Aragón

Los nuevos modelos de negocio en alimentación que llegan con la tecnología

La nutrición personalizada es una realidad. Una mayor preocupación por la salud está impulsando la aparición de alimentos más saludables y personalizados para cubrir las necesidades, pero también los gustos y preferencias, de los consumidores. Una tendencia que se está convirtiendo en realidad y que está abriendo las puertas a la aparición de nuevos modelos de negocio en los que la tecnología es clave. Un segmento, cuyo mercado se calcula que será de 127.000 millones de dólares en 2020 y que crece a un ritmo del 6,5%.

Satisfacer las necesidades de los consumidores desde el punto de vista de la salud, pero tratando también de dar respuesta a sus gustos y preferencias es una tendencia que cada vez está teniendo más fuerza en el sector de la alimentación.

Y es que la nutrición personalizada está en auge y se espera que tenga más importancia en los próximos años, siendo una tendencia que el sector alimentario debe tener presente tanto para el lanzamiento de nuevos productos como para abrir nuevos nichos de mercado y crear nuevos modelos de negocios.

Hoy en día es más habitual hacer esta nutrición personalizada a través del análisis genético o de sangre, guías personalizadas con los alimentos que debe comer cada persona o las pulseras de actividad que miden diferentes parámetros y marcadores, entre otros sistemas que van desde los menos a los más sofisticados.

Son algunas de las acciones que son ya una realidad para diseñar una dieta a medida y a la que se suman otras propuestas que se han puesto en marcha en otros sectores de actividad de la mano de la Inteligencia Artificial (IA), pero que se pueden aplicar al sector alimentario.

Por ejemplo, "con un perfil de las preferencias y gustos de la persona, se puede hacer un coctail" personalizado", según ha explicado Beatriz Romanos, consultora Foodtech, en declaraciones a elEconomista.es

Las oportunidades son muchas en este mercado creciente, que se calcula que para el año 2020 tendrá un volumen de 127.000 millones de dólares, según los datos de RnR Market Research. Además, su crecimiento es significativo: el 6,5%.

Nuevos negocios

La nutrición personalizada está dando paso a la aparición de nuevos modelos de negocio como, por ejemplo, "los test que te diseñan la dieta y te envían a casa con periodicidad la comida para solo calentarla", ha añadido Beatriz Romanos durante la conferencia #EnModo Avión "Dime quién eres y te diré qué comes", organizada por el Cluster Aragonés de Alimentación y Cuatroochenta. 

Pero, además, también hay iniciativas que permiten comprar recetas, enviando a casa una cesta de productos para elaborarlas, evitando "tener que hacer la compra y cocinar y librarte de las sobras de comida".

"Son iniciativas que ya funcionan" y ante las que se están dando pasos más allá, ahondando en una mayor personalización porque "además se propone lo que tú necesitas. Es una nutrición más personalizada".

Además, hay otras experiencias como la que realiza la empresa Habit, de Estados Unidos, que envía el test de sangre y ADN para crear dietas personalizadas. Una iniciativa de esta startup que ha atraído a Campbell's, que ha invertido 32 millones de euros, abriendo así "una nueva tendencia de grandes marcas que invierten en startups".

Las oportunidades van aún más allá. "El impacto en el mercado supone una gran oportunidad para 2020 en toda la cadena de valor", ya que se puede personalizar desde la propia agricultura con funcionalidades específicas hasta la fabricación para hacer productos especiales.

Incluso, comprende los supermercados "porque puede cambiar la forma de hacer la compra o de cómo se comunican con nosotros". Y es que "a lo mejor se puede escanear un producto para ver cómo encaja en nuestro plan nutricional. Es algo incipiente, pero tiene un impacto", que también puede llegar a los restaurantes en sus cartas y elaboración de los menús para que sean más personalizados.

La tecnología, clave en la alimentación

"Las oportunidades son interesantes. Habrá negocios que se reestructurarán y oportunidades como startups", así como para grandes compañías. Por ejemplo, Nestlé ya ha cerrado un acuerdo con empresas tecnológicas para hacer pruebas con sensores y medir parámetros para luego disponer de una plataforma que prescriba la alimentación a las personas.

Es la unión clara de alimentación y tecnología, ya que los avances tecnológicos son decisivos en todo este proceso de la nutrición personalizada.

Las tecnologías facilitadoras que, ahora, son más importantes son los microlaboratorios personalizados porque "los precios bajan y ya te puedes hacer el test de ADN en casa".

Pero también cobra importancia el escáner para escanear un alimento y saber si está en buen estado o está libre de gluten o de un fraude, entre otras posibilidades. De hecho, se prevé que incluso este escáner se pueda llevar en los dispositivos móviles.

La cámara de los dispositivos móviles también puede tener otras aplicaciones. Por ejemplo, las oportunidades llegan con nuevas aplicaciones para hacer recomendaciones o bien para tener disponibles los datos biomédicos y mejorar la conectividad con las empresas de seguros de salud para monitorizar pacientes.

Y, por supuesto, en materia de tecnología no puede faltar la Inteligencia Artificial con, por ejemplo, los asistentes virtuales para que indiquen qué hay que comer o qué se puede cocinar con lo que se tiene en la nevera.

Sin embargo, para que todo esto sea una realidad y se implante en mayor medida, también se tienen que superar algunos retos. El principal es disponer de más estudios científicos que puedan ratificar la efectividad de los test de genoma, que serían claves para confirmar esta tendencia. También están los retos de la escalabilidad y sociales.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.