Juan Velarde

Presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas


El siempre colosal problema

Comenta

La cuestión del funcionamiento del mercado de trabajo se plantea como prioritario en todas las economías del mundo en estos momentos. Naturalmente en Europa y, desde luego, en España. Las cifras hablan por sí mismas, y las consecuencias económicas -no en balde se trata de la población activa, un elemento clave de cualquier función de la producción- y su impacto sociopolítico, generan, una y otra vez, la necesidad de abordar esta cuestión.

Juan Velarde

Vuelve el modelo 'socialkeynesiano'

Comenta

En España, en un momento clave de la Transición, surgió con fuerza el que se podría denominar modelo económico socialkeynesiano, cabalmente, ese que parece retoñar, ahora mismo, en las directrices iniciales del Gobierno Sánchez a causa, seguramente, de sus alianzas con toda una serie de partidos políticos. El trabajo de Eduardo Ortega Socorro, La reforma de la Ley de Estabilidad bloquea el techo de gasto y presupuesto, publicado en elEconomista de 25 de agosto de 2018; prueba cómo la aparición de este modelo económico se pone claramente de manifiesto. Pues bien, ¿esto qué supone?.

Juan Velarde

El proteccionismo, una amenaza evidente para España

Comenta

España, en el año 1957, cambió su modelo básico de política económica muy a fondo. Se remontaba éste a 1874, y al Gobierno de Cánovas del Castillo. No iba a ser alterado esencialmente desde el reinado de Alfonso XII, hasta los gobiernos de Franco, pasando por la Regencia de María Cristina, por todo el reinado de Alfonso XIII y por la etapa de la II República. Pero a partir de 1957, aquella política española, fundamentalmente proteccionista, de cierre cada vez más amplio ante la competencia de bienes y servicios exteriores, se alteró esencialmente, dejando de ser España un país muy cerrado y escasamente exportador.

Guerra y capitalismo

Comenta

Es muy conocida la famosa obra de Werner Sombart, Guerra y capitalismo, que en español tuvo en 1943, en la Colección Europa, una excelente versión del alemán debida a Julián Marías. Cuando se repasan las raíces que motivan la creación de un fuerte distrito industrial en Asturias, haciendo reales los deseos expuestos por Jovellanos, destaca el papel que tuvieron planteamientos muy variados, van desde descubrimientos mineros al ambiente general en la época de la Revolución Industrial, pero también cuestiones derivadas del intento de resolver problemas militares españoles.

Juan Velarde

Cuando el Gobierno ocupa el poder de forma duradera

Comenta

En gran medida, gracias al impulso de Marx, en el siglo XIX surgió la tesis de que era posible crear una sociedad feliz gracias a medidas económicas ligadas a lo que se comenzó a llamar socialismo. Hace ahora un siglo, con la revolución bolchevique, se inició la puesta en marcha de esos experimentos. Al contemplarlos, observamos que se ha ido de fracaso en fracaso, y solo cuando se volvieron a aceptar los mensajes de la ciencia económica ortodoxa, con abandono de aquella quimera socialista, vuelve a reinar la eficacia del aparato productivo, y el bienestar material se consolida. Precisamente por eso, ¿le queda, un siglo después de iniciada por Lenin la marcha hacia el socialismo con la revolución bolchevique, algo de esa pretendida situación socialista en Rusia? Y lo mismo sucede en China, y no digamos en los países de la Europa Oriental.

Juan Velarde

Frenos actuales a la economía española

Comenta

Efectivamente, desde el inicio, a finales del siglo XVIII, de la Revolución Industrial, nunca España ha tenido un impulso tan fuerte para el desarrollo de su economía, como a lo largo de los últimos sesenta años. Hay una España económica en 1958; existe otra totalmente diferente en 2018. Pero eso no garantiza que el proceso efectuado no pueda tener un freno considerable. Conviene tenerlo en cuenta para tomar las medidas precisas para impedirlo.

Juan Velarde

Consejos ante la coyuntura española actual

Comenta

La actual realidad económica española presenta un aspecto global que conviene tener muy en cuenta. Por un lado es evidente que nos encontramos en un momento de avance clarísimo en nuestro desarrollo. Una muestra de que el optimismo es su característica es que, cuando redacto este artículo, el sábado 9 de junio de 2018, leo en elEconomista que "el Ibex cerró la semana como la plaza más alcista del Viejo Continente, tras sumar un 1,18%". Añadamos los últimos datos de reducción del paro y de afiliación a la Seguridad Social, o el auge de los activos inmobiliarios o las noticias que llegan de proyectos de inversiones extranjeras en España -salvo lo que sucede en Cataluña- y de colocaciones de capitales a largo plazo españoles en el extranjero, sobre todo en Iberoamérica. Los datos de cómo va marchando el incremento del PIB en 2018 en los países desarrollados muestran que, el 2,9% que se estima el incremento de España va por delante del 2,2% de EEUU, del 2,5% de Alemania, del 2,1% de Francia, del 1,5% del Reino Unido, o del 1,5% del renacido Japón, en los porcentajes respecto al mismo periodo del año anterior. Este dato que muestra el alza interanual de la coyuntura española según el INE nos indica que, como sucede desde hace tres años, simultáneamente se sitúa, por lo que se refiere al PIB, en torno sistemáticamente al 3% anual, lo que impresiona. Y al analizarlo, en el Informe Mensual de Caixa Bank Research, correspondiente a mayo de 2018, se señalaba que "la inversión mantiene el tono y el consumo privado se muestra muy dinámico. Por el lado de la oferta, la confianza empresarial es elevada, con unos indicadores de actividad del primer trimestre de 2018 que mantienen el repunte de fin de año, donde hubo un fuerte gasto en inversión productiva".


Copyright 2006-2018, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies