Eduardo Olier

Presidente del Instituto Choiseul España


Eduardo Olier

Los precios del petróleo en 2018

Comenta

El 10 de mayo de 2018 nos levantamos con un precio del barril de crudo Brent por encima de los 77 dólares/barril. Muchos se preguntan si esta escalada, comenzada a mediados de 2017, seguirá hasta poner en peligro los buenos resultados económicos de los países necesitados de comprar hidrocarburos fuera de sus fronteras. Todo, en un mercado con fuertes intereses geopolíticos de compleja explicación, donde Estados Unidos es el mayor productor hoy, seguido de Arabia Saudí y de Rusia, que ostentan el 15%, el 13% y el 11%, respectivamente, de la producción mundial. Circunstancia que se une a las inestabilidades que tanto le gusta crear al presidente Trump, que vuelve sus ojos a Irán, después de enfriar las tensiones con Corea del Norte; siempre en un larvado conflicto con Rusia y apretando a China; mientras Europa sigue sin tener una política internacional genuinamente europea.

Eduardo Olier

La crisis de deuda y el FMI

Comenta

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su Fiscal Monitor de este mes de abril, bajo el título Capitalizing on Good Times hace unas interesantes observaciones sobre el nivel de deuda global, con las preocupaciones que esto levanta. En unos momentos en que todo son buenas noticias económicas, este mensaje ha pasado, digamos, sin pena ni gloria; máxime cuando lo que parece preocupar más en nuestro país tiene que ver con la supuesta sustracción de unas cremas en un supermercado hace ya muchos años; o los másteres que se regalan por ahí en alguna Universidad pública española que, dicho sea de paso, no refleja sino el deterioro que sufren algunas de estas instituciones académicas que viene a demostrar el porqué del poco prestigio internacional que tienen.

Eduardo Olier

Trump perderá la guerra con China

Comenta

Donald Trump lanzó en su campaña electoral imponer unos aranceles que llegarían al 45% a ciertos productos chinos. Se trataba de forzar a China a negociar mejoras en la balanza comercial bilateral, muy negativa para los americanos: superior en 2017 a los 375.000 millones de dólares a favor de China. Lo primero que hizo en esta dirección fue cortar con el Tratado Transpacífico. Tanto el presidente, como su equipo, demostraron más rapidez que conocimiento de cómo se mueven las aguas por el Mar de la China y quién domina económicamente esa zona. De manera que un primer resultado de separar China de Estados Unidos fue impulsarla para convertirse, antes de lo esperado, en la economía líder del espacio global. Con la paciencia acumulada durante siglos, China esperó nuevos movimientos de su oponente que, con la celeridad de un tweet, siguió su estrategia de tratar de frenar el desarrollo chino con nuevos aranceles, sin darse cuenta que resulta ser China quien realmente domina el espacio económico en el Sudeste Asiático; donde tiene, entre otras ventajas, inversiones superiores a los 175.000 millones de dólares distribuidas entre sus socios comerciales, a lo que se podrían añadir otros 100.000 millones en los países del Golfo, y los 150.000 millones en África. Una imponente cifra.

Eduardo Olier

El perjuicio económico de Cataluña

Comenta

Lo que fue durante muchos años ejemplo de modernidad, de europeísmo, de liderazgo cultural, de emprendimiento y de buen hacer económico, se ha convertido en poco tiempo en todo lo contrario. Cataluña, con Barcelona al frente, fue durante décadas lo que España en su conjunto quería ser. Japoneses, americanos y europeos, veían en Barcelona el lugar ideal para disfrutar de su vida cultural y desarrollar allí sus negocios. A Cataluña llegaron las multinacionales japonesas en masa; y allí se instaló lo más moderno de las nuevas oportunidades tecnológicas, con el Mobile World Congress al frente.

Eduardo Olier

Política y pensiones

Comenta

Se trata de un tema recurrente, repleto de demagogia. En lugar de analizar la sostenibilidad del sistema de pensiones y tratar de dar una solución que asegure su futuro proponiendo soluciones viables, los partidos políticos utilizan este serio asunto para la captura de votos. Poco importa si las propuestas son totalmente inviables. Las pensiones se han convertido en un arcano económico incomprensible para el común de la gente, con lo que cualquier cosa, por descabellada que sea, se pone encima de la mesa pública sin más. Todo muy comprensible, ya que los dirigentes políticos de hoy no estarán para ver lo que sucede cuando ellos hayan desaparecido de la escena. La clave es el rédito político que se pueda obtener a corto plazo. Con lo que, de momento, parece más rentable sacar pensionistas a la calle y enardecer a las masas.

Eduardo Olier

La nueva Guerra Fría

Comenta

Existe una nueva Guerra Fría distinta a la que existió entre el final de la Segunda Guerra Mundial hasta la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética. Hoy el conflicto es muy aparente entre Estados Unidos y Rusia o, más concretamente, entre la Alianza Atlántica (OTAN) y Rusia, que se complementa con otras tensiones que vienen de China, que busca ser la nueva gran potencia global del siglo XXI. Se dan así dos ejes distintos que, de alguna manera, confluyen.

Eduardo Olier

Habrá vuelco electoral

Comenta

Queda mucho para las elecciones generales. Quizás más de un año. Primero vendrán la municipales, luego autonómicas, o viceversa. El problema catalán seguirá enquistado de una u otra manera. Y el Gobierno del País Vasco tratará de sacar las ventajas que pueda, lo que incidirá aún más en el motor del cambio. El PP, con su actual dirección al frente, creído en que la economía lo cura todo, seguirá con la estrategia actual: mejor no hacer mudanzas. Un proceso que continuará sesgando sus bases electorales. El PSOE, incapaz de cambiar, seguirá durmiendo al lado de Podemos, sin estrategia. Solo un "cisne negro", que no se ve en el horizonte, mantendrá la confianza en el bipartidismo basado en un imperfecto sistema bipolar que ya está roto. Mientras, Ciudadanos esperará recoger los votos que ya en masa se preparan a dejar el PP para ir allí, y aquellos del PSOE que basculaban antaño dentro del bipartidismo.

Eduardo Olier

Se incuba un tsunami monetario

Comenta

Hablar de crisis económicas antes de que sucedan no es quizás apropiado. Lo normal en economía es explicar lo que pasó una vez sucedido. Estamos, según dicen, en un círculo virtuoso imparable. Nada que ver con los tiempos de la última crisis. En 2009 se explicó con detalle lo que había pasado. Todo tuvo que ver con las hipotecas que se dieron a los ninja (no income, no job, no assets): las hipotecas subprime causantes de la última crisis: la Gran Recesión de 2008. Esto fue para muchos la causa. Los expertos, sin embargo, encontraron similitudes con la crisis del 29, para llegar a la conclusión de que la recesión se debió a una crisis de confianza que se expandió como una pandemia por los mercados financieros. Para detener la hecatombe se aportaron enormes recursos. Casi un billón de dólares fueron a parar a Detroit para sostener la industria del automóvil. El sistema financiero se sostuvo mediante estímulos monetarios: el famoso QE (Quantitative Easing). En Estados Unidos, entre 2008 a 2015, la Reserva Federal incrementó su balance de 800.000 millones a más de 4 billones de dólares. Se le dio con ánimo a la máquina de fabricar dólares. En Europa, se puso en marcha un mecanismo similar para detener la caída del euro arrastrada por los PIIGS: Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España, con sus primas de riesgo en una escalada sin freno. La expansión cuantitativa en Europa vino de la mano de los ahorradores europeos; es decir, de los ciudadanos de la Europa central. Aparecieron los partidos populistas a derecha e izquierda con el empobrecimiento de las clases medias. En España, aparte de las ayudas europeas, la crisis se fue resolviendo por la vía de los salarios y de la política fiscal: más impuestos y contratos precarios; lo cual disparó las desigualdades. También ayudó, y mucho, un petróleo barato y la explosión del turismo: ¡más de 82 millones de visitantes en 2017! Ni que decir tiene que la productividad se ha mantenido prácticamente en los mismos niveles precrisis. De nuevo, todo cayó en las espaldas de la clase media sin que se hicieran importantes ajustes estructurales.


Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens