos administrativos, además poseen nuestros datos ideológicos y pueden segmentar a la población por sus ideas, entramos en un terreno muy peligroso y más cercano a los regímenes totalitarios que a una verdadera democracia.

 

CiU y ERC pelean por el ‘amor’ de Forcadell

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

El sábado jugué un partido de fútbol en un campo reglamentario, con uniformes, árbitro y trofeos, pero no por eso era una competición oficial. Igual ocurre con la frase que ayer pronunció Artur Mas: “El 9 de noviembre habrá locales abiertos, urnas y papeletas”, pero no por eso se puede decir que en Cataluña se celebrará una consulta. No habrá censo, ni padrón, ni ningún registro que controle la votación y cualquier ciudadano podrá acudir a un local con su Documento Nacional de Identidad (DNI) y votar. De hecho, podrá ir a un local, a dos o a tres a hacerlo, ya que los controles anunciados ofrecen muy pocas garantías.

Ante esta evidencia, ¿por qué Mas insiste en celebrar esta consulta de pandereta y no convoca unas elecciones autonómicas anticipadas, dotadas de carácter plebiscitario? La respuesta tiene nombre de mujer: Carme Forcadell. La presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) es a día de hoy la mujer más poderosa de Cataluña , ya que mueve a la gran masa social proindependencia que se manifiesta en las calles de Barcelona. Su organización cuenta con más de 37.000 afiliados y miles de voluntarios que el pasado lunes se inscribieron en la Generalitat para actuar como apoderados en las mesas electorales de la consulta del 9-N.

Aunque por ideas la ANC siempre ha parecido más cercana a ERC, lo cierto es que la sintonía personal de Forcadell con Mas es superior a la que mantiene con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, y el president no está dispuesto a desaprovechar una oportunidad política. La apuesta por la firmeza y la desobediencia civil que defiende Junqueras sólo lleva a la suspensión de la consulta y, en consecuencia, a la frustración de los afiliados a la ANC. Por el contrario, el sucedáneo de consulta que ofrece Mas, aunque falto de efectividad legal, cubre las expectativas de los seguidores de Forcadell, sobre todo si el president les asegura que tras esta votación, tarde o temprano, llegarán unas elecciones autonómicas plesbiscitarias que serán “las definitivas”. De esta forma, la ANC, que ha convocado este domingo 19 otra macromanifestación en Barcelona, mantiene en alto el ánimo de sus tropas y las moviliza para celebrar una votación que se convierte en un escalón más en el camino hacia la independencia.

De hecho, Forcadell, de visita a Bruselas, mantuvo ayer un extraño silencio durante todo el día que tenía previsto romper anoche. Durante la jornada, sólo un twitter donde criticaba que los partidos catalanes favorables a la independencia hubieran roto la unidad política. Exactamente el mismo argumento que utilizó Mas durante su conferencia de prensa.

El poder de Forcadell es tan grande en Cataluña que ni el propio Junqueras se atrevió ayer tarde a desacreditar la nueva propuesta de Mas y, aunque le reclamó elecciones anticipadas lo antes posible, también aseguró que ERC ayudará al Ejecutivo catalán en cualquier tipo de consulta que organice. Los republicanos pueden romper con CiU, pero no se pueden permitir hacer lo mismo con la ANC, una organización que es capaz de reunir en las calles a más de un millón de personas.

Tenía razón Mariano Rajoy al preguntarse el lunes sobre quién manda en Cataluña, porque Forcadell se ha convertido en un factor de poder decisivo.

La oferta de Rajoy

Publicado por en Sin categoría. 3 comentarios.

El abismo está más cerca. La cuerda ya está tensa y lista para partirse y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se mantiene firme, impertérrito ante el desafío de Artur Mas. Con el Tribunal Constitucional como escudo, el líder del PP sabe que mantenerse firme ante Cataluña le da votos en el resto de España, pero sacrifica a una sociedad catalana que se parte por la mitad igual que lo hizo el Prestige, aquel petrolero que él decidió enviar a alta mar condenándolo a hundirse.

En esta situación, me encantaría creerme las palabras que el sábado pronunció la presidenta del Parlament, Nuria De Gispert, después de la firma del decreto de convocatoria: “todavía hay negociación política”. ¡Ojalá sea verdad! Lo que ocurre es que De Gispert es de Unió y el partido de Josep Antoni Duran i Lleida anda ya totalmente cortocircutado. De hecho, Duran fue el gran ausente en la solemne firma del decreto que realizó Mas. También faltó el Líder de ICV, pero Joan Herrera justificó su ausencia porque no le habían dejado leer el decreto, una pataleta de un político que ha convocado una consulta dentro de su partido para ver que votan en la consulta del 9N. Todo un papelón.
A la espera de la oferta

Estén abiertas o cerradas las vías de negociación, lo cierto es que en Cataluña aún se espera la oferta de Rajoy. El viernes pasado, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, aún denunciaba que el Estado español no les había hecho una oferta y eso quiere decir que o la espera o la esperaba.

De hecho, ese hipotética oferta fue la que convenció a Mas y lo convirtió en independentista. El presidente CiU nunca defendió la independencia y tan sólo hace unos años aseguró en una entrevista que era algo que le parecía anticuado y del siglo XIX. ¿Cómo pasó de esa posición a la actual? La respuesta es la oferta. La oferta que Junqueras le convenció de que llegaría si tensaba la cuerda, si convocaba una consulta y si se convertía a la independencia. La oferta que le convertiría en el presidente de la Generalitat que dotaría por fin a Cataluña de la independencia fiscal y que le permitiría pasar a la historia.

Pero la oferta no llega… pero llegará. El resultado del referéndum de Escocia lejos de ser negativo para los intereses de Junqueras ha sido super positivo. Perdió la opción independentista, pero el último día el primer ministro británico, David Cameron, pactó con la oposición una oferta para dar a Escocia más poder y así ganar el referéndum.

Cameron y Alex Salmond son británicos, miembros de la democracia más antigua del planeta y negociaron la celebración del referéndum con años de antelación. Mucho más civilizados que nosotros y… ¡tuvo que ser el último día cuando Londres realizó la oferta!

Si en el Reino Unido la oferta llegó el último día, aquí en España llegará en el último segundo. Ese es el motivo por el que Junqueras le ha garantizado el apoyo parlamentario a Mas hasta el último día de legislatura, hasta el último segundo. Y si es necesario que ERC entre en el gobierno de la Generalitat, lo hará, pero no será Junqueras en persona quién lo haga. El líder republicano no tiene ningún interés en formar parte de un gobierno autonómico y, según algunas fuentes, ni de presidirlo. Dicen que se reserva para ser el primer presidente de una Generalitat independiente y que para la transición ya le ha ido bien la imagen de moderación que durante estos dos años ha ofrecido Artur Mas.

Si Rajoy logra frenar la consulta del 9N y no hace una oferta, aquí en Cataluña no será entendido y en las próximas elecciones autonómicas (seguramente en febrero de 2015) el avance del independentismo y de ERC será un hecho inevitable. El problema político catalán existe y se puede resolver con la actualización de nuestra Constitución para crear un país federal donde las denominadas nacionalidades históricas tengan autonomía económica y cultural a cambio de formar parte del Reino Federal de España, igual que Texas forma parte de Estados Unidos o Baviera de la República Federal Alemana.

Escocia rota

Publicado por en Sin categoría. 1 comentario .

Hermosas imágenes de partidarios del sí y del no bromeando o compartiendo una pinta. Ciudadanos que viven en la democracia más consolidada del mundo (la británica) y que se disponen a votar en un referéndum pactado entre Edimburgo y Londres. David Cameron y Alex Salmond dando la imagen de hombres de Estado que asumen el resultado de una votación donde los escoceses puede decidir libremente su futuro. Una auténtica demostración de la flema británica y un ejemplo de lo que desea el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para el pueblo catalán.

Pero, ¡sorpresa! Salmond pierde el referéndum y, aunque anuncia su dimisión, se va al parlamento escocés para asegurar que el referéndum no es la única forma de llegar a la independencia de Escocia y que si su partido logra la mayoría parlamentaria en las próximas elecciones escocesas puede realizar una declaración unilateral de independencia. Magnífico paradigma de aceptación del resultado de un referéndum. Mientras tanto, los que sonreían y se tomaban la pinta en Edimburgo, se insultan y se pegan por las calles. Otro ejemplo a seguir.

La única lección que nos ofrece el referéndum secesionista escocés es que los perdedores (sean unos u otros) nunca suelen aceptar la derrota y que auténtico resultado de este tipo de consulta es la profunda división de la sociedad que lo protagoniza. Los que defienden la consulta catalana consideran que la sociedad ya está dividida y, como calculan que son más, quieren medir las fuerzas. Los que no quieren separarse de España desconocen la fuerza que tienen, pero saben que, sea el que sea el resultado de la votación, Cataluña se partirá y ellos no ganarán nada.

Si pierde el sí a la independencia, los independentistas no renunciarán a su objetivo y seguirán luchando para separarse sin atender el resultado del referéndum (como ha ocurrido en Escocia). Si por el contrario saliesen vencedores de una hipotética votación no tengo ninguna duda de que el resultado se convertiría en dogma de fe de aplicación inmediata, independientemente del porcentaje del total de población catalana que hubiera votado a favor.

Creo que cualquier proceso soberanista debe venir avalado por un ciclo electoral completo donde las fuerzas independentistas demuestren su mayoría y con un referéndum de mayorías ponderadas donde sea necesario que la mitad de la población catalana más uno muestren su deseo inequívoco de querer separarse de España.

Bandera negra catalana

Publicado por en Sin categoría. 3 comentarios.

Unos 25 ayuntamientos catalanes han anunciado que el próximo 11 de septiembre colgarán en sus balcones la Bandera Negra Catalana. Se trata de un símbolo que está potenciando una organización denominada Fundació Reeixida (Fundación Renacida). Se trata de una bandera que  lleva una cruz en aspa blanca en el centro sobre campo negro, con adición de la estrella de cinco puntas en la lado del poste. El campo negro es señal de que Cataluña se ha alzado militarmente en varias ocasiones durante la historia.

Lo primero que me sorprende la radicalización de algunos alcaldes catalanes que echan mano de un símbolo militar para reclamar que los catalanes puedan votar, pero, dejando al lado este aspecto, me preocupa los aires de intolerancia y de fascismo que suponen las banderas negras.

La banderas negras siempre son de triste recuerdo y de peor actualidad. Viendo la tela catalana se me vienen a la cabeza dos símbolos: la bandera celtica negra utilizada por los simpatizantes nazis y, lo que es por, la del nuevo Estado Islámico que entre Siria e Irak ejecuta personas sin juicio por sus creencias religiosas o por su origen geográfico.

El negro, como todos los colores, tiene muchas connotaciones, pero ninguna relacionada con la democracia. Es momento de abandonar las cruces medievales, las estrellas solitarias y la intolerancia. El camino de Cataluña debe marcarse en las urnas durante años (al menos un ciclo electoral completo) para poder negociar de verdad una reforma de la Constitución y realizar un referéndum legal.

Los radicalismos no caben en un país moderno y por eso los 25 alcaldes deben replantearse su opción de izar la bandera negra.

Los municipios que han anunciado que lo harán son:
Igualada (Barcelona)
Sant Martí de Tous (Barcelona)
Carmen (Barcelona)
Jorba (Barcelona)
Llançà (Girona)
Viladamat (Girona)
Vilajuïga (Girona)
Selva del Camp (Tarragona)
Gironella (Barcelona)
Corbera (Barcelona)
Olesa de Montserrat (Barcelona)
Balenyà (Barcelona)
Calldetenes (Barcelona)
Les Masies de Roda (Barcelona)
Malla (Barcelona)
Sant Julià de Vilatorta (Barcelona)
Sant Pere de Torelló (Barcelona)
Santa Eulàlia de Riuprimer (Barcelona)
Tona (Barcelona)
Torelló (Barcelona)
Pardines (Girona)
Santa Pau de Seguries (Girona)
Riells i Viabrea (Girona)
Sant Hilari de Sacalm (Girona)
Tarrés (Llleida)

Es necesario un ciclo electoral para avalar el soberanismo

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

Aunque Artur Mas diga que la confesión de Jordi Pujol no afecta al proceso soberanista que él lidera, lo cierto es que le resta mucha de la fuerza democrática que hasta ahora parecía tener. El propio Mas se ha definido como el hijo político de Pujol y en diversas ocasiones ha dicho que el proceso soberanista culmina el proyecto de Cataluña que inició el fundador de Convergència. Si eso es así y resulta que Pujol es un farsante confeso, el proyecto que él inició y que ahora quiere culminar su delfín tiene los pies de barro y debe medir en las urnas el apoyo democrático que realmente tiene.

Y evidentemente no me refiero a la hipotética consulta soberanista del 9 de noviembre, sino a unas elecciones de verdad, legales y en el marco democrático de un estado que forma parte de la Unión Europea. CiU, como fuerza que lidera el proceso soberanista, debe refrendar en las urnas que, una vez conocidas las vergüenzas de su fundador, los catalanes siguen dándole su apoyo mayoritario. Sin esa prueba democrática, Mas ya no tiene la autoridad moral para liderar nada.

De hecho, el rápido cambio de opinión que hizo Mas el 20 de septiembre de 2012 cuando pasó de su demanda de Pacto Fiscal a convertirse el adalid de la independencia tampoco tiene un refrendo democrático claro. De hecho, en las únicas elecciones en las que CiU ha llevado en su programa las tesis soberanista, el resultado ha sido la pérdida de 12 diputados, al pasar de 62 a 50 escaños en el Parlament.

Aunque es cierto que la segunda fuerza política catalana es ERC y ésta también defiende la independencia, lo cierto es que el soberanismo catalán no ha tenido hasta ahora una victoria clara e incontestable en las urnas, algo que les daría la fuerza política que, aunque no lo reconozcan, ahora no tienen.

Si quieren hacer política de verdad, CiU y ERC deben someterse a un ciclo electoral completo (elecciones autonómicas, municipales y generales) y demostrar allí la amplia mayoría de la que ahora presumen. Si la consiguen, Madrid, con los datos en la mano, tendrá que negociar.

Las estrechas relaciones entre Artur Mas y Jordi Pujol

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

Hace tres semanas escribí un texto que se titulaba la Ola de cambios que se convierte en ‘tsunami’. Bien pues ésta ya ha llegado a Cataluña y se llevará por delante al presidente de la Generalitat, Artur Mas. El president ha intentado desmarcarse de la sorprendente confesión de Jordi Pujol, hoy convertido en uno de los mayores mentirosos y defraudadores de Cataluña. Sin embargo, no le será fácil lograrlo (yo diría que imposible). Actualmente el gobierno de la Generalitat es el Poseidón en el momento que la pared de agua se le aproxima por el costado y acaba volcándolo.

Mas no es sólo el sucesor de Pujol en la presidencia de Convergència i Unió, sino que es el sucesor que él nombro a dedo. Mas forma parte del círculo íntimo de la familia Pujol desde siempre, porque su padre ya formaba parte de ese círculo. Mas encontró su primer trabajo en la peletera Tipel y luego ingresó en el consejo de La Seda de Barcelona por indicaciones de Pujol. Luego lo fogueó como concejal en el ayuntamiento de Barcelona (1987) y más tarde como diputado en el Parlament (1995) antes de nombrarlo consejero de Obras Públicas y posteriormente de Economía (1997), dos de los departamentos clave en la presunta trama de cobro de comisiones y evasión de impuestos que ahora, tras la confesión de Pujol, está investigando la justicia, además de la policía.

En 2001, ascendió al cargo de conseller en cap y saltó a competir con Pasqual Maragall en 2003 convencido de que podría perpetuar el reino convergente de Cataluña. De hecho, el nombramiento de Mas se interpretaba como un impás hasta que Oriol Pujol, el elegido por su padre, se formara como secretario general de CiU y pudiera tomar el relevo.

Las presuntas corruptelas vienen de lejos y, sorprendentemente, en 1980 Pujol heredó de su padre y, ese mismo año, el padre de Mas () vendió un negocio familiar origen de su fortuna. En los dos casos ambos decidieron dejar el dinero fuera de España, lo que convierte a sus descendientes en diana de múltiples investigaciones.