Alejandro Páez Varela

Un gran malentendido

Comenta

Se necesita un esfuerzo mayor para asimilar los impulsos que mueven a la política. No son valores comunes, ordinarios. Dos verdades: nunca se traiciona a alguien para siempre, y las lealtades no lo son del todo. Los que ves a tu lado, no están; y los que tienes, andan a kilómetros de distancia.

Alejandro Páez Varela

La promesa más cara

Comenta

Por la conversación que tuvo con los empresarios de Nuevo León la semana pasada, es posible advertir a un Andrés Manuel López Obrador más centrado en los gastos. Trae claro lo que pagamos por servicio de la deuda (un dineral), el gasto corriente (un dineral) y lo que se va a inversión (una baba). Y empieza a calcular sus limitaciones. Se dará cuenta que el combate a la corrupción que ha prometido no se reflejará en efectivo, como decía en campaña, aunque podría “verse” si el dinero dispuesto para obras rinde más, por ejemplo, aunque no deja de ser un intangible: no es que repentinamente puedas decir: “se acabó la corrupción, tengo tanto dinero extra”.

Alejandro Páez Varela

Ojalá me equivoque

Comenta

Tengo sentimientos encontrados con respecto a dos de los megaproyectos de Andrés Manuel López Obrador. Uno es el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que, aunque lo inició Enrique Peña Nieto, tendrá el destino que decida el Presidente Electo. El otro es el Tren Maya.

Alejandro Páez Varela

¿Y ahora?

Comenta

Analistas, políticos y periodistas han expresado su preocupación por el triunfo de Morena en las elecciones del pasado 1 de julio porque ven la posibilidad de que la mayoría obtenida por Andrés Manuel López Obrador no permita un equilibrio de poderes y regresemos a la Presidencia súper poderosa. La preocupación se basa en supuestos: nunca antes la izquierda (y en particular esa izquierda) ha gobernado la República. También se basa en la experiencia de un pasado totalitario con el PRI, que se ejerció simulando una democracia.

Alejandro Páez

Antes de una segunda cerveza

Comenta

Morena tiene que comprender algo muy importante, antes de destapar una segunda cerveza: que no todos los que le dieron su voto son sus simpatizantes. Que sí, que hay muchos fieles seguidores –y cada vez son más–, pero ésos por sí solos no fueron suficientes para impedir el fraude en 2006. Que sí, que hay muchos convencidos, desde 1988, en que la izquierda es una opción real, pero una parte importante de los que votaron por Andrés Manuel López Obrador estaban simplemente hasta la madre de PRI, de PAN y de PRD, y vieron en Morena la posibilidad de un cambio.


Copyright 2006-2018, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies