La oferta de Rajoy

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

El abismo está más cerca. La cuerda ya está tensa y lista para partirse y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se mantiene firme, impertérrito ante el desafío de Artur Mas. Con el Tribunal Constitucional como escudo, el líder del PP sabe que mantenerse firme ante Cataluña le da votos en el resto de España, pero sacrifica a una sociedad catalana que se parte por la mitad igual que lo hizo el Prestige, aquel petrolero que él decidió enviar a alta mar condenándolo a hundirse.

En esta situación, me encantaría creerme las palabras que el sábado pronunció la presidenta del Parlament, Nuria De Gispert, después de la firma del decreto de convocatoria: “todavía hay negociación política”. ¡Ojalá sea verdad! Lo que ocurre es que De Gispert es de Unió y el partido de Josep Antoni Duran i Lleida anda ya totalmente cortocircutado. De hecho, Duran fue el gran ausente en la solemne firma del decreto que realizó Mas. También faltó el Líder de ICV, pero Joan Herrera justificó su ausencia porque no le habían dejado leer el decreto, una pataleta de un político que ha convocado una consulta dentro de su partido para ver que votan en la consulta del 9N. Todo un papelón.
A la espera de la oferta

Estén abiertas o cerradas las vías de negociación, lo cierto es que en Cataluña aún se espera la oferta de Rajoy. El viernes pasado, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, aún denunciaba que el Estado español no les había hecho una oferta y eso quiere decir que o la espera o la esperaba.

De hecho, ese hipotética oferta fue la que convenció a Mas y lo convirtió en independentista. El presidente CiU nunca defendió la independencia y tan sólo hace unos años aseguró en una entrevista que era algo que le parecía anticuado y del siglo XIX. ¿Cómo pasó de esa posición a la actual? La respuesta es la oferta. La oferta que Junqueras le convenció de que llegaría si tensaba la cuerda, si convocaba una consulta y si se convertía a la independencia. La oferta que le convertiría en el presidente de la Generalitat que dotaría por fin a Cataluña de la independencia fiscal y que le permitiría pasar a la historia.

Pero la oferta no llega… pero llegará. El resultado del referéndum de Escocia lejos de ser negativo para los intereses de Junqueras ha sido super positivo. Perdió la opción independentista, pero el último día el primer ministro británico, David Cameron, pactó con la oposición una oferta para dar a Escocia más poder y así ganar el referéndum.

Cameron y Alex Salmond son británicos, miembros de la democracia más antigua del planeta y negociaron la celebración del referéndum con años de antelación. Mucho más civilizados que nosotros y… ¡tuvo que ser el último día cuando Londres realizó la oferta!

Si en el Reino Unido la oferta llegó el último día, aquí en España llegará en el último segundo. Ese es el motivo por el que Junqueras le ha garantizado el apoyo parlamentario a Mas hasta el último día de legislatura, hasta el último segundo. Y si es necesario que ERC entre en el gobierno de la Generalitat, lo hará, pero no será Junqueras en persona quién lo haga. El líder republicano no tiene ningún interés en formar parte de un gobierno autonómico y, según algunas fuentes, ni de presidirlo. Dicen que se reserva para ser el primer presidente de una Generalitat independiente y que para la transición ya le ha ido bien la imagen de moderación que durante estos dos años ha ofrecido Artur Mas.

Si Rajoy logra frenar la consulta del 9N y no hace una oferta, aquí en Cataluña no será entendido y en las próximas elecciones autonómicas (seguramente en febrero de 2015) el avance del independentismo y de ERC será un hecho inevitable. El problema político catalán existe y se puede resolver con la actualización de nuestra Constitución para crear un país federal donde las denominadas nacionalidades históricas tengan autonomía económica y cultural a cambio de formar parte del Reino Federal de España, igual que Texas forma parte de Estados Unidos o Baviera de la República Federal Alemana.

Escocia rota

Publicado por en Sin categoría. 1 comentario .

Hermosas imágenes de partidarios del sí y del no bromeando o compartiendo una pinta. Ciudadanos que viven en la democracia más consolidada del mundo (la británica) y que se disponen a votar en un referéndum pactado entre Edimburgo y Londres. David Cameron y Alex Salmond dando la imagen de hombres de Estado que asumen el resultado de una votación donde los escoceses puede decidir libremente su futuro. Una auténtica demostración de la flema británica y un ejemplo de lo que desea el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para el pueblo catalán.

Pero, ¡sorpresa! Salmond pierde el referéndum y, aunque anuncia su dimisión, se va al parlamento escocés para asegurar que el referéndum no es la única forma de llegar a la independencia de Escocia y que si su partido logra la mayoría parlamentaria en las próximas elecciones escocesas puede realizar una declaración unilateral de independencia. Magnífico paradigma de aceptación del resultado de un referéndum. Mientras tanto, los que sonreían y se tomaban la pinta en Edimburgo, se insultan y se pegan por las calles. Otro ejemplo a seguir.

La única lección que nos ofrece el referéndum secesionista escocés es que los perdedores (sean unos u otros) nunca suelen aceptar la derrota y que auténtico resultado de este tipo de consulta es la profunda división de la sociedad que lo protagoniza. Los que defienden la consulta catalana consideran que la sociedad ya está dividida y, como calculan que son más, quieren medir las fuerzas. Los que no quieren separarse de España desconocen la fuerza que tienen, pero saben que, sea el que sea el resultado de la votación, Cataluña se partirá y ellos no ganarán nada.

Si pierde el sí a la independencia, los independentistas no renunciarán a su objetivo y seguirán luchando para separarse sin atender el resultado del referéndum (como ha ocurrido en Escocia). Si por el contrario saliesen vencedores de una hipotética votación no tengo ninguna duda de que el resultado se convertiría en dogma de fe de aplicación inmediata, independientemente del porcentaje del total de población catalana que hubiera votado a favor.

Creo que cualquier proceso soberanista debe venir avalado por un ciclo electoral completo donde las fuerzas independentistas demuestren su mayoría y con un referéndum de mayorías ponderadas donde sea necesario que la mitad de la población catalana más uno muestren su deseo inequívoco de querer separarse de España.

Bandera negra catalana

Publicado por en Sin categoría. 1 comentario .

Unos 25 ayuntamientos catalanes han anunciado que el próximo 11 de septiembre colgarán en sus balcones la Bandera Negra Catalana. Se trata de un símbolo que está potenciando una organización denominada Fundació Reeixida (Fundación Renacida). Se trata de una bandera que  lleva una cruz en aspa blanca en el centro sobre campo negro, con adición de la estrella de cinco puntas en la lado del poste. El campo negro es señal de que Cataluña se ha alzado militarmente en varias ocasiones durante la historia.

Lo primero que me sorprende la radicalización de algunos alcaldes catalanes que echan mano de un símbolo militar para reclamar que los catalanes puedan votar, pero, dejando al lado este aspecto, me preocupa los aires de intolerancia y de fascismo que suponen las banderas negras.

La banderas negras siempre son de triste recuerdo y de peor actualidad. Viendo la tela catalana se me vienen a la cabeza dos símbolos: la bandera celtica negra utilizada por los simpatizantes nazis y, lo que es por, la del nuevo Estado Islámico que entre Siria e Irak ejecuta personas sin juicio por sus creencias religiosas o por su origen geográfico.

El negro, como todos los colores, tiene muchas connotaciones, pero ninguna relacionada con la democracia. Es momento de abandonar las cruces medievales, las estrellas solitarias y la intolerancia. El camino de Cataluña debe marcarse en las urnas durante años (al menos un ciclo electoral completo) para poder negociar de verdad una reforma de la Constitución y realizar un referéndum legal.

Los radicalismos no caben en un país moderno y por eso los 25 alcaldes deben replantearse su opción de izar la bandera negra.

