Aragón

Aragón publica una convocatoria de subvenciones por 37 millones de euros para la creación de regadíos

Zaragoza

El Gobierno de Aragón publicará el próximo jueves, 19 de julio, la primera convocatoria de subvenciones para inversiones en creación de regadíos en beneficio de las Comunidades de Regantes por valor de 37 millones de euros. El periodo de solicitudes estará abierto hasta el 31 de agosto y se prevé tener la resolución de los proyectos a finales de año, que servirán para la puesta en marcha de 5.000 hectáreas de regadío.

Esta convocatoria se apoya en el Decreto 79/2017, de 23 de mayo, por el que se estableció un nuevo marco de financiación y ejecución de las obras con las comunidades de regantes como protagonistas, ha informado el Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, ha explicado que el objetivo de este régimen "ha sido el de poder finalizar proyectos de creación de regadío que llevan en muchos casos décadas de espera y han quedado paralizados sobre todo en la última década, a raíz de la crisis y la reducción de fondos públicos que han sufrido las Administraciones desde el año 2008".

Olona ha comparecido acompañado por el jefe de servicio de Infraestructuras Rurales, Ramón Giménez, y ha manifestado que más que un nuevo plan de expansión de regadío es un plan que permitirá terminar actuaciones iniciadas hace años.

En algunos casos, en estas actuaciones se han producido importantes inversiones públicas que no pueden alcanzar los bienes públicos previstos para los que fueron planificadas --en términos de economía endógena y generación de empleo en las zonas áridas-- por la falta de determinadas infraestructuras pendientes que impiden la puesta en riego.

Disponer de concesión de agua

Todos los proyectos que se presenten deberán cumplir los requisitos de disponer de concesión de agua, así como los de evaluación de impacto ambiental, de forma que se asegure la sostenibilidad de estas manchas de agricultura intensiva en un sector, como el aragonés, eminentemente extensivo con más de millón y medio de hectáreas de cultivo de secano distribuidas por todo el territorio, han apuntado desde el Ejecutivo.

Olona ha dicho que en zonas áridas del valle medio del Ebro, "el regadío es la política más decisiva para el mantenimiento de la población en el medio rural". Esta zona duplica el índice de aridez que la Comisión Europea ha establecido para considerar una zona como desfavorecida.

Por eso, disponer de un regadío que dé estabilidad a las producciones anuales, facilitará la instalación de agroindustria y en consecuencia de un sector terciario que ofrece servicios a todo el entramado agroalimentario creado, ha opinado el consejero.

"Si miramos el mapa de Aragón, el asentamiento de la población tiene una relación directa con el regadío, que además contribuye a mejorar la renta de los agricultores al multiplicar la producción", ha resaltado Olona.

El Gobierno ha mencionado como ejemplos el canal de Aragón y Cataluña, Riegos del Alto Aragón en la zona media de la provincia de Huesca o el canal de Bardenas en las Cinco Villas. También, la huerta del propio eje del Ebro o el eje del Jalón o del Cinca.

Por el contrario, se aprecian problemas de despoblación en las últimas décadas en zonas áridas que no han tenido la posibilidad de disponer de ninguna mancha de regadío que haya permitido una fijación mínima de la población en su territorio.

Procedimiento

La subvención será otorgada a través de un procedimiento de concurrencia competitiva entre todos los proyectos que se presenten hasta agotar el presupuesto. La subvención máxima que podrá concederse alcanzará el 50 por ciento de la inversión subvencionable.

La inversión subvencionable tendrá el techo de 15.000 euros por hectárea, por lo que la subvención máxima alcanzará los 7.500 euros por hectárea. Los proyectos podrán tener una subvención máxima de hasta 10 millones de euros.

Esta convocatoria tiene la peculiaridad de que el pago de la subvención se efectuará en 25 años, los mismos en los que las Comunidades de Regantes devuelven sus préstamos de inversión a las entidades financieras con las que lleguen a acuerdos de financiación.

El pago de la subvención, dado el largo periodo establecido, necesitará de una actualización de montantes que se calculará en el momento de la concesión, tal y como prevé la Decisión de la Comisión Europea que autorizó a Aragón este régimen en noviembre de 2016.

El Gobierno ha aclarado que la autorización europea es necesaria también cuando la financiación corresponderá íntegramente a fondos de la Administración autonómica, como es el caso.

Regadíos eficientes

El consejero ha recordado que "la intención del Ejecutivo autonómico es promover la intensificación del regadío con la diversificación de los cultivos y crear regadíos eficientes energéticamente y en el uso del agua que resulten baratos".

Asimismo, esta convocatoria se suma a las dos anteriores que el Gobierno de Aragón destinó a obras de modernización de regadío por valor de 48 millones de euros, por lo que en total se han puesto a disposición de las Comunidades de Regantes 85 millones de euros.

Desde el Ejecutivo han subrayado que la financiación de este programa emprendido en la presente legislatura persigue mejorar la rentabilidad de las explotaciones, una mayor eficiencia en el uso del agua y la reducción de las afecciones ambientales del agrosistema productivo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.