Los municipios que han anunciado que lo harán son:
Igualada (Barcelona)
Sant Martí de Tous (Barcelona)
Carmen (Barcelona)
Jorba (Barcelona)
Llançà (Girona)
Viladamat (Girona)
Vilajuïga (Girona)
Selva del Camp (Tarragona)
Gironella (Barcelona)
Corbera (Barcelona)
Olesa de Montserrat (Barcelona)
Balenyà (Barcelona)
Calldetenes (Barcelona)
Les Masies de Roda (Barcelona)
Malla (Barcelona)
Sant Julià de Vilatorta (Barcelona)
Sant Pere de Torelló (Barcelona)
Santa Eulàlia de Riuprimer (Barcelona)
Tona (Barcelona)
Torelló (Barcelona)
Pardines (Girona)
Santa Pau de Seguries (Girona)
Riells i Viabrea (Girona)
Sant Hilari de Sacalm (Girona)
Tarrés (Llleida)

Es necesario un ciclo electoral para avalar el soberanismo

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

Aunque Artur Mas diga que la confesión de Jordi Pujol no afecta al proceso soberanista que él lidera, lo cierto es que le resta mucha de la fuerza democrática que hasta ahora parecía tener. El propio Mas se ha definido como el hijo político de Pujol y en diversas ocasiones ha dicho que el proceso soberanista culmina el proyecto de Cataluña que inició el fundador de Convergència. Si eso es así y resulta que Pujol es un farsante confeso, el proyecto que él inició y que ahora quiere culminar su delfín tiene los pies de barro y debe medir en las urnas el apoyo democrático que realmente tiene.

Y evidentemente no me refiero a la hipotética consulta soberanista del 9 de noviembre, sino a unas elecciones de verdad, legales y en el marco democrático de un estado que forma parte de la Unión Europea. CiU, como fuerza que lidera el proceso soberanista, debe refrendar en las urnas que, una vez conocidas las vergüenzas de su fundador, los catalanes siguen dándole su apoyo mayoritario. Sin esa prueba democrática, Mas ya no tiene la autoridad moral para liderar nada.

De hecho, el rápido cambio de opinión que hizo Mas el 20 de septiembre de 2012 cuando pasó de su demanda de Pacto Fiscal a convertirse el adalid de la independencia tampoco tiene un refrendo democrático claro. De hecho, en las únicas elecciones en las que CiU ha llevado en su programa las tesis soberanista, el resultado ha sido la pérdida de 12 diputados, al pasar de 62 a 50 escaños en el Parlament.

Aunque es cierto que la segunda fuerza política catalana es ERC y ésta también defiende la independencia, lo cierto es que el soberanismo catalán no ha tenido hasta ahora una victoria clara e incontestable en las urnas, algo que les daría la fuerza política que, aunque no lo reconozcan, ahora no tienen.

Si quieren hacer política de verdad, CiU y ERC deben someterse a un ciclo electoral completo (elecciones autonómicas, municipales y generales) y demostrar allí la amplia mayoría de la que ahora presumen. Si la consiguen, Madrid, con los datos en la mano, tendrá que negociar.

Las estrechas relaciones entre Artur Mas y Jordi Pujol

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

Hace tres semanas escribí un texto que se titulaba la Ola de cambios que se convierte en ‘tsunami’. Bien pues ésta ya ha llegado a Cataluña y se llevará por delante al presidente de la Generalitat, Artur Mas. El president ha intentado desmarcarse de la sorprendente confesión de Jordi Pujol, hoy convertido en uno de los mayores mentirosos y defraudadores de Cataluña. Sin embargo, no le será fácil lograrlo (yo diría que imposible). Actualmente el gobierno de la Generalitat es el Poseidón en el momento que la pared de agua se le aproxima por el costado y acaba volcándolo.

Mas no es sólo el sucesor de Pujol en la presidencia de Convergència i Unió, sino que es el sucesor que él nombro a dedo. Mas forma parte del círculo íntimo de la familia Pujol desde siempre, porque su padre ya formaba parte de ese círculo. Mas encontró su primer trabajo en la peletera Tipel y luego ingresó en el consejo de La Seda de Barcelona por indicaciones de Pujol. Luego lo fogueó como concejal en el ayuntamiento de Barcelona (1987) y más tarde como diputado en el Parlament (1995) antes de nombrarlo consejero de Obras Públicas y posteriormente de Economía (1997), dos de los departamentos clave en la presunta trama de cobro de comisiones y evasión de impuestos que ahora, tras la confesión de Pujol, está investigando la justicia, además de la policía.

En 2001, ascendió al cargo de conseller en cap y saltó a competir con Pasqual Maragall en 2003 convencido de que podría perpetuar el reino convergente de Cataluña. De hecho, el nombramiento de Mas se interpretaba como un impás hasta que Oriol Pujol, el elegido por su padre, se formara como secretario general de CiU y pudiera tomar el relevo.

Las presuntas corruptelas vienen de lejos y, sorprendentemente, en 1980 Pujol heredó de su padre y, ese mismo año, el padre de Mas () vendió un negocio familiar origen de su fortuna. En los dos casos ambos decidieron dejar el dinero fuera de España, lo que convierte a sus descendientes en diana de múltiples investigaciones.

Las estrechas relaciones entre Artur Mas y Jordi Pujol

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

Hace tres semanas escribí un texto que se titulaba la Ola de cambios que se convierte en ‘tsunami’. Bien pues ésta ya ha llegado a Cataluña y se llevará por delante al presidente de la Generalitat, Artur Mas. El president ha intentado desmarcarse de la sorprendente confesión de Jordi Pujol, hoy convertido en uno de los mayores mentirosos y defraudadores de Cataluña. Sin embargo, no le será fácil lograrlo (yo diría que imposible). Actualmente el gobierno de la Generalitat es el Poseidón en el momento que la pared de agua se le aproxima por el costado y acaba volcándolo.

Mas no es sólo el sucesor de Pujol en la presidencia de Convergència i Unió, sino que es el sucesor que él nombro a dedo. Mas forma parte del círculo íntimo de la familia Pujol desde siempre, porque su padre ya formaba parte de ese círculo. Mas encontró su primer trabajo en la peletera Tipel y luego ingresó en el consejo de La Seda de Barcelona por indicaciones de Pujol. Luego lo fogueó como concejal en el ayuntamiento de Barcelona (1987) y más tarde como diputado en el Parlament (1995) antes de nombrarlo consejero de Obras Públicas y posteriormente de Economía (1997), dos de los departamentos clave en la presunta trama de cobro de comisiones y evasión de impuestos que ahora, tras la confesión de Pujol, está investigando la justicia, además de la policía.

En 2001, ascendió al cargo de conseller en cap y saltó a competir con Pasqual Maragall en 2003 convencido de que podría perpetuar el reino convergente de Cataluña. De hecho, el nombramiento de Mas se interpretaba como un impás hasta que Oriol Pujol, el elegido por su padre, se formara como secretario general de CiU y pudiera tomar el relevo.

Las presuntas corruptelas vienen de lejos y, sorprendentemente, en 1980 Pujol heredó de su padre y, ese mismo año, el padre de Mas (Artur Mas Barnet) vendió un negocio familiar origen de su fortuna. En los dos casos ambos decidieron dejar el dinero fuera de España, lo que convierte a sus descendientes en diana de múltiples investigaciones.

Duran, entre el reto de independizarse y el atractivo de la retirada elegante

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

La tentación vive al lado y Josep Antoni Duran i Lleida es de los que se dejan tentar. Aunque nunca lo ha reconocido abiertamente, el presidente de Unió siempre ha tenido como aspiración política y personal ser ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de España. La negativa de CiU a formar parte de los diferentes gobiernos del Estado ha frustrado ese deseo y desde hace años Duran mata el gusanillo ejerciendo como presidente de la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores, un cargo que le permite viajar y vivir la esquizofrenia de representar ante el mundo lo que critica en Cataluña.

La deriva independentista de Artur Mas ha colocado a Duran en el punto de mira de los empresarios catalanes, que le piden que dé un paso al frente y defienda las posiciones tradicionales de CiU: catalanismo dentro de España. El presidente de Unió ha escuchado atentamente los cantos de sirena, pero teme dar el paso que le reclaman.

Aunque es el presidente de Unió, Duran no controla un partido cuyas bases están muy dividas. Una buena parte de la militancia tiene o se ha sumado a las posiciones soberanistas de Convergència, lo que en un hipotético golpe de timón se podría originar una hemorragia de militantes.

El fracaso o el éxito de Duran en unas elecciones autonómicas quedaría fijado en alcanzar o no entre 10 y 11 diputados, una meta que se antoja complicada en un parlamento cada vez más fragmentado. Si los consiguiera, sería una fuerza determinante, que restaría potencia a la opción independentista y podría convertirse en el interlocutor del gobierno de Madrid en Cataluña.

Sin embargo, Duran tiene los pies de barro y sus enemigos políticos no dudarían en sacar los trapos sucios para restarle votos. Desde el caso Pallerols, por el que dijo que dimitiría y luego no lo hizo, hasta el caso Treball de financiación irregular del partido que él dirige desde 1982. Casi 32 años en la primera línea política que también le invitan a pensar en la retirada elegante, aunque para Duran la tentación de una última oportunidad es grande.

Faltan costureras para fabricar en España

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

A veces Google nos sorprende con que la historia que quieres contar ya está escrita. En este caso es un cuento redactado por el canario venezolano Marcelo Martin. Empieza así: “Había una vez (…) una escuela donde aprender y enseñar significaba repetir como loritos lo que otros dijeron y pensaron (…). Los niños se aburrían sobremanera, y se la pasaban mirando el reloj, esperando el timbre de salida (…). Un día la maestra de uno de los cursos se enfermó y (…) trajeron a la costurera del pueblo. La buena mujer no quería aceptar la oferta alegando que no estaba preparada para la tarea docente, por lo que sólo podía enseñarles lo que ella sabía hacer: ¡coser!”

“El director la convenció, sugiriéndole que intentara, por lo menos, tenerlos entretenidos hasta que se incorporara la maestra titular. El primer día de clase, la costurera propuso a los niños: ¡chicos, hasta que vuelva su maestra vamos a hacer un vestido! Los organizó en grupos de dos y, durante ocho semanas, fue convirtiendo la clase en un taller de costura: primero hicieron el dibujo del vestido que querían crear, para lo cual buscaron ideas en revistas y en Internet; luego eligieron las telas y los colores; después aprendieron a cortar las mangas, el cuello, el talle, la solapa y, finalmente, aguja en mano, se dedicaron a coser. Al cabo del tiempo, de las manos de aquellos niños fueron apareciendo los vestidos,… ¡Se sentían tan orgullosos! Lo curioso del caso es que durante el tiempo en que estuvieron con la costurera, las horas en clase pasaban superveloces, y los chicos y chicas se veían felices, trabajando juntos y en sana convivencia bajo la guía de la mujer”.

Los niños del cuento no sólo sobrepasaron las competencias básicas educativas, sino que muchos de ellos aprendieron un oficio. Hoy muchas textiles catalanas -Mango, Systemaction, TCN, Smash, etc.- quieren repatriar producción desde China y no encuentran costureras jóvenes. Nuestro sistema educativo aburre a los jóvenes y sigue enviando parados a un mercado laboral que no se ajusta a lo que demandan las empresas. Urge una reforma más imaginativa.

Ola de cambios que se convierte en ‘tsunami’

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

Renuncia el Papa Benedicto, abdica el Rey Juan Carlos y dimite Alfredo Pérez Rubalcaba. Tres hechos que nadie en España podía imaginar hace dos años. La ola de cambios que nos está tocando vivir es histórica y amenaza con llevarse por delante a otros muchos personajes públicos.

Cataluña no es una excepción y la ola ya se ha llevado por delante al primer secretario del PSC, Pere Navarro, y al primer ejecutivo de CaixaBank, Juan María Nin. Las organizaciones -ya sean una empresa, un banco o un partido político- evolucionan y luchan por sobrevivir mediante cambios.

En el punto de mira de esta gran metamorfosis está CiU y concretamente su presidente Artur Mas. El presidente catalán, que ya fue consejero jefe en los Gobiernos de Jordi Pujol, ha jugado la carta de la independencia como vía de evolución del partido nacionalista, pero los resultados electorales no le están acompañando. ERC les ha superado en las elecciones europeas y la intención de voto de los ciudadanos tampoco les favorece. Muchos de los diputados de CiU temen por su escaño en el Parlament, que en muchos casos es su única fuente de ingresos. En las elecciones de 2012, Mas ya perdió 12 de los 62 diputados que tenía y ahora podría pasar de 50 a menos de 30.

Josep Antoni Duran i Lleida ha advertido a Mas de que la situación degenera y el conseller de Justicia, Germà Gordó, ya se postula para sucederle. Los movimientos internos en el partido auguran una ola de cambios que podría convertirse en un tsunami similar al que vivió ERC hace tres años cuando apareció Oriol Junqueras.

El tsunami republicano se llevó por delante a Josep-Lluís Carod-Rovira que presidió ERC de 2004 a 2008 y que fue vicepresidente del Gobierno de Cataluña de 2006 a 2010. Arrambló con el presidente del Parlament, Ernest Benach, -que tuneó su coche oficial con dinero público- y con los consellers de Gobernación Xavier Vendrell -que pedía parte del salario de los funcionarios para el partido- y Jordi Ausàs -ahora condenado por contrabando de tabaco-.

Un nuevo sistema de financiación autonómica

Publicado por en Sin categoría. Comentar.

La reforma fiscal anunciada por el ministro Cristóbal Montoro ha sido la chispa que ha despertado de su letargo al conseller de Economía, Andreu Mas-Colell. Tras haber conseguido cuadrar y aprobar los presupuestos de la Generalitat para este 2014 en diciembre, el conseller adoptó un perfil político bajo. Durante estos primero meses del año, el president Artur Mas ha marcado una línea mucho más política, dejando de lado las cuestiones económicas y cargando las tintas sobre el proceso soberanista, terreno en el que Mas-Colell no se siente cómodo y que intenta evitar.

Sin embargo, la reforma fiscal de Montoro ha sacado al conseller de la cueva y lo ha convertido de nuevo en adalid de las reclamaciones fiscales catalanas. Mas-Colell denuncia que la reforma fiscal supondrá un nuevo recorte de los ingresos fiscales corrientes de Cataluña y que las teóricas compensaciones que recibirá del ministerio en concepto de adelantos no es otra cosas que un nuevo paso en el plan de recentralización financiera que está realizando el ejecutivo de Mariano Rajoy.

No le falta razón al conseller en sus argumentos, ya que en vez de ir hacia la autonomía fiscal que deberían tener las comunidades en un Estado autonómico, caminamos hacia lo contrario. Se puede argumentar, como hace Montoro, que la situación económica es mala y que el Estado no puede poner más dinero encima de la mesa para repartir entre las autonomías, pero eso no justifica que incumpla su promesa de que en enero de 2015 entraría en vigor un nuevo sistema de financiación autonómica en el que se daría un nuevo reparto de los ingresos fiscales entre Estado y autonomías para que éstas puedan cubrir mejor los servicios básicos de los ciudadanos.

Si la recuperación económica está aquí ya, como anuncia Montoro, es momento de fijar las nuevas reglas del juego fiscal en España. Estoy convencido de que no hay nada que pudiera poner más nervioso a los independentistas, con Oriol Junqueras al frente, que una negociación de este tipo.